Mi lista de blogs

domingo, 13 de diciembre de 2015

La Historia del Amor Cruel : Capítulo CCXXIV.- Don Santiago felicita a Olzagon por buenas ventas y lo invita a cenar, pero él, está pensativo por un raro pedido de 5 toneladas de productos.....

Hola amigos: A VUELO DE UN QUINDE EL BLOG., continuando con La Historia del Amor Cruel, entre Iarma y Olzagon y como informamos en el capítulo anterior; Pamela se encuentra esperando un chofer, que la conduzca a la Fábrica de Productos Plásticos de Federich Comté en París; para finiquitar el negocio de importaciones hacia el País de Cunante. En otro extremo en la Gran Capital, Olzagon desarrolla su trabajo como Asistente de la Gerencia con marcado éxito, tomando acciones y decisiones que ayudan en la comercialización de la producción de la fábrica......


Aquí en la imagen observamos una típica representación de la terrible situación que muchos hogares atraviesan en el transcurso de existencia por que siempre hay la existencia de un tercer elemento (amante tanto para él como para ella) que como una tentación tenebrosa carcomen la consistencia del matrimonio, y más si los esposos viven solamente la apariencia y no la triste realidad de que no son felices. Fuente: Archivos del blog. Obra Literaria reconocida con Derecho de Autor, según Partida Registral No. 00855-2012, Asiento: 01; con fecha: 10 de Agosto de 2012, por : INDECOPI.
 
 
Este es el símbolo de Marca Perú, que distingue para todos los productos elaborados por peruanos.

Olzagon, al ayudar a un vendedor con un pedido de 2 toneladas de bolsas plásticas, que es un producto nuevo,  la fábrica trata por todos los medios introducirla en el mercado; sorprendió a todos y especialmente a Ignacio, quien era el Coordinador de Ventas(Supervisor General) y como tal, el jefe inmediato del equipo de vendedores de la Fábrica, pero este señor sigue careciendo de iniciativa y duda mucho en la toma de decisiones rápidas, que casi se pierde un pedido de 2 toneladas de productos.
Al sentirse desplazado por Olzagon, en resolver el asunto de las 2 toneladas, causó profundo impacto en Ignacio, quien prácticamente se volvió en el hazmerreir de los vendedores, nunca pasó por su reducida mente que la Fábrica por medio del Gerente, recomendó su oficina que se  autorizó bonificar los pedidos de grandes mayoristas, vendiendo casi al costo de producción, con la intención de lograr el mercado; eso fue justamente lo que hizo Olzagon, pero la envidia  mina el corazón, e Ignacio culpaba a Olzagon de lo mal que le iba en la Fábrica.
Entonces, en actitud cobarde comenzó a planear algo que perjudique a Olzagon, y esto sería con un pedido de mercaderías "fantasma" que sea de varias toneladas de productos, que Olzagon autorice su salida de la Fábrica, e irían a un almacén fantasma en un barrio peligroso que rápidamente sean robados.
Ya casi, al anochecer llegó don Santiago a la Fábrica, y lo primero que hizo fue felicitar a Olzagon por haberlo reemplazado exitosamente y sin proponérselo se enteró de la venta de 2 toneladas de bolsas plásticas de su Fábrica a un empresario condiscípulo suyo, lo que sucedió fue que don Santiago fue invitado a la inauguración de una Fábrica de Productos del Chocolate y Caramelos, y en medio de la ceremonia pudo seguir enterándose que los empresarios fabricantes se sentían satisfechos por haber localizado una Fábrica de envases plásticos.
Hecho histórico para ellos;  que les permitiría desarrollar sus actividades fabriles teniendo un proveedor cercano,  y con productos de óptima calidad y no depender de la importación costosa y lenta; y lo que destacaba la noticia era la decisión del  Gerente, quien era un joven llamado Olzagon, quien los bonificó con media tonelada completamente gratis por la compra de las dos toneladas y las compras a futuro quedaron comprometidas por esta decisión dichosa.
Don Santiago, un poco asustado, pensando que Olzagon estaba regalando los productos siguió parando la oreja y el Supervisor de Adquisiciones, continuó comentando que el vendedor con quien él se contactó, se comunicó con el dueño que era el joven Olzagon y éste los comprometió con esa bonificación a compras futuras.
Los señores empresarios, desconocían que don Santiago allí presente era el dueño de la Fábrica, y él se mantuvo en el anonimato para seguir conociendo e investigando que otras facilidades se podría otorgar a la Fábrica, con los productos de envases y embalaje; la ceremonia continuó con discursos, cócteles y al atardecer los invitados se retiraron; entre ellos don Santiago que justamente asistió allí para conectarse y vender, pero Olzagon le ganó y con brillante contacto comercial.
Don Santiago, al llegar a la Gerencia de su Fábrica, encontró a Olzagon, firmando documentos y autorizando ventas; pero se había detenido en un pedido que hacía un empresario industrial, quien necesitaba 5 toneladas de envases, pero para ser pagado al crédito y despachado de inmediato a un barrio de dudosa reputación; él, estaba analizándolo  y justo llegó don Santiago, quien felicitó al joven asistente, y éste luego de aceptar los halagos, dejó el escritorio y se fue con el pedido en la mano a su escritorio, no le comunicó a don Santiago sobre este raro pedido.
El Gerente, revisó los asuntos pendientes y no habían documentos, revisó las autorizaciones y tampoco habían documentos, no había nada para despachar, las carpetas estaban vacías, en cambio si encontró una copia en la carpeta para autorizaciones de créditos, del pedido que Olzagon lo llevó a su escritorio, don Santiago no le dio la importancia debida y como quien dice: "No habiendo nada  más que tratar, me voy".
Pero, antes llamó por teléfono a Olzagon y le dijo:
--- Olzagon, realmente eres brillante en tu trabajo y lo tomas como una rutina diaria, te invito a cenar en el mejor Restaurante y conversaremos con paciencia todo lo acontecido hoy y que debemos cerrar con broches de oro.
Olzagon, era un joven sencillo en su proceder y esa noche tenía examen en su academia y era a primera hora, después podría salir con su jefe y le contestó:
--- Don Santiago, muchas gracias en lo que me corresponde; sin embargo,  solo  hice mi trabajo, en cuanto a salir a comer, no puedo acompañarlo, por que tengo examen en la Academia y justamente es a la primera hora y no puedo faltar, tengo que estudiar y es primordial para mi ser un profesional.
Don Santiago, una vez más fue sorprendido por la actitud respetuosa pero firme de Olzagon y buscó una salida y le replicó:
--- Olzagon, dices que tienes prueba a primera hora, dime y el tiempo restante que te queda, creo que podemos salir al Restaurante ¿Qué dices...?
Olzagon, no podía hacerse de rogar y le contestó:
--- Muy bien señor Santiago, acepto compartir la cena, con una condición, usted me lleva a la Academia en su carro y espera 60 minutos hasta que salga y partimos al Restaurante. 
Don Santiago que se sentía feliz por el buen trabajo de su empleado, le contestó:
--- Acepto y apúrate para salir en este momento rumbo a  la Academia.
En efecto, estando en la Academia, por unos instantes don Santiago, bajó al llano y pudo observar que muchos jóvenes llegaban presurosos y otros salían sonrientes de la Academia de Preparación, para ingresar a la Universidad, le llamó la atención que uno de sus mejores colaboradores estaba haciendo lo mismo, en aquel momento hasta recordó que en Italia, sobre todo al sur en Sicilia, había exactamente las mismas necesidades que se observaban en el País de Cunante.
Transcurrieron los 60 minutos y apareció Olzagon muy sonriente, era el indicio que dio una buena prueba y dijo:
--- Señor Santiago, gracias por esperarme estuvo muy fácil la prueba, me voy a perder 2 horas mas de clases, pero las recuperaré en los días siguientes.
Don Santiago, con Olzagon abordo, encendió el motor de su carro y partieron rumbo al Restaurante mas costoso, por que esos eran los deseos del empresario después de una excelente jornada de trabajo.
En efecto, llegaron a un Restaurante, ubicado en un Barrio Residencial de la Clase Alta de la Ciudad, don Santiago apagó el motor de su carro y entregó las llaves a un empleado quien aparcará el carro mientras dure la permanencia del cliente, al ingresar habían meseros pulcramente vestidos y políglotas, que no tuvieron mayor trabajo con don Santiago y Olzagon, los ubicaron en una mesa independiente para dos personas  y protegida con cortinas de privacidad, ubicada junto a un gran ventanal con vista a la calle desde adentro, pero desde afuera era opaca y nadie podía verlos.
Empezó la atención, pidiendo un par de cócteles y don Santiago eligió la comida de origen italiano, el joven Olzagon, pidió lo mismo para poder conocer y saborear esos potajes.
Don Santiago, muy feliz de lo bien que había sido el día de trabajo, dijo:
--- Olzagon, hoy día me ganaste por cuerpo entero como dicen los hípicos, yo fui a buscar mercado y tu ya lo habías conseguido y con óptimas ventas, que hasta yo hubiese dudado en la bonificación; además,  te felicito por el esfuerzo que estás haciendo para tu ingreso a la Universidad, estoy seguro que lograrás ser un buen profesional; claro está, son casi 6 años de estudios, sin continuas con nosotros te daré todas las facilidades para que puedas estudiar con plenitud y concentración.
Olzagon, agradeció el gesto de su Jefe y le dijo:
--- Gracias Señor por su ofrecimiento a ayudarme y lo tomaré en cuenta, y volviendo a la Fábrica hay algo que me preocupa, alguien de la Coordinación de Ventas, hizo llegar un raro pedido por 5 toneladas de productos para ser entregados en un barrio muy peligroso...............
Continuaremos...............
Guillermo Gonzalo Sánchez Achutegui
Inscríbete en el Foro del blog y participa : A Vuelo De Un Quinde - El Foro!