Mi lista de blogs

lunes, 24 de julio de 2017

HISTORIA : MACHU PICCHU .- NATIONAL GEOGRAPHIC .- Detectan numerosas muestras de arte rupestre en Machu Picchu

http://www.nationalgeographic.com.es/viajes/grandes-reportajes/la-enigmatica-ciudadela-inca_7299/10
http://www.nationalgeographic.com.es/historia/actualidad/detectan-numerosas-muestras-arte-rupestre-machu-picchu_10578/12

El análisis digital de imágenes ha revelado diferentes representaciones, tanto figurativas como abstractas, que a simple vista no se perciben.


Camélidos andinos
Imagen mejorada digitalmente en la que aparecen representados camélidos andinos de cuerpo rectangular. Arte Rupestre
Foto: Fernando Astete / Dirección Desconcentrada de Cultura de Cusco

Camélidos andinos
Pinturas rupestres con camélidos andinos en una imagen sin retocar.
Foto: Fernando Astete / Dirección Desconcentrada de Cultura de Cusco


Círculos concéntricos
Principal motivo del sector Inkaterra, consistente en círculos concéntricos con líneas salientes a modo de apéndice.
Foto: Fernando Astete / Dirección Desconcentrada de Cultura de Cusco
 
Ubicación de los sitios
Ubicación de los sitios en los que se han descubierto quilcas o pictogramas.
Foto: Fernando Astete / Dirección Desconcentrada de Cultura de Cusco

Petroglifo con forma de estrella
Petroglifo grabado en una roca y con forma de estrella.
Foto: Fernando Astete / Dirección Desconcentrada de Cultura de Cusco

Roca sagrada
Roca sagrada con vestigios de arte rupestre que no se distinguen a simple vista.
Foto: Fernando Astete / Dirección Desconcentrada de Cultura de Cusco

Arte invisible
Las muestras de arte rupestre han pasado desapercibidas durante décadas. En la fotografía al natural prácticamente no se distinguen.
Foto: Fernando Astete / Dirección Desconcentrada de Cultura de Cusco

Arte visible
Imagen mejorada digitalmente que permite distinguir los diferentes grafitis y pictogramas.
Foto: Fernando Astete / Dirección Desconcentrada de Cultura de Cusco

Figuras geométricas
Figuras geométricas pintadas de negro.
Foto: Fernando Astete / Dirección Desconcentrada de Cultura de Cusco

Figuras geométricas
Figuras geométricas pintadas de negro cuyo significado se desconoce.
Foto: Fernando Astete / Dirección Desconcentrada de Cultura de Cusco

Rectángulo
Rectángulo con secciones cuadrangulares pintadas en su interior.
Foto: Fernando Astete / Dirección Desconcentrada de Cultura de Cusco

Figura geométrica
Figura geométrica con líneas alargadas.
Foto: Fernando Astete / Dirección Desconcentrada de Cultura de Cusco

El análisis digital de imágenes ha revelado diferentes representaciones, tanto figurativas como abstractas, que a simple vista no se perciben . a vuelo
 
El Santuario Histórico de Machu Picchu, ubicado entre imponentes picos andinos que se cubren de niebla, esconde numerosas muestras de arte rupestre que han pasado desapercibidas durante décadas. El análisis digital de imágenes ha revelado diferentes representaciones, tanto figurativas como abstractas, que a simple vista apenas se perciben. Los investigadores de la Dirección Desconcentrada de Cultura de Cusco han descubierto desde pinturas rupestres elementales, por ejemplo representaciones de camélidos andinos, hasta pictogramas más complejos: círculos concéntricos y figuras geométricas que aún no han sido descifradas. También se especula sobre su datación, pues los investigadores aún no saben si estos hallazgos son incaicos o preincaicos.

Estas muestras de arte rupestre, tanto pintadas como grabadas en las rocas, se dieron a conocer a comienzos de julio y se ubican en la ciudad inca de Machu Picchu y en dos sectores conocidos como Paraguachayoq e Inkaterra. "Un estudio minucioso nos permitirá determinar la secuencia cultural de la llaqta de Machu Picchu. De momento sólo podemos avanzar que las manifestaciones artísticas representan actividades antrópicas y que guardan relación con el entorno sagrado de Machu Picchu", declara a este medio Fernando Astete, director del Parque Arqueológico Nacional de Machu Picchu.
Hiram Bingham, el explorador estadounidense que redescubrió Machu Picchu en 1911, ya detectó diferentes petroglifos en el sitio conocido como Roca del Sol y en otros sectores urbanos de la llaqta. "En la Roca de las Serpientes, por ejemplo, hay evidencias de un alto número de toqos [agujeros pequeños] con forma de serpientes y líneas percutidas, asimismo en un segmento del camino Intipunku, que da acceso a Machu Picchu", detalla Astete.
Los investigadores aún no saben si los hallazgos son incaicos o preincaicos
En el sector Pachamama, donde hay un afloramiento rocoso o caverna natural, se han registrado más de seis conjuntos gráficos, entre pictogramas y grafitis, "con diversos motivos formados por figuras negras y diseños curvilíneos de carácter geométrico y buena factura", según Astete. En el sector de Paraguachayoq se han dectado pictografías con diseños zoomorfos, concretamente camélidos andinos cuyos cuerpos rectangulares aún se distinguen. Y en el sector Inkaterra se observa un conjunto de pictografías abstracto-geométricas, "cuyo principal motivo consiste en círculos concéntricos con líneas salientes a modo de apéndice, mientras que el más notorio está representado por un rectángulo con secciones cuadrangulares pintadas en su área y superpuesto a otros motivos cuadrangulares y lineales", observa el arqueólogo.

domingo, 23 de julio de 2017

MEDIO AMBIENTE : National Science Foundation (NSF) .- Can an ancient ocean shoreline set the stage for a tropical forest of today? .- ¿Puede un antiguo litoral del mar establecer el escenario para un bosque tropical de hoy?

https://www.nsf.gov/discoveries/disc_summ.jsp?cntn_id=242383&WT.mc_id=USNSF_1

Researchers at NSF Critical Zone Observatory and Long-Term Ecological Research sites are finding out.
Dawn mist covers NSF's Luquillo Critical Zone Observatory and Long-Term Ecological Research sites.

Dawn mist covers NSF's Luquillo Critical Zone Observatory and Long-Term Ecological Research sites.
Credit and Larger Version

July 11, 2017
Find related stories on NSF's Critical Zone Observatory Sites. Find related stories on NSF's Long-Term Ecological Research Sites.
Could an ancient ocean shoreline determine what a tropical forest looks like today? National Science Foundation (NSF)-supported researchers are working to answer that question.
Their study is taking place in the rainforest-covered Luquillo Mountains of eastern Puerto Rico, where two NSF research stations are co-located: the Luquillo Critical Zone Observatory (CZO) and the Luquillo Long-Term Ecological Research (LTER) site.
There geoscientist Jane Willenbring of the Scripps Institution of Oceanography at the University of California, San Diego, and ecologist Maria Uriarte of Columbia University in New York have joined forces to determine how the formation of the Luquillo Mountains and their subsequent weathering resulted in today's Luquillo rainforest ecosystem.
 
Where geology and ecology meet
 
More than 4 million years ago, plate tectonics and the movement of Earth's crust in the Caribbean transformed low-elevation islands into the high Luquillo Mountains.
As the islands rose from the sea, bedrock in these newly-formed mountains was deeply eroded by rivers, especially at lower elevations.
"As a result, the uplands have different soils than those on the slopes lower down," says Uriarte. "There are pronounced changes in erosion rates, soil mineralogy and soil fertility between the upper and lower regions."
The underlying geology determines how fast the soils erode, according to Willenbring. "And erosion sets the tempo for how quickly minerals and nutrients are ferried to the surface," she says. "These minerals and nutrients, in turn, feed the forest above. It's surprising how connected the landscape is. It seems as though the trees understand geomorphology."
 
Life in the critical zone
 
"What lies beneath Earth's surface has a visible influence on ecosystems above," says Richard Yuretich, NSF CZO program director. "For example, geologists often use trees to map underlying bedrock. New relationships between the subsurface and what's above it are emerging from research on what's called the critical zone."
The critical zone is, in essence, where rock meets life. It extends from the top of the tree canopy to the base of weathered bedrock.
The minerals in the soil, the soil's ability to hold and circulate water, and the types of microbes living there all contribute to the viability of a forest's plant and animal communities, Yuretich says. These, in turn, determine how fast the underlying bedrock breaks down and how nutrients are recycled in an ecosystem.
"Geology and biology are inseparable when it comes to regulating Earth's environment," says Yuretich.
Scientist Peter Groffman of the City University of New York agrees. "The idea that 'what goes on below' can influence surface ecosystems' structure, function and response to environmental change has far-reaching scientific implications," stated Groffman at the June 5-6, 2017, NSF CZO principal investigators meeting. Groffman, chair of the LTER Science Council, a group that coordinates research activities in the LTER Network, discussed connections between the LTER and CZO networks.
 
Above -- and below -- Luquillo
 
These links are motivating researchers to ask questions such as how a humid, tropical location like Luquillo could experience a drought; in 2015, Luquillo did just that.
"If I were to tell you that a forest received more than 6 feet of rain in one year, you might be surprised that it was also a time of severe drought," says Louis Kaplan, an NSF LTER program director who participated in a panel discussion at the CZO principal investigators meeting. "For the forests of the Luquillo Mountains, where 11 feet of rain each year is the norm, 2015 was indeed a historic drought."
Long-term research at Luquillo is enabling scientists to consider 2015 in the context of decades of tropical forest studies, Kaplan says, and to conclude that 2015's low rainfall was an outlier.
Researchers at Luquillo also recently discovered that the combined disturbances of hurricanes and human land-use decisions can lead to forests with new compositions of tree species. Beyond drought, hurricanes and human land-use, however, what ultimately drives which tree species make up a forest may be what lies under them.
 
Remote sensing leads to on-the-ground insights
 
Along with scientists Jeffrey Wolf of Columbia University, Gilles Brocard of the University of Sydney in Australia, and Stephen Porder of Brown University, Willenbring and Uriarte published initial results of their underground-to-forest investigations in the journal Remote Sensing.
To unearth the connections between bedrock and trees, the researchers looked to the distant past.
Puerto Rico is an island located near the northern boundary of the Caribbean Plate. "Most of its landmass emerged from the ocean approximately 4.2 million years ago, converting an archipelago of low-elevation islands and surrounding marine platforms into high mountaintops," wrote the scientists in Remote Sensing.
The remains of one such marine platform surround the Luquillo Mountains. The platform encloses what's left of a paleoisland, "El Yunque Island," whose peak today reaches 1,100 meters (3,609 feet). El Yunque is a remnant of an ancient supervolcano named Hato Puerco. The volcano was one of the region's largest and most active volcanoes during the Cretaceous period 145 to 66 million years ago.
 
Fast-forward to the present
 
With LiDAR (Light Detection and Ranging, a method that uses light in the form of a pulsed laser to measure distances), the scientists discovered an abrupt 10-meter (33-foot) decline in forest height across Luquillo's long-ago shoreline, but only where there are rocks formed of hard quartz diorite. There the soils are shallow, and trees have difficulty gaining a foothold and finding nutrients -- so they don't grow as high.
The researchers also found that knickpoints, areas with sharp changes in a river's slope, are where changes in forest composition take place. Nutrients in soils above and below knickpoints, which are partially controlled by the type of bedrock beneath, may be the answer to the different forest heights the scientists observed.
"The finding has led to a new understanding of the role of geology in structuring the forest ecosystem of the Luquillo Mountains," says Uriarte.
Adds Kaplan, "This is the first example of bedrock being linked to tropical forest structure. These results are just the beginning of synergies emerging at the interface of CZO and LTER science."
Field campaign to link ancient shorelines with today's forests
The scientists have launched a field campaign to answer the next question: What factors are contributing to the abrupt changes in Luquillo's forest height? A shift in tree species composition may be one answer.
The researchers are determining whether tree communities living at higher and lower elevations than the ancient shoreline are different, and whether lower-elevation species can migrate upslope, given the low fertility of the higher-elevation soils that lie atop hard quartz diorite.
"That's important because rapid upslope migrations of plant species are happening in tropical mountain ranges as a result of climate change," says Uriarte. When it gets hot at lower elevations, plants and animals start moving to higher, cooler spots.
Adds Willenbring, "If the soils on which tropical mountain forests grow play a strong role in which trees make up those forests, geology adds a layer of complexity in projecting species or entire community migrations to higher elevations in response to warming."
The Luquillo field campaign is centered on remote sensing, and conducted with partners from the U.S. Department of Energy and NASA's Goddard Space Flight Center. The results will lead to the identification of tree species over an entire mountain.
The findings will be important in the management and conservation of forest ecosystems, say Kaplan, Yuretich and other scientists, and to predicting the future of tropical forests in a changing world.
-- Cheryl Dybas, NSF (703) 292-7734
 cdybas@nsf.gov
Water flows along what scientists call a knickpoint: a change in the slope of a river.
Water flows along what scientists call a knickpoint: a change in the slope of a river.
Credit and Larger Version
LiDAR map of Luquillo's Rio Blanco watershed (green), streams (blue), and knickpoints (yellow).
LiDAR map of Luquillo's Rio Blanco watershed (green), streams (blue), and knickpoints (yellow).
Credit and Larger Version
A Luquillo waterfall; such waterfalls are often found at river knickpoints.
A Luquillo waterfall; such waterfalls are often found at river knickpoints.
Credit and Larger Version
Meteorological station on a clear day in the cloud forest of Puerto Rico's Luquillo Mountains.
Meteorological station on a clear day in the cloud forest of Puerto Rico's Luquillo Mountains.
Credit and Larger Version
Scientists at Luquillo have shown that carbon cycling by tropical forests is sensitive to climate.
Scientists at Luquillo have shown that carbon cycling by tropical forests is sensitive to climate.
Credit and Larger Version
Representation of the complex food web in the tropical forest of the Luquillo Mountains.
Representation of the complex food web in the tropical forest of the Luquillo Mountains.
Credit and Larger Versión
National Science Foundation (NSF)
Guillermo Gonzalo Sánchez Achutegui
ayabaca@gmail.com
ayabaca@yahoo.com
ayabaca@hotmail.com
Inscríbete en el Foro del blog y participa : A Vuelo De Un Quinde - El Foro!

ESA : Sentinel-1 captura el nacimiento de un iceberg gigante

http://www.esa.int/esl/ESA_in_your_country/Spain/Sentinel-1_captura_el_nacimiento_de_un_iceberg_gigante

Ruptura de Larsen C
 
13 julio 2017
Durante los últimos meses, un fragmento de la barrera Larsen C de la Antártida ha ido desgarrándose a medida que una profunda grieta atravesaba el hielo. La misión Sentinel-1 de Copernicus ha sido testigo del desprendimiento un bloque de hielo con un tamaño que duplica al de Luxemburgo, dando lugar a uno de los mayores icebergs jamás conocidos y modificando para siempre el contorno de la península Antártica. 
Aunque la grieta apareció por primera vez hace varios años, parecía mantenerse estable hasta que, en enero de 2016, comenzó a crecer.
Solo en enero de 2017 se extendió 20 km, alcanzando una longitud total de unos 175 km.
Tras algunas semanas de calma, la grieta creció otros 16 km a finales de mayo y continuó a finales de junio.
Además, a medida que la grieta se prolongaba iba desviándose hacia el margen de la barrera, cuando anteriormente había transcurrido en paralelo al mar de Weddell. 
 
Monitorización de la grieta
 
A principios de julio, cuando apenas quedaban unos pocos kilómetros entre el extremo de la grieta y el océano, la suerte de Larsen C ya estaba echada.
Los científicos del Proyecto MIDAS, un consorcio de investigación de la Antártida liderado por la Universidad de Swansea, Reino Unido, han estado empleando imágenes de radar de la misión Sentinel-1 de Copernicus para observar de cerca los cambios en la situación.
Como la Antártida se acerca hacia los meses de oscuridad invernal, las imágenes por radar resultan indispensables, dado que los radares pueden suministrar imágenes de los lugares más recónditos independientemente de la luminosidad y de las condiciones meteorológicas.
Como explica Adrian Luckman, responsable de MIDAS: “Los últimos avances en sistemas satelitales como Sentinel-1 han ampliado enormemente nuestra capacidad de monitorizar acontecimientos como este”. 
 
Profundidad de la grieta

Noel Gourmelen, de la Universidad de Edimburgo, añade: “Al utilizar la información de la misión CryoSat de la ESA, que incluye un altímetro radar para medir la altura de la superficie y el grosor del hielo, detectamos que la grieta tenía una profundidad de varias decenas de metros”.
Como era de prever, una sección de Larsen C de unos 6.000 km2 acabó por desprenderse, como sucede en el ciclo natural que da lugar a los icebergs. Este coloso de hielo pesa más de un billón de toneladas y contiene aproximadamente la misma cantidad de agua que el lago Ontario, en América del Norte.
“Llevábamos meses esperándolo, pero la rapidez con que ha terminado por avanzar la grieta no ha dejado de sorprendernos. Seguiremos monitorizando el impacto de este parto en la propia barrera de hielo Larsen C y en el devenir del iceberg”, indica el profesor Luckman.
El progreso del iceberg es difícil de predecir. Podría mantenerse en la zona durante décadas, pero si se fragmentase, algunas secciones podrían vagar hacia las aguas más cálidas del norte. Como la propia barrera de hielo ya está flotando, este iceberg gigante no afecta al nivel del mar. 
 
Grieta en el hielo vista por Sentinel-2A
 
Con el parto de este iceberg, se ha desprendido alrededor del 10 % del área de la barrera de hielo.
La pérdida de un fragmento de tal envergadura resulta de interés, ya que las plataformas de hielo a lo largo de la península desempeñan un papel importante de sujeción de los glaciares que discurren hacia el mar, ralentizando su flujo.
Sucesos similares ocurridos más al norte, en las barreras Larsen A y B, y capturados por los satélites ERS y Envisat de la ESA, muestran que cuando se pierde una parte importante de una barrera de hielo, se acelera el flujo de los glaciares situados por detrás, lo que contribuye a la subida del nivel del mar.
Gracias al programa europeo de vigilancia medioambiental Copernicus, los satélites Sentinel nos ofrecen información esencial sobre lo que sucede en nuestro planeta. Esto resulta crucial para monitorizar regiones inaccesibles por su lejanía, como los polos.
Mark Drinkwater, de la ESA, concluye: “La combinación de los satélites Sentinel con misiones de investigación como CryoSat resulta esencial para vigilar los cambios en el volumen de hielo debidos al calentamiento climático”.
“En particular, los datos que recibimos durante todo el año de las herramientas de microondas de estos satélites nos ofrecen información crítica para comprender los mecanismos de fractura de la barrera de hielo y los cambios en la integridad dinámica de las plataformas de hielo de la Antártida”.

Artículos relacionados

 
 
ESA
Guillermo Gonzalo Sánchez Achutegui

ESA : LISA Pathfinder abre el camino a la búsqueda de ondas gravitacionales

http://www.esa.int/esl/ESA_in_your_country/Spain/LISA_Pathfinder_abre_el_camino_a_la_busqueda_de_ondas_gravitacionales
http://www.esa.int/esasearch?q=LISA&r=informaciones_locales_espana
Freely floating in space
 
13 julio 2017
Hay otras maneras de explorar el Universo más allá de lo que pueden ver nuestros ojos, o lo que pueden detectar los observatorios que operan en el espacio. Los científicos saben que las ondas gravitacionales tienen la llave de algunos de los enigmas del Cosmos, pero hasta ahora, no han podido saltar del plano teórico al práctico.
Las ondas gravitacionales son una predicción de la teoría de la relatividad general de Einstein, creadas por objetos masivos al ser acelerados, oscilados o perturbados de manera violenta. Los científicos llevan décadas intentando demostrar su existencia más allá del campo teórico, y aunque ha habido avances en observatorios en tierra como LIGO, la única manera de detectarlas de verdad es en el espacio. 
Precisamente para esta tarea se concibió la misión LISA, para poder constatar que la misión podía llevarse a cabo, era necesario desarrollar una misión previa que lo demostrara, lo que dio lugar a LISA Pathfinder, un interferómetro que debía ser capaz de registrar las más mínimas perturbaciones en el tejido espacio temporal y cuyas operaciones acaban de finalizar. 
Ha resultado todo un éxito. “El objetivo de Pathfinder era que la gente no creía que pudiéramos construir LISA; la tarea era tan difícil, que debíamos construir primero esta pequeña prueba”, afirma Paul McNamara, científico de proyecto de LPF. Pathfinder no necesitaba ser tan sensible como LISA, pero su rendimiento deparó alguna que otra sorpresa, como reconoce McNamara: “la primera vez que lo encendimos para comprobar su funcionamiento, habíamos cumplido todos los requisitos. Y eso, para mí, fue impresionante”.

¿Qué ha conseguido LISA Pathfinder (LPF)?

LPF es una misión de demostración de tecnología y su objetivo era confirmar que la idea base de LISA (el uso de un interferómetro láser) podía llevarse a cabo. Damien Texier, jefe de operaciones de la misión, explica que “el principal objetivo de LPF era situar un cuerpo en caída libre de tal manera, que cualquier fuerza externa  se reduzca a niveles menores de los esperados por el paso de una onda gravitacional. El efecto de una onda gravitacional fuerte altera un metro de espacio  en unos 10-21 metros, y los satélites de LISA estarán separados por 109 metros, por lo que una distorsión de una onda gravitacional para LISA es del orden de 10-12, un picómetro”. 
Pero Pathfinder sólo debía demostrar que la tecnología necesaria para su detección era posible, así que se relajaron sus requerimientos en un factor de 10 en aceleración, y también se redujo su duración en comparación con la que tendrá LISA (seis meses de LPF por los cinco a diez años de la misión principal). Las expectativas de sus responsables no contaban con ir más allá de esos objetivos, pero se superaron con rapidez. “Unos cuantos elementos del sistema no podían ser probados en tierra antes del lanzamiento (la caída libre de las masas de prueba), así que nos sorprendimos cuando descubrimos, muy al principio de la misión, en febrero de 2016, que los requerimientos de LPF ya habían sido alcanzados, sin que tuviéramos que afinar el sistema”, explica Texier, que añade que “nos pasamos la misión nominal de seis meses y su extensión por ocho meses adicionales mejorando eso e intentando alcanzar los requerimientos de LISA, que también logramos cumplir”. 
Paul McNamara resume el rendimiento de Pathfinder en que “nos comparamos con lo que necesitamos para la misión principal, para LISA. Ahora estamos un factor o dos mejor en todos los aspectos y, en altas frecuencias, mejoramos en un factor de 30, más o menos. Toda la empresa se ha completado de manera brillante”.
 

El siguiente paso

LPF ha cumplido, por tanto, su objetivo principal, que era demostrar que LISA es tecnológicamente viable. Para Damien Texier es un gran avance haber probado que “uno, la sensibilidad necesaria para LISA puede lograrse con interferometría láser, y dos, en Europa tenemos la tecnología para construir el satélite, así que no tenemos por qué esperar. De hecho, la misión LISA ha sido seleccionada por la ESA en junio y, aunque el lanzamiento está previsto actualmente para 2034, es estupendo ver que se ha tomado esta decisión antes de lo anticipado”. 
LISA entra dentro de las misiones de clase L de la agencia, incluidas dentro del programa Cosmic Vision 2015-2025. Las otras dos seleccionadas para ese periodo son JUICE, que estudiará el sistema de Júpiter, y Athena, un telescopio de rayos X. La detección de ondas gravitacionales puede ser de los objetivos más complicados de las tres y además, en el aspecto científico, LISA Pathfinder no ha podido adelantar ningún resultado. 
“No había ciencia posible sobre las ondas gravitacionales con LPF porque la distancia entre las dos masas de prueba era demasiado pequeña, sólo 38 centímetros, y el efecto de las ondas gravitacionales tendría que ser mil millones de veces más grande”, señala Texier. Sin embargo, sí que se utilizó la misión para realizar un experimento sobre la medida de la constante gravitacional de Newton, la Gran G. Texier que se realizó al final de las operaciones científicas, “pero el procesado de los datos y su análisis llevará un tiempo, porque LPF estaba siendo operado en modo no estándar. Esta medida de la Gran G no mejorará la precisión de la constante gravitacional, pero es útil de todas maneras porque es un modo diferente de calcularla”. 
El éxito de LISA Pathfinder no sólo abre el camino para el desarrollo de LISA, sino que empieza a poner al alcance de los científicos, un lado del Universo que, hasta ahora, permanecía en el terreno de lo hipotético.
ESA
Guillermo Gonzalo Sánchez Achutegui
ayabaca@gmail.com
ayabaca@hotmail.com
ayabaca@yahoo.com
Inscríbete en el Foro del blog y participa : A Vuelo De Un Quinde - El Foro!

ESA : El Programa Científico da su apoyo a Proba-3

http://www.esa.int/esl/ESA_in_your_country/Spain/El_Programa_Cientifico_da_su_apoyo_a_Proba-3


Proba-3, el fascinante banco de pruebas de la ESA
18 julio 2017
El Programa Científico de la ESA ha acordado dar apoyo a la misión de demostración tecnológica Proba-3, constituida por dos satélites que, volando en formación, observarán una región del Sol normalmente oculta a nuestra vista. 
Los dos satélites de Proba-3, cuyo lanzamiento está previsto para finales de 2020, volarán con una separación precisa para arrojar una sombra a través del espacio que bloqueará el disco del Sol, revelando así detalles de la corona que lo rodea que suelen quedar ocultos por el propio brillo de la luz solar.
Al igual que el resto de las misiones de la serie Proba, Proba-3 es principalmente una misión de demostración tecnológica que explorará las técnicas de vuelo en formación de precisión para que los futuros satélites que vuelen en grupo puedan llevar a cabo labores similares a las de una sola nave gigante.
No obstante, siguiendo la larga tradición de Proba, esta misión también tiene un ambicioso objetivo científico, y es que suministrar datos científicamente útiles es una forma estupenda de demostrar que la tecnología funciona según lo previsto. 
 
Satélites de Proba-3 formando un eclipse artificial

Proba-3 ofrecerá a los científicos solares una ventana al segmento interior de la corona solar, una región llena de misterio más de un millón de grados más caliente que la superficie del Sol a la que rodea. astronomía
Hasta ahora, la mejor forma de observar la corona era hacerlo durante un eclipse solar, aunque la luz parásita que atraviesa la atmósfera de la Tierra es un factor que limita la observación.
Como alternativa, los ‘coronógrafos’ espaciales crean eclipses artificiales dentro de los satélites de observación solar, como SOHO y Stereo, pero la luz parásita sigue curvándose alrededor de los discos de bloqueo, lo que limita el acceso a la importantísima corona interior.
Para resolver esta dificultad, en Proba-3 el disco del coronógrafo irá a bordo del otro satélite, que volará exactamente a 150 m de distancia, alineado con el Sol. De esta manera se abrirá la puerta a una nueva forma de ver las regiones dinámicas más cercanas a la superficie solar, donde nacen el viento solar y las erupciones denominadas ‘eyecciones de masa coronal’. Estas eyecciones son una de las principales fuentes de perturbaciones por meteorología espacial en la Tierra.  
 
Corona solar vista durante eclipses terrestres
 
La misión Proba-3 se financia a través de la Dirección de Tecnología, Ingeniería y Calidad de la ESA, pero en junio, el Comité para el Programa Científico de la agencia avaló la misión con apoyo adicional a través de la Dirección de Ciencia.
“Estaba claro que resultaría muy beneficioso que esta misión recibiera el apoyo del Programa Científico”, explica Andrei Zhukov, del Real Observatorio de Bélgica e investigador principal del coronógrafo de Proba.
“El entusiasmo se contagió por toda la comunidad de físicos solares. El Comité para el Programa Científico recibe consejo de sus comités asesores, compuestos por científicos de toda Europa que dan su respaldo de forma independiente y que recomendaron que Proba-3 recibiera apoyo al ser una ‘misión de oportunidad’”. 
“El funcionamiento del Centro de Operaciones científicas de Proba-3, que procesará y distribuirá datos científicos a los investigadores de toda Europa, estará financiado por el Programa Científico. Este centro estará ubicado aquí, en Bélgica, con contribuciones al flujo de procesamiento de datos por parte de Alemania, Polonia y Rumanía”. 


Una potente explosión solar
 
“Durante cada una de sus órbitas altamente elípticas de 19,6 horas, Proba-3 tomará imágenes de la corona durante unas seis horas seguidas, a una velocidad típica de una imagen por minuto, aunque contamos con capacidad de aumentar esta frecuencia a una cada dos segundos si se producen fenómenos de especial interés”.
“Así, se suministrará una gran cantidad de datos únicos, incrementando el conocimiento científico del Sol y de la corona que lo rodea”.
El desarrollo del proyecto Proba-3 continúa progresando sin problemas, con una versión del modelo estructural y térmico del coronógrafo ya construida, a la espera de la revisión crítica del diseño que tendrá lugar este otoño, seguida de la del conjunto de la misión. 
El reto está en mantener los satélites controlados con seguridad y posicionados correctamente con relación entre sí. Para ello se emplearán varias tecnologías nuevas, incluyendo un software para el vuelo en formación a medida, información por GPS, enlaces intersatelitales, sensores de estrellas, sensores visuales ópticos y metrología óptica para maniobrar de cerca. 
 

ESA
Guillermo Gonzalo Sánchez Achutegui
ayabaca@gmail.com
ayabaca@hotmail.com
ayabaca@yahoo.com
Inscríbete en el Foro del blog y participa : A Vuelo De Un Quinde - El Foro!

The National Science Foundation (NSF) :Researchers discover how wildfires create their own weather .- Los investigadores descubren cómo los incendios forestales crean su propio clima

https://www.nsf.gov/discoveries/disc_summ.jsp?cntn_id=242554&WT.mc_id=USNSF_1


In a season of fast-spreading western U.S. and Canada fires, information is timely
Doppler LiDAR is measuring winds near the plume of the King Fire in California in September, 2014.

Doppler LiDAR is measuring winds near the plume of the King Fire in California in September, 2014.
Credit and Larger Version

July 20, 2017
Find related stories on NSF's geosciences risk and resilience interest area.
Scientists working close to the line of wildfires are obtaining a new understanding of the fires' smoke plumes. The results are providing real-time information, such as vertical wind profiles, to firefighters battling blazes.
Through this National Science Foundation (NSF)-funded research, Craig Clements, a meteorologist at San José State University (SJSU), and researcher Neil Lareau, also of SJSU, have discovered that wildfires can create their own weather, leading to extreme fire behavior.
In a paper recently published in the Journal of Applied Meteorology and Climatology, the scientists report findings from inside wildfire plumes, information previously obtained only from computer simulations.
"This research offers rare observations of the behavior of wildfire smoke plumes," says Nick Anderson, program director in NSF's Division of Atmospheric and Geospace Sciences, which supported the research. "Improved understanding of wildfire plumes is important for determining whether smoke will stay near the ground and affect air quality and visibility, or whether it will rise into the atmosphere and potentially affect clouds and the amount of sunlight reaching the ground."
The SJSU researchers mounted Doppler LiDAR (Light Detection and Ranging, a remote-sensing method that uses light in the form of a pulsed laser to measure distances) instruments onto a pickup truck, which they placed near wildfires. "Until now," says Clements, "it has been difficult to sample wildfires with such sophisticated instruments because of logistical and safety concerns."
The team overcame that by obtaining firefighter credentials, which allowed them access to active wildfires, and by using a nimble, truck-mounted system that could be rapidly deployed. "Our work is providing new information about fire-atmosphere interactions and how wildfires spread," says Clements.
In addition to conducting research at active wildfires in the western U.S., the scientists performed controlled field experiments, setting fires and monitoring their rapid spread through an array of atmospheric instrumentation.
These studies gave the researchers information on how wildfires create their own weather systems. Those weather systems, in turn, fuel extreme fire behavior.
In their journal paper, the scientists present observations from the El Portal Fire of July, 2014, in Yosemite National Park, California.
The results revealed vigorous, fire-generated updrafts, says Clements, and strongly turbulent eddies that formed along the fire plume's edges. The data also showed that fire-modified winds extended more than one mile from the fire itself.
The findings confirm longstanding, but previously unvalidated, predictions for how plumes rise from fires, and offer new insights into the processes that control how high and how far wildfire smoke will spread. a vuelo
In addition to the El Portal Fire, the team has studied 22 other large wildfires in the western U.S.
"We're seeing a large number of fires," says Clements. "Many are extreme in terms of intensity. Higher-intensity fires cause deeper plumes, which can help spread fires by lofting embers and causing spot fires.
"That situation is dangerous for both firefighters and communities that are in the paths of fires -- like those in British Columbia and California this summer. We need more sophisticated models to better predict fire behavior, especially in a changing climate."
-- Cheryl Dybas, NSF (703) 292-7734
  cdybas@nsf.gov
-- Robin McElhatton, SJSU (408) 924-1749
  robin.mcelhatton@sjsu.edu

Investigators Craig Clements
Related Institutions/Organizations San Jose State University Foundation
Total Grants $900,337
An experimental grass fire spreads under a meteorological tower.
An experimental grass fire spreads under a meteorological tower.
Credit and Larger Version
The experimental grass fire spreads through instrumentation placed in a research plot.
The experimental grass fire spreads through instrumentation placed in a research plot.
Credit and Larger Version
Researchers watch the El Portal Fire plume's evolution in Yosemite National Park in July, 2014.
Researchers watch the El Portal Fire plume's evolution in Yosemite National Park in July, 2014.
Credit and Larger Version
The plume of California's Bald Fire is sampled with mobile Doppler LiDAR in August, 2014.
The plume of California's Bald Fire is sampled with mobile Doppler LiDAR in August, 2014.
Credit and Larger Version
Scientists use a mobile atmospheric profiling system near the Eiler Fire in Calif. in July, 2014.
Scientists use a mobile atmospheric profiling system near the Eiler Fire in Calif. in July, 2014.
Credit and Larger Version
National Science Foundation (NSF)
Guillermo Gonzalo Sánchez Achutegui
ayabaca@gmail.com
ayabaca@hotmail.com
ayabaca@yahoo.com
Inscríbete en el Foro del blog y participa : A Vuelo De Un Quinde - El Foro!

Arqueología Peruana : Historia .- National Geographic .- Niños sin pies y otros enterramientos rituales aparecen en un cementerio chimú-inca

http://www.naylamp.gob.pe/noticias/notasDePrensa2016/NP_51_2016_RP_UE005_PENL_MC.pdf
http://www.nationalgeographic.com.es/historia/actualidad/ninos-pies-otros-enterramientos-rituales-aparecen-cementerio-chimu-inca_10661/7
http://www.naylamp.gob.pe/

Un equipo arqueológico peruano ha excavado una veintena de enterramientos de los siglos XV y XVI en Chotuna Chornancap, un centro ceremonial del Antiguo Perú

Cementerio chimú-inca
Cementerio chimú-inca situado al norte de la Huaca Chornancap, en el complejo arqueológico de Chotuna Chornancap, un antiguo centro ceremonial de la cultura lambayeque.
Foto: Carlos Wester La Torre

Botella escultórica
Botella escultórica chimú-inca, hallada en el complejo arqueológico de Chotuna Chornancap.
Foto: Carlos Wester La Torre

Personaje relevante
Entierro chimú-inca con los restos de un personaje relevante.
Foto: Carlos Wester La Torre

Entierro modificado
Entierro chimú-inca modificado intencionalmente.
Foto: Carlos Wester La Torre

Huaca Chornancap
Vista aérea de la estructura platafórmica de la Huaca Chornancap.
Foto: Carlos Wester La Torre

Residencia de élite
Fotografía tomada con un dron que muestra la residencia de élite situada al sur de Chornancap.
Foto: cortesía Dr. Luis Jaime Castillo

Huaca Susy
Excavación en el frente norte de la Huaca Susy, donde los arqueólogos han excavado a más de doce metros de profundidad.
Foto: Carlos Wester La Torre

Un equipo arqueológico peruano ha excavado una veintena de enterramientos de los siglos XV y XVI en Chotuna Chornancap, un centro ceremonial del Antiguo Perú
 
Más de veinte enterramientos de época chimú-inca, de los siglos XV y XVI, han sido excavados hasta el momento en el complejo arqueológico de Chotuna Chornancap, un centro ceremonial de la cultura lambayeque, situado al noroeste de Perú. La cultura lambayeque es una cultura preincaica, lo que demuestra que este cementerio situado en la zona norte de Chornancap "continuó siendo objeto de veneración, y se celebraron actos rituales con la colocación de ofrendas, en épocas más tardías a su funcionamiento", según informa el arqueólogo Carlos Wester La Torre, el director de las excavaciones.
 El cementerio chimú-inca ha sido fechado con rigor gracias al hallazgo de importantes ofrendas de cerámica. La fosa central, por ejemplo, probablemente perteneciente a un personaje relevante, contenía dos ollas de arcilla en su lado este y una botella escultórica en su lado oeste, que representa la cabeza de un personaje con tocado en forma de chullo (típico gorro andino con orejeras) y con una pequeña protuberancia circular en la parte derecha del mentón, que sugiere que podría tratarse de un chaccador o masticador de hoja de coca. Cerca de esta vasija se ha encontrado otra vasija escultórica que representa a un individuo masculino de pie y con el rostro sonriente. "Este conjunto de ofrendas guarda mucha relación con algunos de los personajes que aparecen en las pinturas polícromas de Chornancap, en las cuales unos individuos llevan bastones en una mano y en la otra llevan cabezas de decapitados", sostiene Wester La Torre. "El enterramiento de este personaje relevante probablemente recrea y hace alusión a una escena de las pinturas de Chorancap", añade el arqueólogo.
 
 Una botella escultórica representa a un chaccador o masticador de hoja de coca
 
El cementerio chimú-inca contiene las osamentas de individuos tanto masculinos como femeninos y la prensa internacional ha destacado unos enterramientos realmente peculiares: cuatro tumbas de niños que no conservan los pies, como si hubieran sido retirados deliberadamente. Su situación en puntos extremos del cementerio, al este y al oeste, y la extrema rareza de los enterramientos sugieren "su posible condición de ofrendas que cumplían la función de 'guardianes' de las sepulturas", expresa Wester La Torre. Este tipo de modificaciones intencionales también se observa en otras tumbas, lo que revela una intensa actividad ritual que probablemente incluía sacrificios humanos.
 
Por otro lado se han llevado a cabo excavaciones profundas en la Huaca Susy y en la Huaca Chornancap, ambas huacas o lugares sagrados pertenecientes al complejo arqueológico de Chotuna Chornancap. En el edificio de la Huaca Susy, de planta rectangular y tres niveles superpuestos, se ha excavado a más de doce metros de profundidad en el frente norte: el cubrimiento de arena, formado naturalmente desde hace 500 años, ha preservado las estructuras, por lo que podría haber hallazgos significativos en esta edificación monumental. La estructura platafórmica de la Huaca Chornancap, junto al cementerio chimú-inca, ha sido investigada con tecnología moderna y se ha excavado el frente norte del patio de las pinturas polícromas, con el propósito de documentar la superposición de pisos y conocer las diferentes fases constructivas.
National Geographic

Reportan hallazgo de 17 entierros en huaca Chornancap en Lambayeque

  • portada
    ANDINA
5:40.
Chiclayo, set. 2.Un total de 17 entierros fueron descubiertos en la huaca Chornancap, cerca de la ciudad de Lambayeque, tras una serie de excavaciones que permitieron encontrar también piezas de cerámica y diversas ofrendas, se informó.
Arqueólogos de la Universidad Pedro Ruiz Gallo, informaron que también se encontraron sacrificios humanos, donde hay una tumba de un personaje principal con diversos tipos de ceramios.
 
Los arqueólogos revelaron que este personaje tendría alguna jerarquía ya que tiene dos vasijas que resaltan, las cuales corresponde a una forma de cabeza con una protuberancia en el mentón.
 
Con esta evidencia se supone que corresponde a una persona que se dedicaba al chacchado de coca, mientras que otra vasija es de un personaje que lleva coca a la espalda.
 
Indicaron que los entierros corresponden a hombres y mujeres, e incluso se encontraron niños de dos años que fueron mutilados a la altura de sus extremidades inferiores, y que habrían sido parte de las ofrendas humanas para estos 17 sepulcros.
 
Se informó que las excavaciones seguirán, pues se esperan más resultados con las investigaciones que se vienen llevando a cabo en el lugar.
Agencia Andina.
Publicado: 2/9/2016    

Hallazgo de la Sacerdotisa de Chornancap fue recreado en obra teatral de títeres en Museo Brüning :


Lunes, 22 Julio 2013
El Ministerio de Cultura, a través de la Dirección Desconcentrada de Cultura de Lambayeque, el Proyecto Especial Naylamp y el Museo Arqueológico Nacional Brüning, estrenó el sábado 20 de julio una obra teatral de títeres en el Museo Brüning con el fin de promocionar el hallazgo de la tumba de la Sacerdotisa de Chornancap.
La puesta en escena de la Sacerdotisa de Chornancap estuvo a cargo del actor nacional, Wilbur Tirado Pérez. Con títeres de guante, marote y varillas, la obra narra el importante descubrimiento arqueológico del personaje de la elite de la cultura Lambayeque que gobernó hace 1200 años esta zona del país. 
La cosmología recreada nos lleva a esa época perdida, en donde seres mitológicos y deidades zoomorfas interactúan con la Sacerdotisa de Chornancap para la conservación del ciclo que sostiene la humanidad. Esta importante muestra teatral será repuesta próximamente y la Dirección Desconcentrada de Cultura de Lambayeque la presentará, además, en los diversos distritos de la región.
La tumba de la sacerdotisa fue hallada en octubre del 2011 en Huaca Chornancap (Lambayeque). En ella se encontró un fastuoso ajuar compuesto por orejeras, conchas spondylus y joyas. Se trataría de una soberana o reina de la época que grafica el poder femenino en la cultura Lambayeque.
Ministerio de Cultura.
Sacerdotisa de Chornancap habría sido concubina de personaje de élite Lambayeque :

portada
Arqueólogos descubren otro personaje de la élite Lambayeque en la huaca Chornancap (Lambayeque).
Lambayeque, jul. 12 (ANDINA).La sacerdotisa que gobernó hace 1,250 años en la región norteña de Lambayeque habría sido la concubina del nuevo personaje de élite descubierto a 60 centímetros de su tumba, en la huaca Chornancap, sostuvo hoy el director del museo Brüning, Carlos Wester.

“Podría tratarse del personaje principal y la sacerdotisa una de sus concubinas, o solamente son dos personajes de élite unidos por la estructura ideológica y ceremonial de la cultura Lambayeque, cuyo vínculo debe mantenerse más allá de la muerte”, explicó como hipótesis.

Refirió que el nuevo contexto funerario corresponde a un hombre enterrado mirando hacia el oeste (hacia el mar), a diferencia de la sacerdotisa que mira al este, y habría habitado en el siglo XII después de Cristo.

“Junto al cráneo se ubicó un par de orejeras de oro grandes (con adornos) en forma de ola y otro par a un costado”, detalló el investigador a la Agencia Andina.

Wester refirió que el descubrimiento demuestra que el territorio de Chotuna-Chornancap constituyó no solo un centro ceremonial, sino el escenario donde los palacios, tras la muerte de sus ocupantes, se convierten en su mausoleo o sepultura.

Este nuevo personaje de élite presenta una compleja y rica asociación de ofrendas de concha spondyllus, cerámica, crisoles, corona con adornos simbólicos (imagen del mítico Naylamp), orejeras de oro con la representación de la ola antropomorfa, pectorales de concha, entre otros que apenas han asomado.

“En la frente está la vincha de cobre, tiene un pectoral de conchas y alrededor vasijas de doble gollete, bastones y las conchas spondyllus que proceden del Ecuador, lo que demuestra que nuestra cultura o las trajo desde allá o las recibió de visitantes de ese país”, indicó.

Precisó que la cerámica hallada procede de Cajamarca, por su clásico color rojo y otras características.

Según el investigador lambayecano, la tumba del individuo de la élite Lambayeque comprueba, una vez más, la compleja tecnología orfebre por la elaboración de las joyas y vasijas.

“Este descubrimiento también es inusual en la arqueología peruana porque normalmente los personajes encontrados tienen cada uno su propia tumba, algo que no ha sucedido aquí en Chornancap”, dijo.

Hasta antes de este descubrimiento, agregó, solo se conocían manifestaciones artísticas y arquitectónicas en Chornancap, pero ahora han salido a la luz dos personajes que habrían ostentado hegemonía política y religiosa.

“Este hallazgo es un regalo de la historia, el que coincide con el 91º aniversario del museo Brüning”, comentó.

Wester mencionó que este suceso ha generado no solo el entusiasmo y la satisfacción de los investigadores, sino que abre la posibilidad de entender con mayores argumentos a la civilización Lambayeque, desarrollada durante los siglos VIII al XIV después de Cristo.

El director del proyecto expresó su gratitud al Ministerio de Cultura y a la  porque este descubrimiento es el éxito del Estado y le pertenece a los peruanos.

"Este hallazgo constituye el más categórico resultado de un proceso de investigación científica que en su sexto año logra resultados que enorgullecen", puntualizó.
Agencia Andina
Publicado: 12/7/2012     
Guillermo Gonzalo Sánchez Achutegui