Mi lista de blogs

domingo, 27 de julio de 2014

La Historia del Amor Cruel: Capítulo CLX.- Olzagon conoce a la nueva secretaria llamada: Cleolinda; y con elegante galanteo flecha su corazón a primera vista...

Hola amigos: A VUELO DE UN QUINDE EL BLOG., continuando con La Historia del Amor Cruel, entre Iarma y Olzagon y como informamos en el capítulo anterior; Olzagon que fue un brillante vendedor en al Fábrica de Productos Plásticos "El Dorado", fue víctima de su propio éxito, que le acarreó la animadversión y envidia del Supervisor de Ventas; encono con lamentables consecuencias con la pérdida del empleo del joven vendedor, quien aún contaba con el apoyo del Gerente General y cuando acudió a su oficina, éste, solo ratificó el despido y le ofreció ordenar al Departamento de Personal; acelerar la liquidación de sus comisiones como vendedor.




Aquí en la imagen observamos una típica representación de la terrible situación que muchos hogares atraviesan en el transcurso de existencia por que siempre hay la existencia de un tercer elemento (amante tanto para él como para ella) que como una tentación tenebrosa carcomen la consistencia del matrimonio, y más si los esposos viven solamente la apariencia y no la triste realidad de que no son felices. Fuente: Archivos del blog. Obra Literaria reconocida con Derecho de Autor, según Partida Registral No. 00855-2012, Asiento: 01; con fecha: 10 de Agosto de 2012, por : INDECOPI.
 
Este es el símbolo de Marca Perú, que distingue para todos los productos elaborados por peruanos.
  
Olzagon, se acercó al Departamento de Personal y fue atendido por la nueva secretaria, llamada Cleolinda, quien fue contratada en reemplazo de Ofelia (quien murió con cáncer), Cleo como la llamaremos en adelante era una agraciada y esbelta joven de 20 años de edad y con estudios avanzados en Secretariado Ejecutivo, quien a su corta edad, estudió en una institución de alto rango y prestigio, asentada en el Centro de la Ciudad que era frecuentada por las empresas en búsqueda de personal calificado.
Olzagon, un provinciano que se había aclimatado muy bien en la Gran Capital, tenía un innato "Don de galanteador" y que nunca caía pesado a los encantos de una mujer; entonces cuando llegó a la oficina del Departamento de Personal y se dirigió al escritorio de Cleo, la saludó, así:
--- Buenos días Bella dama..
Ella que estaba concentrada en su trabajo, levantó la cabeza y con una sonrisa, contestó el saludo:
--- Buenos días joven; ¿En qué puedo servirlo?
Olzagon, mirando la bella cara y los sensuales labios carnosos, le contestó:
--- Soy Olzagon y me estoy despidiendo de ésta Fábrica y me indicaron que usted haría mi liquidación de comisiones, que como vendedor gané en ésta Fábrica.
Cleo, se puso de inmediato a trabajar y le contestó:
--- Por favor anote su nombre completo, su tiempo de servicios y se recuerda la empresa donde vendió los productos, para acelerar su liquidación, sino tendría que regresar mañana ( en aquellos tiempos aún era muy incipiente el desarrollo tecnológico de la computación y el trabajo de oficina era manual y lento).
Olzagon, le pidió una hoja de papel en blanco y escribió todos los datos solicitados por la secretaria Cleo; de rato en rato, mientras escribía, levantaba la cabeza mirando y tal vez admirando la belleza de Cleo; hasta que terminó de escribir y entregó la hoja, diciéndole:
--- Aquí tiene todos los datos que recuerdo, si algo he olvidado, será un motivo más que suficiente para regresar a su despacho y admirar la exuberante belleza de  su persona....
Cleo,  un poco ruborizada por el galanteo del ex compañero, le contestó:
--- Por favor, no sea tan exagerado joven Olzagon, de todas maneras gracias por el cumplido que creo no merecerlo; le aseguro que revisaré los datos y le prepararé su liquidación y que si usted no tiene inconveniente podría regresar por la tarde y estará lista la documentación, para que se acerque a Caja a cobrar sus comisiones.
Olzagon, que tiene y tenía siempre trabajando a gran velocidad a su inquieto corazón y éste, le dirigió mediante sus pulsaciones hacia el cerebro, cuyo órgano pensante le señaló que Cleo era una buena alternativa para cubrir el recuerdo de Ofelia, aceptó muy gustoso regresar por la tarde que le permitía seguir conociendo a Cleo y con suerte tal vez invitarla a salir con él, y dijo:
--- Será un placer regresar de nuevo y admirar aquella flor que se escapó del Jardín del Edén y se quedó trabajando y llenando con su aroma esta oficina que nos hace dichosos a todos aquellos que acudimos en gestiones de trabajo.
Parece que la estocada romántica dio en el blanco (al corazón de Cleo) y ella le respondió:
--- ¡¡¡ Caramba !!! usted, si es de armas tomar y dispara rápido y da en el blanco señalado: sinceramente  me ha gustado sus expresiones que creo son sinceras, lo que me pregunto es : ¿A cuántas mujeres les dirá lo mismo que a mi?
Olzagon, sintió un tremendo remezón en todo su cuerpo al sentirse aceptado por Cleo y le contestó:
--- Cleo, las mujeres bonitas y simpáticas con ese "Don de gente" como usted son muy pocas, me considero el afortunado hombre haberla conocido y por que así lo dispuso Dios y jamás en mi vida miento y tal vez estaría traicionando a mi corazón, quien me ordenó expresar a usted los sentimientos de admiración, no pretendo faltarle el respeto por que recién la conozco; sin embargo la empatía que me inclina hacia usted, dice que ya nos conocíamos antes de nacer....
Olzagon, hizo una pausa, admirando la belleza, quien boquiabierta le escuchaba y añadió:
--- En la vida hay dos seres que se conocen circunstancialmente y desde ese instante nace la armoniosa relación amical que es conducto natural de llegar a lo más profundo de sus corazones, si así lo han dispuesto los "dioses del amor"....
Leo, respetuosamente interrumpió al acelerado Olzagon, replicando:
--- Olzagon, por favor no tan rápido, acabo de  conocerlo y usted aceleró el motor a mil revoluciones por minuto y no quiero que gaste tan rápido el combustible, creo sentir simpatía por usted y espero se mantenga a medida que nos conozcamos mejor; no puedo negar que hay una fuerza invisible que me inclina a ser su amiga y hasta allí llegamos: ¿No le parece que sea así? y ahora me disculpa que deseo continuar con mi trabajo y lo espero por la tarde para que cobre sus comisiones.
Olzagon, un poco avergonzado, le contestó:
--- Cleo, lo siento mucho, no fue mi intención herir ni faltar su respeto, regresaré por la tarde y tal como usted me está indicando, por favor comprenda el hombre nació para amar y cuando encuentra un alma gemela trata de conquistarla para compartir su vida con felicidad eterna.buenos días señorita Cleolinda.
Ambos jóvenes se dieron la mano en señal de despedida y Olzagon se retiró a buscar trabajo, por que por culpa de un petulante Supervisor lo convirtió en desocupado.
Cleolinda, después del encuentro inesperado con Olzagon, se quedó impresionada por las expresiones tan galantes y sinceras que ella no estaba acostumbrada a recibirlas; justamente días atrás había peleado con su enamorado, quien solo la miraba como un objeto y no como un ser romántico como lo era ella y de lleno se dedicó a preparar los documentos para presentarlos al Departamento de Contabilidad que acreditaban las comisiones que por derecho de ventas efectuadas por Olzagon le correspondían.
La vecina de su escritorio se había dado cuenta y haciendo las veces de una ligera  toz, le dijo:
--- Felicitaciones amiga, ese joven le gustas y creo que "te soltó los perros" (enamoramiento)
Cleo si hizo la disimulada y le contestó:
--- No amiga, solo nos estábamos conociendo.... 
La vecina, dio una carcajada y dijo:
--- ¡¡¡ Caramba que manera de conocerse, ¿me puedas dar la receta? !!!
Cleo, ya se sentió fastidiada por la vecina tan metiche y le contestó:
--- Por favor amiga, dediquemos nuestro tiempo al trabajo y olvidemos asuntos que no nos distraigan en nuestras tareas que tenemos mucho por hacer.
La vecina dio por terminada la conversación y continuó en su trabajo; sin embargo ésta se dijo asimismo:
--- "ese joven se convirtió en pretendiente de Cleo, aunque ella no lo admita"
Cleo, hizo una pequeña pausa a su atareado trabajo y se dio un pellizco a su mano izquierda para cerciorarse  si estaba despierta o solo era un sueño; en el buen romance ella ya fue herida con un flechazo directo a lo más profundo de su corazón y todo fue tan rápido y sobretodo sorpresivo que ella misma no atinaba a explicarse: ¿Cómo sucedió todo esto?.(si mi compañera tiene razón.... oh Dios mío...) se  dijo asimismo...
Por su supuesto ella era apegada " a la antigua" costumbre de no ceder tan rápido; si de verdad había buenas intenciones, tendría que avanzar lentamente hasta conocerse mejor y luego de estas dilaciones ella continuó con su trabajo, claro que no le faltaba razón a su vecina, pues dio en el clavo.
En esos momentos pasaba cerca a su escritorio el empleado auxiliar de contabilidad y ella lo llamó y le dijo:
--- Amigo, quiero que me hagas un favor en ayudarme, por que  estoy preparando una liquidación de comisiones para un vendedor que dejó de trabajar en la empresa y necesita su dinero para esta tarde.
El empleado contable, le contestó:
--- Señorita Cleo, usted sabe que no hay liquidez en este momento, justamente la empresa está esperando un abono del Supermercado "El Mercado Gigante" que un brillante vendedor hizo con casi todo el stock y lo vendió con pago adelantado, algo nunca visto en esta empresa, por lo que en cuanto el banco nos dé  la conformidad del cheque tendremos mucho dinero par pagar nuestras obligaciones pendientes.
Cleo, que apenas conocía a Olzagon y ya la había flechado, preguntó:
--- Dime amigo, ¿Cómo se llama ese vendedor brillante?
El empleado contable, le contestó:
--- No estoy tan seguro, pero creo que ese joven vendedor que se enamoró de Ofelia la empleado que tu está reemplazando y lo llaman Olzagon.
Cleo, casi da un salta hasta el cielo y expresó:
--- No puede ser que rara coincidencia soy la segunda; pero no hay justicia por que la empresa despida a su "vendedor brillante", que injusticia se está haciendo contra Olzagon, no lo puedo creer..
El empleado contable se quedó paralizado observando la reacción de Cleo.... continuaremos......
Guillermo Gonzalo Sánchez Achutegui
ayabaca@gmail.com
ayabaca@hotmail.com
ayabaca@yahoo.com