Mi lista de blogs

domingo, 19 de abril de 2015

FLORENCIO DE LA SIERRA: Un poeta ayabaquino que escribió el poemario "Aúllan los Perros".- Poema : Yantuma

Hola amigos: A VUELO DE UN QUINDE EL BLOG., con tremendo beneplácito tengo en mis manos copias de  los poemarios: "Capullos de Rocío" y "Aúllan los Perros" escritos por el poeta ayabaquino Florencio de la Sierra (Florentino Gálvez Saavedra), proporcionados gracias a mi sobrina Luz María Prieto Sánchez, hija de mi prima Clarita Sánchez, a la vez ella fue  hija de mi tío Telesforo Sánchez Saavedra, quien fue  hermano de madre del poeta, ya en éste blog publicamos la gran  obra literaria : "La Danza de las serpientes".
Este Blog: A vuelo de un quinde, como su razón de existir es justamente destacar todo lo creativo  e importante de Ayabaca, para un ayabaquino como lo soy, es un altísimo honor, publicar los poemas escritos por el poeta Florentino Gálvez Saavedra, más conocido como "Florencio de la Sierra"; y nos cuidaremos de poner el nombre de Ayavaca, como él lo pretendía y no como es en la actualidad: Ayabaca;  tenemos en nuestro poder el Poemario "Aúllan los Perros", publicado por la Revista Ediciones Folklore;  el 23 de mayo de 1,951, Portada del artista plástico  Essquerriloff;  editado en los Talleres de la Imprenta Editorial Rimac S.A. Jirón Puno (Calle Padre Jerónimo) N°127. Lima. Perú.
Firmaba todos sus poemas con el seudónimo de Florencio de la Sierra, pero en realidad era el profesor FLORENTINO GALVEZ SAAVEDRA, nacido el 14-03-1903, en Ayabaca.  Publicó entre otros libros de poesía: “Aúllan los perros” (1951) con portada del artista plástico Essquerriloff, “Capullos de Rocío” (1959) con portada de César Calvo de Araujo, y “Danza de serpientes” (1963) con portada de Raúl Vizcarra. murió en Lima en 1964. Su existencia real fue después de 61 años vividos en su tierra natal, Lima, Piura, Bolivia y Chile. Foto: Cedida por Rosa Hortencia Morocho Sánchez.
El libro está dividido en  Tres Capítulos:
1.- Marejadas de Sierra:
- Yantuma
- Somos Raza
- Recluta
- Taita
- Flagelo
- Remolimiento
- Floklore Ayavaquino
- El Indio y La Naturaleza
- Ha Muerto el Yayán de la Manada
-  El Campesino y su único Amor
-  Lavanderas del Alba
-  Músculos de Tierra.
2.- Voces Humanas :
- Aúllan los Perros
- Horas de Silencio
- Lluvia de Trigo
- Meditación
- Proscrita
- Dolor y Miseria
- Madres del Mundo
- Tres Antenas que sostienen  el Planeta
3.- Huellas  del Hombre :
- Imagen del Silencio
- Grito en la Sombra
- Bagaje Nocturno
- Pila
- Nísperos
- Sólo Ella
- Remembranzas
- Alborada del Labriego.
Presentación del Poeta:
Hago entrega de este primer libro, sin más co-
mentario que el contenido de sus páginas, escritas
a la sombra de mi mejor amigo, el silencio.
Si al tiempo se le ocurriera conocer de cerca la
trayectoria de mi vida, ha de encontrarla en la vera
de los caminos trajinados por el remolino de los bien-
tos, flagelados por la tempestad de los páramos; ha
de encontrarla en el grito multitudinario de las bo-
cas resecas del laberinto de las calles, y ha de en-
contrarla en la polvareda de los barrios proletarios.
He allí mi biografía. De ella brota este poema-
rio explicando así mi vocación literaria, tan primi-
tiva, como el canto de un pájaro solitario que de tan-
to madrugar, despierta al afán de labrador.
FLORENCIO DE LA SIERRA.
Empezamos  por el Primer Capítulo:
1.-  Marejadas de Sierra :

Yantuma.
(En audición organizada por el "Centro Ayavaquino"
para rendir homenaje a la Ciudad de Ayavaca en el 90°
Aniversario de su fundación, fue declamado este poema en los
Estudios de Radio Nacional del Perú, el 29 de Marzo de 1951)

Este es el poema que cantan los siglos,
el más hondo y altivo de los hombres
que orgullosos de la eternidad de su destino,
dejaron clavada su esperanza
como un puñal quemante
en el cuenco azul de la leyenda.

Este es el poema calcinado
al rigor del grito,
de la raza de tendones de piedra,
que los tallanes modelaron
en el crisol astronómico del tiempo,
y la hicieron más altiva
en la fogatas rojas de la arcilla.

Desde entonces;
por nuestras venas corre a torrentes
la púrpura más antigua del Sol.

Allí, tendidos como un retazo de sombra
hemos nacido al abrigo de broncas montañas,
escuchando del puma
cómo en pedazos rompe al silencio
y cómo queda golpeando el eco
sobre el yunque de las yermas cordilleras.

En nuestras pupilas llenas de horizontes
brilla el destello del relámpago,
y al poblarse la noche
de luciérnagas y estrellas,
en nuestras miradas arde
la llamarada volcánica de la Tierra.

En las auroras que cerca del cielo amanecen
somos el primer vigía del alba,
y en la pascua traviesa de las aves,
el canto primitivo de la mañana.

El silencio pétreo de las rocas,
el panorama plúmbeo de los pajonales,
las sombras peregrinas de la noche
son el liminar de nuestra cabaña.

Somos estirpe, que el rayo modeló
al estallido quemante de la piedra.

Somos antenas de trovadores, rebeldes
por la voz telúrica de los siglos,
jamás cautivos por el Inca Tupac Yupanqui.

Y somos raza ayavaquina, flor de fuego
que al pie del enhiesto Yantuma,
tiene grabada su gloria
con un sólo grito de sangre.

Comentario : El poeta, debuta rindiendo homenaje al cerro emblemático de Ayavaca, llamado Yantuma y desde esa altura hace conocer,  su voz rebelde contra la injusticia que primaba en aquellos tiempos en todo Ayavaca; no por casualidad acude al "Silencio Pétreo de las Rocas..." sino que desde esa fortaleza declara ser un luchador con voz telúrica, y con su frente muy altiva  que nunca se doblega ante el infortunio, y menciona como es  conocido en Ayavaca, que los Guyacundos nunca se rindieron ante el conquistador incaico Inca Tupac Yupanqui. Según se cuenta que prefirieron morir tirándose desde las alturas del cerro Yantuma antes que se vasallos del Inca cusqueño. Soy testigo de excepción los ayabaquinos somos rebeldes por raza.
Continuaremos............
Guillermo Gonzalo Sánchez Achutegui
Inscríbete en el Foro del blog y participa : A Vuelo De Un Quinde - El Foro!

5 comentarios:

Guillermo Gonzalo Sánchez Achutegui dijo...

El Poeta "Florencio de la Sierra" fue un rebelde por raza, como acostumbraba decirlo y tuvo una vida muy álgida y llena de necesidades, penurias e infortunios, pero por encima de todo tenía una frente altiva que jamás él se rendía ante el infortunio.

Noni Martinek dijo...

Que grito por su tierra bendita salud poeta.

Victoria Sosa dijo...

Palabras de reivindicación y amor por la Tierra , del guerrero indómito . Gracias amigo por esta etiqueta

aurora dijo...

me gustaria saber con quien se caso el poeta y el nombre de sus hijos, Gracias.

Guillermo Gonzalo Sánchez Achutegui dijo...

Hola Aurora, mi distinguida amiga lectora, le alcanza la información que usted solicitó de la familia del Poeta Florencio de la Sierra:
Rosa Pergrina Cosios(esposa) sus hijos: Aurelio, Esther, Jorge, Ada Santos y Florencio Galvez Cosios,