Mi lista de blogs

domingo, 19 de octubre de 2014

La Historia del Amor Cruel : Capítulo CLXXII.- Olzagon fue sometido a dura prueba para conocer su reacción ante hechos inesperados adversos....

Hola amigos: A VUELO DE UN QUINDE ELE BLOG., continuando con La Historia del Amor Cruel entre Iarma y Olzagon, y como informamos en el capítulo anterior; Olzagon inició su primer día como vendedor en la Fábrica de Productos Plásticos "El Ideal" y convenció al gerente Don Santiago, para que lo envíe a visitar al Supermercado "Mercado Gigante"; sugerencia que fue aceptada, lo que facilitó a Olzagon para acelerar la entrega de la mercadería, que él mismo vendió de la Fábrica de Productos Plásticos "El Dorado"; contó con la colaboración del Supervisor de Almacenes, que no afectó la declaración de insolvencia que la Fábrica hizo en forma dolosa para evitar cumplir compromisos empresariales.



Aquí en la imagen observamos una típica representación de la terrible situación que muchos hogares atraviesan en el transcurso de existencia por que siempre hay la existencia de un tercer elemento (amante tanto para él como para ella) que como una tentación tenebrosa carcomen la consistencia del matrimonio, y más si los esposos viven solamente la apariencia y no la triste realidad de que no son felices. Fuente: Archivos del blog. Obra Literaria reconocida con Derecho de Autor, según Partida Registral No. 00855-2012, Asiento: 01; con fecha: 10 de Agosto de 2012, por : INDECOPI.
 
Este es el símbolo de Marca Perú, que distingue para todos los productos elaborados por peruanos.



Olzagon, logró un rotundo éxito, gracias al empeño denodado en la entrega de la mercadería al Supermercado; esa misma mañana acompañó al primer convoy de camiones que en número de cinco cargaron los productos en tres viajes consecutivos; siendo aproximadamente las 13:00 horas del día entregó el último lote.
Olzagon visitó la oficina del supervisor, allí  lo encontró y este fue el dialogo:
Olzagon, le dijo:
--- Señor Supervisor he cumplido con la palabra empeñada, gracias a la colaboración de los camioneros y al apoyo decisivo de la Supervisión de Almacenes de la Fábrica "El Dorado", se logró entregar la totalidad del pedido.
El Supervisor que se limpiaba la cara por el sudor que tenía por las pésimas noticias que escuchó la noche anterior, y contestó:
--- Amigo, Olzagon hasta este momento me pregunto: ¿Por qué fui tan  ingenuo en pagar mercadería que ni siquiera la observé; sin  embargo, agradezco al Todopoderoso que me envió a una persona como usted, que puso todo de su parte para el cumplimiento del compromiso comercial....
El Supervisor se toma una pausa y prosiguió:
--- Te juro amigo Olzagon, que anoche no pude conciliar el sueño; pensaba en la quiebra de la Fábrica y el descrédito de mi persona ante mis jefes, al haber pagado por adelantado algo que nunca observé; pero a Dios gracias ya salvamos esta embarazosa situación....
Nuevamente, el Supervisor se toma un descanso y finalizó:
--- Muchas gracias amigo Olzagon, si tu deseas en este momento te invitó a almorzar y después formulamos el pedido de tus bolsas con asa.
Olzagon, quien había amarrado  el compromiso con la ventas de las bolsas, accedió a la invitación y contestó:
--- Encantado señor Supervisor compartir el almuerzo con usted y tal como lo dijo al finalizar la comida hacemos el pedido para presentarlo a la Gerencia de la Fábrica y estudiar la entrega inmediata y como estoy tan seguro, será un éxito comercial el uso de las bolsas plásticas con asa. (estamos escribiendo de los años 1970s).
En seguida el Supervisor, pidió permiso a Olzagon para firmar documentos importantes y los entregó a la Secretaria, cerró la oficina y partieron a almorzar al restaurante más lujoso de la Ciudad.
Bien valía el gasto, después de todo el apresurado Supervisor salvó el pellejo gracias  a la habilidad de Olzagon.
La amistad, entre Olzagon y el Supervisor se cimentó con mucha armonía, y le recordó si algún día; decide trabajar en el Supermercado las puertas están abiertas y contará con su apoyo total en la admisión...
Finalizado el almuerzo, el Supervisor y Olzagon regresaron al Supermercado "Mercado Gigante", ahora ya empezaba el momento serio en las ventas.; entonces, Olzagon abrió su "maletín de vendedor", sacó el muestrario, y tenía una impecable presentación, que motivó al Supervisor a efectuar la compra. 
Era la primera vez, que el Supervisor compraba ese  tipo de mercadería; después de un amplio debate por los descuentos y promociones, se llegó a formular el pedido por 23.50 toneladas, era una venta  fabulosa, que parte de ella será enviada a toda la cadena y según la aceptación,  se ampliarán los pedidos en la próxima compra.
Con el pedido en mano ya firmado por el Supervisor de compras; Olzagon se despidió de su cliente y partió de regreso a la Fábrica, al llegar encontró a don Santiago muy enojado e influenciado por el Coordinador de ventas, que incluso le sugirió despedir a Olzagon, y de frente le dijo:
--- Olzagon, como es posible que hayas defraudado a mi confianza que deposité en tu persona, por que tu sigues trabajando en la otra Fábrica; yo envié al Coordinador de Ventas para que husmié el movimiento de esa Fábrica y te vio que te embarcaste en un camión lleno de mercadería...
Don Santiago, se toma una pausa y agregó:
--- Me estoy preguntando si tu ingreso a mi Fábrica, sea un acto de espionaje a favor del competidor y de ser cierto, es un acto de deslealtad y mala fe; aunque no temo a la competencia, pero siempre hay documentos y asuntos propios de cada empresa que son completamente reservados....
Y finalmente el Gerente añadió:
--- He conversado con el Coordinador, para que te sustituya con otro vendedor y lamento mucho pedirte que devuelvas el maletín, por que dejaste de ser empleado aquí...
Olzagon, no sabía que decir, todo fue tan sorpresivo que el despido lo agarró frío; pero reaccionó y contestó:
--- Señor Santiago Carboleni, creo que el Coordinador le dijo la verdad, en cuanto que me vio en el Almacén de la Fábrica "El Dorado"; en efecto yo fui allí, para acelerar la entrega de mercadería ya comprada por el Supermercado "Mercado Gigante", eso fue un acto de cooperación para evitar que el cliente sea perjudicado por la declaración de insolvencia de la Fábrica y vaya que se cumplió con la colaboración de choferes y el almacenero....
Olzagon, se toma un descanso, mirando fijamente la cara del enojado gerente y agregó:
--- No sé como le informó el señor Coordinador todo lo que vio; pero ese acto, fue el último que hice desde esa Fábrica, ya no tengo ninguna unión a ellos, todo fue un compromiso asumido por ambas partes,  a cambio de esta acción, fue que la Supervisión de Compras del Supermercado "Mercado Gigante" nos haga un pedido que en principio será solo a éste Supermercado y en adelante se podría lograr que lo haga para toda la cadena a nivel nacional  y gracias a esa cooperación que hice, se ha logrado un pedido de 23.50 toneladas de bolsas plásticas con asa en todas las medidas.
Finalmente, Olzagon considerándose como ex empleado, dijo:
--- Señor Carboleni, yo nunca defraudé su confianza, solamente hice como dice el refrán: "Una mano lava a la otra y las dos lavan la cara", esa fue mi acción para lograr un gran pedido, pero como usted acaba de despedirme, influenciado por el Coordinador de Ventas, le ruego  envíe el pedido y hágalo directamente para no dañar la venta ni la imagen de su Fábrica y no se pierda a un cliente potencial de gran envergadura para la Fábrica, que hasta ahora nunca logró conquistarlo.
El Gerente, con habilidad para resolver asuntos con el personal, cambió su anterior parecer y con mayor razón escuchar una venta de 23.50 toneladas de bolsas plásticas un sueño acariciado por la Fábrica desde hacía mucho tiempo; que en un principio tuvo una cara de pocos amigos, cambió su semblante con una sonrisa que se volvió carcajada y dijo:
--- Olzagon solamente fue una broma tal vez muy pesada de mi parte; pero quería provocarte ante hechos inesperados y realmente pasaste la prueba; demostraste una serenidad increíble digna de encomio y salvaste con creces un mal momento con suele suceder a los vendedores......
Don Santiago hace una pausa y finalizó:
--- Como crees que  te iba a despedir, si algo me anticipaste que tratabas de cumplir con un compromiso con el Supermercado "Mercado Gigante" y una vez más demostraste lealtad al cliente; pues me siento orgulloso de contar con tus servicios como vendedor en mi Fábrica y ahora muéstrame el pedido para disponer su inmediato despacho..... continuaremos......
Guillermo Gonzalo Sánchez Achutegui
ayabaca@gmail.com
ayabaca@hotmail.com
ayabaca@yahoo.com
Inscríbete en el Foro del blog y participa : A Vuelo De Un Quinde - El Foro!