Mi lista de blogs

domingo, 15 de marzo de 2015

La Casa de la Loma tiene un Fantasma: Capítulo CCXCIX.- Horacio aplicando la experiencia acumulada logra dominar al último torete, que trató de embestirlo y fue salvado por el caballo negro...

Hola amigos: A VUELO DE UN QUINDE EL BLOG., continuando con la historia de La Casa de la Loma tiene un Fantasma, y como informamos en el capítulo anterior; Horacio Manchay estaba empeñado en un entrenamiento de doblegar toretes ariscos, era un desafío que se practicaba en Ambasal, que justamente con motivo de la Celebración de la Festividad Religiosa, ofrecida honor a San José de Ambasal, y como desarrollo de la fiesta había competencias de lacear y doblegar toretes ariscos desde la montura de un caballo; reto para este tipo de competencia, para Horacio era la oportunidad para competir junto o contra Natalia "ojos verdes" quien era una joven hacendada ecuatoriana, soltera y tomó una fuerte curiosidad en conocer al Primo  de Jurupe, que le había mencionado su amiga Adelaida. Horacio, estaba luchando contra el último torete, y éste animal al sentirse sujetado por la veta(cuerda) dio la vuelta y trató de embestir; por escasos milímetros escaparon Horacio y Adelaida, aún así el torete logró enlazar su asta con la blusa de la espalda de Adelaida.

Aquí en la imagen observamos una típica casa en la Comunidad Campesina de Socchabamba, Ayabaca, Piura, Perú; es una construcción de adobe con techo de tejas rojas y a dos aguas, sobre el techo distinguimos un fantasma que viene a ser el "El Rey de las Tinieblas" : Satanás, seguido de vampiros y una siniestra sombra negra que rodea al misterioso personaje satánico, para comprender la narrativa de la obra literaria: "LA CASA DE LA LOMA TIENE UN FANTASMA" , esta imagen será nuestro símbolo de identificación y el logotipo en creación, impresión y distribución literaria. Con reconocimiento de derechos de autor, con Partida Registral Nº 00393-2010, Asiento 01, con fecha 27 de marzo de 2010 por INDICOPI.
Este es el símbolo de Marca Perú, que distingue para todos los productos elaborados por peruanos.

Estamos llegando a las 17:00 horas del día, en Pacainio se encontraban Horacio y Adelaida, escapando a la embestida  del último torete; el animal fue laceado por Horacio, y tratando de sujetarlo por que pretendía escapar hacia la Quebrada Grande; huida que no le iban a permitir ni Horacio, menos Adelaida.
Horacio desde la montura de su caballo negro logró lacearlo, pero la fuerza descomunal del torete, tuvo que apearse y con la ayuda de Adelaida, detuvieron al torete, y éste animal no quería que nadie le obstaculice su huida;  retrocedió y trató de embestirlos en forma sorpresiva, quienes apenas tuvieron tiempo de escapar, aún así una asta cogió cogió la blusa por la espalda de Adelaida.
El torete trató de levantar por los aires el cuerpo de Adelaida, pero felizmente la blusa se rasgó y el asta quedó libre y como ellos huían cuesta arriba, el torete perdió terreno, quedándose rezagado por escasos centímetros de los cuerpos huidizos.
Pero, el torete no se daba por vencido, luego de un ligero resbalón, emprendió la subida por la pendiente del terreno, siguiendo sus planes de ataque, pero los jóvenes le sacaron ventaja y desde arriba Horacio, espantaba al torete dándole fuerte gritos que paralice la subida del animal, pero no entendía estaba demasiado agresivo.
Entonces, el caballo "negro" como le llamaba Horacio; intuyó y vio los graves peligros y aprietos que estaba padeciendo su amo; y con el hocico mordió la punta del otro extremo de la veta y haló hacia abajo con tanta fuerza que detuvo al torete y lo hizo tambalear y finalmente cayó cuesta abajo con la parte trasera si control y rodó un trecho, pero el torete reaccionó y se reincorporó y la emprendió contra el caballo que lo había doblegado.
El noble equino, sabía que estaba expuesto a merced del ataque del torete, si continuaba corriendo cuesta abajo; entonces soltó la veta y dio un viraje hacia arriba y haciendo tremendo esfuerzo  galopó hacia donde estaba su amo.
En cambio el torete que no pensaba, solo actuaba por instinto, aplicando la fuerza bruta no pude detener su brusca bajada y se fue con todo su cuerpo hacia la pequeña pampa( explanada); estando allí comenzó a raspar la tierra con las patas delanteras(manos), levantando polvo de tierra y mugía en forma agresiva; los cuatro restante toretes se reincorporaron y se unieron al quisquilloso;  hermano haciendo causa común vacuna.
Horacio, miró a Adelaida y telepáticamente se comunicaron en bajar hasta la misma pampa(explanada) y halar la veta que sostenía al díscolo torete, montó su caballo negro y cabalgó tan rápido como pudo, al llegar se apeó cogiendo el extremo de la punta de la veta y montó de nuevo para acercarse y de alguna manera meterse entre ellos saltar  a la nunca  del torete.
Entonces, los cinco toretes se juntaron tratando de huir del jinete que se venía contra ellos y haciendo una jugada casi suicida, se acercó al torete laceado y logró aflojar el botón que sostenía la penca de la veta aflojándose y se soltó la veta el cuello del torete quedando libre.
El animal que no razonaba, pero si actuaba por instinto, viéndose libre, paró en seco su huida hacia adelante , y retrocedió el cuerpo hacia atrás jugada que adivinó Horacio y dirigió su caballo hacia arriba, justo lo que esperaba el torete, quien como cazador, emprendió cuesta arriba para atacar al jinete montado que constituía su "presa".
Horacio, con la experiencia acumulada por los otros cuatro toretes, detuvo la subida y dio vuelta a su caballo y lo hizo tan rápido  que casi pierde el equilibrio el noble equino. Y sin saber a donde lo llevaba su amo, obedeció al movimiento de las riendas del jinete que también actuaba por instinto y cerebro; le tendió una trampa al torete, dirigió su caballo alejándose del torete, luego comenzó a bajar en forma diagonal hacia la derecha; el torete no pudo entender la jugada de su víctima y levantando la cola en señal de  ataque, siguió al jinete y cuando se acercaba, Horacio quitó el cuerpo hacia arriba, el pesado cuerpo del torete no pudo controlar su impulso y siguió torpemente hacia adelante en falso.
Entonces, Horacio quien  hábilmente dirigió su caballo, se le presentó la única oportunidad de doblegar al agresivo torete; guió de nuevo hacia abajo a  su caballo y aplicó espuelas hasta aproximarse al descontrolado cuerpo del torete y cuando lo tuvo a su alcance, soltó saltando de la montura y logró caer a la altura de la nuca del torete  y se aferró en las astas y el torete soportando mucho peso sobre su cabeza la bajó y sus patas delanteras se enredaron entre ellas  y perdió el equilibrio cayendo de bruces, soportando todo el peso de su cuerpo más el de Horacio y al caer la cabeza chocó contra el suelo y el cuello soportó el esfuerzo y peso;  que por poco se tuerce y no se produjo justamente por que indirectamente el cuerpo de Horacio le sirvió como cuña; impidiendo una muerte segura por rompimiento del cuello( en Socchabamba se llama desnucado por el rompimiento de la nuca, también le llaman rodado, por que una de las astas se introduce en el suelo y por el peso del cuerpo al caer de costado se rompe todos los huesos de la nuca).
El torete completamente agotado y con un asta introducida parcialmente en el terreno, fue doblegado fácilmente por Horacio, que se dio el lujo de  colocar el lazo de su veta a las astas del torete, sin que éste reaccione; el jinete rápidamente se levantó y elevó las dos brazos en señal de triunfo; que no se hizo esperar la felicitación de Adelaida, quien abrazó amorosamente al primo, diciéndole:
--- Primo Horacio, tu serás el próximo hacendado de la Hacienda  "Loma Fértil"  de Macará, estás dotado de : Coraje, arrojo, habilidad para domar y actitud para triunfar, creo que con esas "amorosas armas" conquistarás el corazón de Natalia "ojos verdes".
Ambos primos, festejaron las ocurrentes expresiones, cuyas palabras promisorias, retumbaron en la hoyada de Quebrada Grande.
Luego retiraron la veta del último torete, los arriaron hacia la Quebrada Grande para que retornen al potrero de donde se salieron, ahorrándole el trabajo a Hilario y sus peones que desconociendo por completo la ubicación de los toretes, los cinco regresaban y se toparían con sus seguidores.
Siendo aproximadamente las 18:00 horas del día (6:00 de la tarde) era la "Hora de la Oración", muy pesada en algunos lugares, por que los espíritus malignos afloraban desde el interior de la tierra a acosar a los humanos......
Continuaremos...................
Guillermo Gonzalo Sánchez Achutegui
Inscríbete en el Foro del blog y participa : A Vuelo De Un Quinde - El Foro!