Mi lista de blogs

jueves, 4 de septiembre de 2014

La Casa de la Loma tiene un Fantasma: Capítulo CCLXXV.- Los hermanos Manchay sostienen dura lucha con el espíritu diabólico y es vencido por Don Porfirio, pero no derrotado....

Hola amigos: A VUELO DE UN QUINDE EL BLOG., continuando con la historia de La Casa de la Loma tiene un Fantasma y como informamos en el capítulo anterior, Florencio después de haber vencido al hueste satánico de Rosenda, y cuando todos en la familia pensaban que se deshicieron  del fantasma, pero estaban equivocados, por que el espíritu se negó aceptar su derrota y dio batalla, primero en forma invisible y luego Horacio lo descubrió con "agua bendita" que sopló sobre su cabeza y cayó una mole cuya masa tiene una figura humana...

Aquí en la imagen observamos una típica casa en la Comunidad Campesina de Socchabamba, Ayabaca, Piura, Perú; es una construcción de adobe con techo de tejas rojas y a dos aguas, sobre el techo distinguimos un fantasma que viene a ser el "El Rey de las Tinieblas" : Satanás, seguido de vampiros y una siniestra sombra negra que rodea al misterioso personaje satánico, para comprender la narrativa de la obra literaria: "LA CASA DE LA LOMA TIENE UN FANTASMA" , esta imagen será nuestro símbolo de identificación y el logotipo en creación, impresión y distribución literaria. Con reconocimiento de derechos de autor, con Partida Registral Nº 00393-2010, Asiento 01, con fecha 27 de marzo de 2010 por INDICOPI.
 
Este es el símbolo de Marca Perú, que distingue para todos los productos elaborados por peruanos.
 
Horacio Manchay quien resistió el acoso del espíritu satánico de Rosenda, quien ahora se transformó en un gigante con forma humana desproporcionada que Horacio junto a él, parecía un enano; pero esa impresión no desanimó  al retador y con más energía, con los cojones bien plantados, dijo:
--- Jajajaja, yo también me río espíritu satánico, crees que apareciendo como un gigante nos vencerás, jamás lo permitiremos y gracias a las armas benditas te destruiré.
Y de las palabras, Horacio pasó a los hechos aprovechando su iniciativa de defensa y ataque, nuevamente sorbió (aspiró) una buena cantidad de "agua bendita" de la botella y sacó de su bolsillo una navaja que celosamente la guardaba como su mejor arma para defenderse; esta navaja, él la compró en Ayabaca, a un herrero quien la había fabricado por pedido expreso de un sacerdote franciscano.
Quien llegó de visita y cuando la vio le impresionó tanto que la vio como arma muy ofensiva y la rechazó como para llevarla a la Iglesia, pero con cortesía le pagó el valor acordado con el Herrero y le dijo que se quede con el arma.
El herrero que veía al Sacerdote como a un: "Padre Santo"(porque usaba sotana de color beige oscuro asegurada con color blanco a la cintura), le pidió que le eche su bendición a la navaja; el sacerdote accedió al pedido; se puso una estola sobre los hombres, y dijo:
--- En nombre de Dios Todopoderoso, te bendigo, para que seas usada defendiendo tu Santo Nombre Divino Redentor, y que los huestes diabólicos sean derrotados blandiendo y defendiendo al poseedor de esta navaja: En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo, amen, amen, amen.
Tal vez, el herrero estaba sumamente concentrado  en sus cinco sentidos; en lo que estaba viendo, que vio una luz como un rayo que fue directo a la navaja  y se quedó allí; luego el monje se despidió y salió.
Después de un tiempo, el herrero no le dio el verdadero valor a su arma; o mejor dicho no la necesitaba y decidió venderla al mejor postor;  salió un sábado y se fue al Mercado Viejo y justo se encontró con un joven campesino pero bien plantado y se dirigió a él, y le propuso venderle el arma blanca.
Ese joven era Horacio Manchay, quien al observar la navaja de inmediato aceptó comprarla, se pusieron de acuerdo en el precio y el herrero entregó su arma bendecida por un sacerdote franciscano, que nunca más lo volvió a ver, y cuando fue a la Parroquia a preguntar por éste monje; el Sacristán respondió que nunca había llegado un jesuita a esa parroquia.
Horacio Manchay,  con el "agua bendita" en la boca y con su navaja al rastrillo, se enfrentó decididamente a la mole satánica, quien con una espantosa voz ahuecada y gutural, trató de intimidar al joven Manchay, gritándole, así:
--- jajajaja..jajajaja..ja.. vas a morir miserable granuja, haberte atrevido a atacar: Al señor de Señores y dueño del Mundo... Y los insectos raposos, tienen que morir aplastados por mis pies..jajajajajaja
Y en efecto, la mole gigantesca que se apreciaba con una altura de 3 metros, dio un salto, que rozó contra el techo y se abalanzó contra los cuerpos vivos de Horacio y dos de sus hermanas.
Pero éste joven quien adivinó las intensiones del fantasma, se hizo a un lado, y sopló con todas sus fuerzas; el agua bendita, cayendo de lleno sobre el lomo de la "bestia" cayendo desplomado sobre el piso; instante que favoreció a la iniciativa de Horacio, que ahora fue él, quien se abalanzó  contra la mole satánica y le atacó de diestra a siniestra y así sucesivamente , pero no había materia, todo era aire comprimido, formando  la figura diabólica; aún así, no se daba por vencido.
Repentinamente  la mole diabólica se formó de nuevo, pero esta vez  flotaba en el aire y constantemente rozaba con el techo, era misterioso y espeluznante observar que el descomunal fantasma ni se rozaba con nada, cuando el cuerpo se chocaba con una de las llaves(vigas de madera), simplemente la traspasaba como si no existiera ese obstáculo.
Florencio, ya logró recuperar su ser y decidió ayudar a su hermano Horacio, le pidió la botella de agua bendita y sorbió una gran cantidad, reteniéndola en la boca y se lanzó contra la mole, desde una escalera, lanzando el soplo con toda la fuerza que le permitía el cuerpo, pero como era un cuerpo gaseoso de la "bestia" escapó, sin que le haya llegado una gota de agua y de nuevo empezó con los ataques verbales, "diciendo así":
--- Escúchenme insectos rastreros, sus minutos de vida están contados, ahora mismo daré el ataque final para acabar con ustedes y se convertirán en polvo y ceniza que me la llevaré al "País de las Penumbras"(Limbo), donde recuperarán su forma y con ese cuerpo irán a arder  a los quintos infiernos,jajaja..... jajaja......... jjajajaja...jaja..
Horacio y Florenció escucharon esas expresiones, como una sentencia de muerte, pero no se desanimaron y presentaron batalla, ofreciendo sus cuerpos, justamente lo que esperaba la "bestia" y como un remolino de aire pesado, se abalanzó contra los hermanos envolviéndolos y los impulsó por las aires, con tal fuerza descomunal que sus cabezas rozaron con el techo de la casa y los soltó en esa altura, cayendo pesadamente  al piso; Florencio abajo   en su encima Horacio y destrozó su botella de agua bendita; haciéndose añicos y mil pedazos.
En esta desigual y aterradora batalla. aún no habían ni vencidos ni vencedores, por que si bien Florencio perdió el depósito que contenía el "agua bendita", pero aún disponía de la navaja que era su única arma para luchar contra la "bestia".
La mole fantasmagórica, creyéndose victoriosa al poner fuera de combate a los hermanos Manchay, pero nunca contó con la reacción de Don Porfirio, quien que además del "agua bendita" disponía de un crucifijo muy grande que se parecía a una figura  con cuatro aspas o aletas todas hechas de plata de 9 décimos.
Don Porfirio, al ver a sus hijos caídos, fue al dormitorio en búsqueda del crucifijo y de pasó encontró otra botella del agua bendita, éste líquido era una herencia de su padre, que se había vuelto muy misterioso, por que estando tantos años embotellada, el agua no mostraba signos de descomposición, siempre ese veía cristalina y al moverla se formaba una imagen de Jesucristo.
Don Porfirio, dotado con dos poderosas armas, salió y estando en la sala se enfrentó con decisión; sorbió(aspiró) una buena cantidad de agua y con el Crucifijo levantada, dijo:
--- "Sal de mi casa espíritu del más allá, éste no es el lugar de tu descanso, por el poder de Dios, te ordeno salir o si te niegas serás destruido gracias al agua bendita, y este Crucifijo"
Todos estaban sorprendidos de como podría hablar Don Porfirio, si tenía la boca llena del agua bendita, nadie lo sabe ni lo sabrá nunca; por que como consecuencia de las retadoras palabras, el espíritu diabólico se redujo al tamaño de un ser común y como seguía siendo gaseoso, formó un pequeño remolino, que con fuerza abrió la puerta lateral de la casa y se fue, pero no sabemos si regresará...... Continuaremos.......
Guillermo Gonzalo Sánchez Achutegui
ayabaca@hotmail.com
ayabaca@gmail.com
ayabaca@yahoo.com
Inscríbete en el Foro del blog y participa : A Vuelo De Un Quinde - El Foro!