Mi lista de blogs

domingo, 24 de mayo de 2015

La Historia del Amor Cruel: Capítulo CXCVI.- El Fiscal Juan, narra su historial mujeriego con intenciones de conmover a Pamela...

Hola amigos: A VUELO DE UN QUINDE EL BLOG., continuando con La Historia del Amor Cruel, entre Iarma y Olzagon y como informamos en el capítulo anterior; dentro del Restaurante "Le Liberté Café" de París, estaban sentados en una mesa tres personajes: El Fiscal Juan, Pamela y el abogado Juarez; saboreaban una taza de café; antes se sirvieron un cóctel cargado de licor que perturbó la estabilidad emocional de Pamela; quien pidió el doble de la copa y  lo mismo hicieron los otros dos; ella antes había rechazado una invitación del Fiscal para cena ir juntos ese mismo día; ahora se entusiasmó y pidió al Fiscal, llevarla a su hotel si ella excedía sus bebidas alcohólicas y por su puesto "el ángel de la guarda" aceptó avivando sus apetitos lujuriosos despertados por la pasión de poseerla......


Aquí en la imagen observamos una típica representación de la terrible situación que muchos hogares atraviesan en el transcurso de existencia por que siempre hay la existencia de un tercer elemento (amante tanto para él como para ella) que como una tentación tenebrosa carcomen la consistencia del matrimonio, y más si los esposos viven solamente la apariencia y no la triste realidad de que no son felices. Fuente: Archivos del blog. Obra Literaria reconocida con Derecho de Autor, según Partida Registral No. 00855-2012, Asiento: 01; con fecha: 10 de Agosto de 2012, por : INDECOPI.
Este es el símbolo de Marca Perú, que distingue para todos los productos elaborados por peruanos.

El Fiscal Juan, se sentía todo un macho como el más dichoso que fornicaría a una hembra; al  menos esos eran sus pensamientos y se cuidó muy bien de desprenderse de la presencia de su amigo el abogado Juarez, quien al momento de contestar a Pamela aceptando "protegerla", agregó que el abogado abandonaría la mesa luego termine su taza de café y los panecillos que le atendieron.
Los tres personajes totalmente libres de las barreras de contención del comportamiento personal; se sentían holgados y sumamente livianos gracias al cóctel que ingirieron antes; y Pamela le entusiasmaba el sabor y la curiosidad de conocer a un Fiscal francés libando tragos.
Probablemente pensaba que más tarde, el día se volvería dichoso en compañía de alguien que antes lo rechazó- "Caprichos de Pamela" - Ahora le gustaba y mentalmente comenzó a desnudarlo para poseerlo.
Pamela, aún sobria y solamente motivada por la ingesta del cóctel, también pensaba que ya no había compromisos pendientes con Feder, después de todo fue él, quien la abandonó en el hotel; ahora tenía la oportunidad de disfrutar de una noche de pasiones.
Entonces, en sus pensamientos ella, llegó a la conclusión: 
"¿Por qué no acostarse con el Fiscal?"
Y siguió en sus pensamientos:
"Quien no solamente  podría ayudar a sacar de la cárcel a Feder, sino que también podría darle su merecido a Sobeida".
Pamela, estuvo tan sumida en sus pensamientos;  que no había escuchado lo que el Fiscal le estaba indicando que ya llegó el nuevo pedido de los cócteles.
El mesero sirvió  unos vasos gigantes llenos de espumoso licor, adornados con rodajas de naranjas en los filos, más un cánula insinuante para sorber el seductor licor. Era una fina presentación de la alta culinaria francesa.
La particularidad fue que el mesero sirvió cada vaso acompañado de otro más pequeño; igualmente lleno del espumoso licor y los puso al centro de la mesa un azafate con bocaditos de sal y dulce para que los clientes piquen mientras beban.....
Entonces, el Fiscal se puso de pie; levantando su nuevo trago para hacer un brindis; lo que motivó que Pamela,  y el abogado Juarez también se levanten de sus asientos y dijo:
--- Señorita Pamela, doctor Juarez, brindemos por nuestra amistad,  compartiendo con aprecio y respeto, y en espacial por usted señorita Pamela; y que éste momento sea el inicio de conocernos para que nos conduzca a cimentar una dichosa amistad duradera en el tiempo.
 ¡¡¡ Salud !!!, ¡¡¡ Salud !!!.
Los tres personajes chocaron sus copas y aspiraron (sorbieron) parte de sus tragos y fue justamente Pamela quien inició la conversación, mirando al Fiscal Juan, le preguntó:
--- Doctor Juan, sino me equivoco usted debe estar frisando los 40 años, no es mi intención ofenderlo y le preguntó: ¿Es usted casado? por favor conteste la verdad.
El Fiscal quien se mantenía sereno, con la testosterona dirigida a conquistar el cuerpo de Pamela que estaba actuando como su interrogadora y le contestó:
--- Señorita Pamela, si lo soy desde hace 20 años, pero mi matrimonio  funciona solo en formula,  por que con mi mujer  ya no pasa nada, ella se volcó con todos sus hijos y yo no tengo espacio en su corazón; debo reconocer que  en un gran porcentaje de esta separación soy el único culpable, originado por mis constantes aventuras extra matrimoniales...
El Fiscal, hace una pausa y agregó:
--- En cuanto a las fornicaciones no soy tan culpable, por que mis propias colegas me esperaban en sus camas y como soy un débil de carácter, terminaba haciendo el amor con ellas y algunas se me habían prendido y se  negaban abandonar la relación, y al desprenderme de ellas, por la fuerza,  éstas como represalia me tendían trampas haciendo el amor y habían llamado a mi mujer...para que me encuentre  infraganti....
Nuevamente el Fiscal se toma un descanso y agregó:
--- Como además de abogado; soy sociólogo, conozco el comportamiento de las personas y aprovechando de esa ventaja; ella era convencida y creía y me perdonaba, aún encontrándome en la cama de la otra....
El Fiscal, hace otro descanso y añadió:
--- Estas salidas con las colegas se volvieron constantes.hasta que alguien me vio entrar a un hotel y le avisaron a mi mujer; ella llegó al aposento, el personal de servicio abrió la puerta y allí estaba yo haciendo el amor a una abogada; mi esposa me vio y no dijo nada, solo salió, yo con la vergüenza y mi compañera de cama igual, optamos por separarnos y no vernos nunca más, pero eso no se cumplió, por que ella era litigante y por razón de su trabajo nos veíamos casi todos los días y de vez en cuando terminábamos el día en su alcoba.
Y finalmente el Fiscal, dijo:
--- Señorita Pamela, ahora soy un hombre solo y abandonado por la esposa y ninguna de mis ex amantes se acuerdan de nuestro pasado, todas me han dado la espalda, estoy deprimido buscando los brazos de una buena mujer que me acoja con mis defectos y vivir con intensidad el amor libre sin ataduras ni compromisos, soy un experimentado amante, a todas las mujeres que me hicieron su pareja las hice felices en la cama, tanto era así que ellas deliraban de placer; pero todo es pasado, ahora soy un gallo en un gallinero sin gallinas......
Continuaremos..................
Guillermo Gonzalo Sánchez Achutegui
ayabaca@gmail.com
ayabaca@hotmail.com
ayabaca@yahoo.com
Inscríbete en el Foro del blog y participa : A Vuelo De Un Quinde - El Foro!