Mi lista de blogs

domingo, 14 de junio de 2015

La Historia del Amor Cruel: Capítulo CXCIX .- Pamela y el enamorador Fiscal, abandonan el Restaurante y viajan en limusina a su nido de amor......

Hola amigos: A VUELO DE UN QUINDE EL BLOG., continuando con La Historia del Amor Cruel entre Iarma y Olzagon y como informamos en el capítulo anterior estaban sentados en una mesa del Restaurante "La Liberté Café", el Fiscal Juan y su acompañante Pamela; ya habían bebido varios cócteles, instantes que comenzaron a aflorar sentimientos  contenidos o represados por el temor a expresarlos; Pamela se explayó a su gusto, que afectó emocionalmente al Fiscal por ser el culpable del encarcelamiento de Federico; asimismo el corazón también avanzaba limando asperezas y acercando sentimientos, lo quedó demostrado al llegar la nueva tanda de tragos y Pamela brindando comenzó a tutear al Fiscal para disfrutar mejor los tragos......



Aquí en la imagen observamos una típica representación de la terrible situación que muchos hogares atraviesan en el transcurso de existencia por que siempre hay la existencia de un tercer elemento (amante tanto para él como para ella) que como una tentación tenebrosa carcomen la consistencia del matrimonio, y más si los esposos viven solamente la apariencia y no la triste realidad de que no son felices. Fuente: Archivos del blog. Obra Literaria reconocida con Derecho de Autor, según Partida Registral No. 00855-2012, Asiento: 01; con fecha: 10 de Agosto de 2012, por : INDECOPI.
Este es el símbolo de Marca Perú, que distingue para todos los productos elaborados por peruanos.

Pamela, a quien le estaba yendo muy bien con la ingesta de los tragos, quien al hacer el brindis con su acompañante el Fiscal Juan, le pidió que en adelante se tutearían; era un síntoma  que ella quería algo más motivada por el efecto del licor; no olvidemos que en momentos atrás ella rechazó la invitación del Fiscal para ir a su departamento; incluso el galán le ofreció una limusina.
El restaurante estaba completamente lleno de clientes, incluso en la parte exterior habían personas esperando turno que se desocupe una mesa para ingresar; los privilegiados seguían disfrutando de la comida y los tragos; los únicos que no comían, pero si bebían eran: Pamela y el Fiscal Juan.
Justamente éste último, estaba muy entusiasmado que ya era hora de ajustar la conquista y le cogió la mano derecha de su pareja y se la llevó a sus labios besándola tiernamente y le dijo:
--- Adorada mía, eres una hembra dotada de un seductor y exquisito cuerpo y siendo tu pareja deseo hacerte mía; hay una corriente cautivante que  invita a nuestros cuerpos a unirnos para disfrutar una dichosa pasión en mi alcoba que está esperándonos lista para abrigar y cobijar el desfogue de nuestros deseos.....
Pamela, sin tocar la mano de su galán, interrumpió amablemente y replicó:
--- Amigo Jean (Juan) me seduciste por tu franqueza, aunque no eres romántico como a toda mujer le gusta; sin embargo, haz ido directo y eso es válido, pues nos vamos, si no me equivoco ibas a pedir una limusina y mientras llega agotaremos la última gota de los tragos.....
El Fiscal, un mujeriego seductor, acababa de conquistar  a la chúcara Pamela y como buen amante, le haría pasar y disfrutar una tarde glamorosa en su alcoba y como ya habían bebido el último trago, el estómago pedía comida, pero en estas condiciones quien desea comer, había otro hambre que tenía que ser satisfecho y ese hambre era Sexo.
Pamela, ya casi ebria, pero aun conservaba la lucidez y pensó para sus adentros:
"A éste, me como vivo, ojalá resista mi ímpetu  amoroso. Y por su puesto jugaremos en la cama y como es un conquistador, ojalá sepa todas las poses que me harán delirar en el coito".
El Fiscal que actuaba como galán, ya había satisfecho sus dosis  de licor, y después de pedir el carro siguió conversando con Pamela con un lenguaje de amantes; ella ya no se incomodaba, más bien los galanteos le llegaban como frases celestiales a sus oídos.
En esos momentos llegó la limusina, era un carro impresionantemente lujoso y con chofer vestido pulcramente con terno de color oscuro.
Ambos personajes se pusieron de pie, en esa posición bebieron la última gota del licor y la azafata trajo la cuenta; el Fiscal metió mano al bolsillo y pagó lo consumido y se encaminaron hacia el carro; el chofer se bajó y abrió la puerta, antes saludó muy cortésmente a sus clientes; ellos al subir quedaron impresionados por el lujo, incluso había una mesita de centro con una champaña en la heladera y dos copias vacías, el ambiente era seductor con música clásica de fondo y se percibía aromas de flores exóticas. El Fiscal dio la dirección al chofer para que los transporte.
Los viajeros se sentaron y como buen anfitrión el Fiscal, cogió la botella de la champaña y se dispuso abrir el corcho; Pamela estaba fascinada de tanto lujo, por que los asientos acolchados muy bien tapizados igual que las paredes del interior con cuero repujado; incluso se percibía el aroma de cuero original; los asientos eran tan suaves que parecía que uno se sentaba en colchón de plumas.
Pamela, pensaba que bien valía la pena, gozar del aquel lujo que más tarde lo pagaría con su cuerpo, era su decisión y se sentía muy cómoda; ya Federico, era un pasado aún reciente que no valía la pena recordarlo, en todo caso ella no tuvo la culpa, por que fue él, quien la abandonó en el hotel.
El Fiscal, destapó la champaña, haciendo gala de "Barman", sirvió el espumoso líquido en las dos copas y cada uno cogió su trago y brindaron por la felicidad que reinaría entre ellos en pocos minutos más tarde.
Después de recorrer calles, avenidas, parques y bulevares por aproximadamente 40 minutos llegaron a un barrio muy elegante y todas las casas colindaban con la orilla del  Río Sena; luego de unos minutos el Fiscal ordenó al chofer estacionarse frente a una fachada de una casa de una sola planta muy elegante con jardines exteriores llenos de flores; era todo  un ensueño que se convertirá en su "nido de amor" para esta pareja que acababa de llegar.
Entonces, Pamela que se había convertido en la prenda amorosa, antes de bajar del  carro fijó su mirada apasionada en la cara del galán, y él le preguntó:
--- ¿En qué piensas Princesa?
Y ella le contestó:
--- ¡¡¡ En nosotros por su puesto.!!!
Y tomando la iniciativa acercó sus labios hacia él y lo besó tiernamente, y por su puesto el galán correspondió abrazándola amorosamente y se unieron en besos seductores y apasionados, hasta que el chofer que tenía otros compromisos tosió suavemente, que los amantes en potencia tuvieron que soltarse y el Fiscal, dijo:
--- Disculpe señor ¿Puede abrir la puerta por favor?
El conductor se bajó de la limusina y abrió la puerta lateral, diciéndoles:
--- Amables amigos, están ustedes servidos y les deseo una dichosa tarde.
Se bajó primero el galán, quien ofreció su apoyo con su mano derecha cogiéndole la mano izquierda de Pamela invitándola a bajar del carro.
Estando los personajes fuera del carro se unieron en un cándido y dulce abrazo amoroso y lo sellaron en un apasionado beso, se soltaron el Fiscal pagó los servicios y el chofer se retiró y se quedaron completamente solos.
Entonces,  el galán soltó por un instante a su amada y buscó en uno sus bolsillos la llave de la puerta de entrada y al tenerla la abrió e invitó a Pamela entrar al aposento.......
Continuará.....................
Guillermo Gonzalo Sánchez Achutegui
ayabaca@gmail.com
ayabaca@hotmail.com
ayabaca@yahoo.com
Inscríbete en el Foro del blog y participa : A Vuelo De Un Quinde - El Foro!