Mi lista de blogs

domingo, 6 de marzo de 2016

La Historia del Amor Cruel: Capítulo CCXXXV.- Delia y Olzagon comparten almuerzo, y a espaldas de ella estaba Sergio Ibañez con su novia....también almorzando...

Hola amigos: A VUELO DE UN QUINDE EL BLOG., continuando con La Historia del Amor Cruel entre Iarma y Olzagon y como informamos en el capítulo anterior; Olzagon sin saberlo se le está complicando su situación tanto como trabajador, así como enamorador, decimos así por que el reinicio de su relación con Delia y que saldrán juntos según se pusieron de acuerdo el próximo sábado; pero al mismo tiempo Delia, es pretendida por su jefe Sergio Ibáñez, a quien ella ya lo rechazó, pero éste individuo se  ha obsesionado en hacerla suya; en la Fábrica,  Olzagon es admitido como co-asistente junto a su archienemiga Pamela, dando ella una vuelta de 180° en su comportamiento habitual; pero los planes de ella, son explotar la capacidad laboral de Olzagon. para su beneficio personal.......



Aquí en la imagen observamos una típica representación de la terrible situación que muchos hogares atraviesan en el transcurso de existencia por que siempre hay la existencia de un tercer elemento (amante tanto para él como para ella) que como una tentación tenebrosa carcomen la consistencia del matrimonio, y más si los esposos viven solamente la apariencia y no la triste realidad de que no son felices. Fuente: Archivos del blog. Obra Literaria reconocida con Derecho de Autor, según Partida Registral No. 00855-2012, Asiento: 01; con fecha: 10 de Agosto de 2012, por : INDECOPI.
 
 
Este es el símbolo de Marca Perú, que distingue para todos los productos elaborados por peruanos.

En aquella mañana, el día estaba resplandeciente, el astro Rey El Sol iluminaba a La Tierra con toda su energía, así se sentía Olzagon, al salir de la Gerencia, sin proponérselo se recargó de  toda la fuerza posible, llegó a la Oficina Contable, habló con el contador mercantil y le pidió el Balance de Situación de la Fábrica, el funcionario contable de inmediato se puso "manos a la obra" y le ofreció tener el documento al anochecer de ese mismo día.
Luego, Olzagon salió, ya era medio día, fue a marcar su tarjeta para ir a almorzar; allí estaban saliendo  don Santiago y su hija Pamela, ellos cerraban la puerta  de la Gerencia; Olzagon siempre atento, se despidió de sus jefes  para salir, don Santiago le ofreció llevarlo hasta su casa, pero gentilmente Olzagon rehusó aduciendo que iba almorzar en otro lugar.
Ciertamente, Olzagon  hizo bien en no subir al automóvil del jefe, él quería mantener la distancia respetuosa,  con la Gerencia y Pamela; sin embargo, como estaba en su día de suerte al salir de la empresa justo pasaba el bus, fue corriendo hasta el paradero y subió, pasó a casi el final por que allí vio un asiento vacío, en el otro del costado, estaba nada menos que Delia, quien había subido el bus en el centro de la Ciudad.
Hubo un amoroso abrazo con un prolongado beso, ellos estaban tan dedicados a su reinicio amoroso, que no se dieron cuenta que el bus había parado delante del semáforo, y esperaba la luz verde, y a un costado en la parte baja de la calle, estaba el automóvil de don Santiago con su hija Pamela en espera, incluso el jefe le levantó la mano como saludándolo, en cambio Pamela se hizo la desentendida y cambió su cara mirando al frente y no pudiendo  ocultar su desazón, comentó a su padre y le dijo:
--- Con razón el serrano no quiso subir y viajar con nosotros, tenía cita con aquella chica y de remate ella se le ve muy  bonita, que suerte tienen estos serranos......
Don Santiago muy sorprendido por la reacción de su hija; y la manera tan despectiva que hablaba de Olzagon, se declaraba celosa y por desgracia rabiosa (como dice el refrán: " del odio amor no hay mas que un paso") y le contestó:
--- Hija mía, Olzagon es un joven muy afortunado con las mujeres en las dos veces que salimos a almorzar  consiguió enamorada, ciertamente no se cual es su atractivo que ellas jóvenes ven el "serrano" como tu lo llamas, a propósito y por favor nunca más lo llames así, su nombre es Olzagon, vas a trabajar con él, y guarda el respeto que él se merece.
Pamela, no dijo nada aceptando tácitamente la recomendación de su padre, en cambio en el cerebro de don Santiago hubo preocupación por que su hija estaba celosa, el único alivio para él, que ella tenía una estatura de 1.70 mts y tal vez no se mete con Olzagon que solo medía 1.65 mts.
Era una respuesta de tontos, por que Pamela ya estaba haciendo planes como provocar a Olzagon y será con su nuevo escritorio.
Volviendo al bus, Olzagon un poco aterrado por que fue visto por su jefe y Pamela y viendo a Delia, le comentó:
--- Al salir de la Fábrica los jefes ofrecieron llevarme a casa y lo rechacé y ahora me vieron besándote.
Delia, reaccionó de inmediato y le contestó:
--- Un momento Olzagon, tu no eres propiedad de nadie, fuera de la empresa eres libre de hacer lo que te plazca sin pedir permiso a nadie y nosotros estamos reiniciando nuestro romance, imagínate que ni los pasajeros se ha ofuscado tu eres mi amor y punto.
Olzagon mas aliviado y ciertamente Delia tenía la razón, fuera de la Fábrica nada era ilícito lo que él, haga o deje de hacer y Delia era un potaje demasiado sabroso como para dejarlo pasar, pero antes de saborearla como ella se merecía, le contestó:
--- Gracias Delia, tu siempre directa y aclaras la situación de una manera fácil, dime: ¿Dónde almorzarás hoy? 
Delia vio una posibilidad de compartir el almuerzo con Olzagon, e informarle que su jefe trata de salir con ella y le contestó:
--- Realmente me iba a casa, pero puedo variar mi plan......
Olzagon, le interrumpió diciéndole:
--- Delia, almorzamos juntos, tan solo eso, por que en la tarde tenemos que trabajar, pero si el próximo sábado dedicaremos la tarde para nosotros los dos solos.
El bus al dar la vuelta por una intercepción de cinco esquinas (algo raro), se pudo observar un restaurante que ofrecía menús (comida mas barata para trabajadores) y Delia lo vio y dijo:
--- Olzagon, bajemos en la próxima esquina y almorzaremos en ese restaurante, ofrece menús y ahorramos unos centavos, que dices: ¿Bajamos?
Olzagon, quien estaba presumiendo de invitador y no tenía mucho dinero y le pareció una buena idea y contestó:
--- Vamos se nos pasa el paradero.
Los jóvenes se apresuraron y justo bajaron y entraron en el restaurante, era un salón muy grande y estaba lleno de comensales, ellos encontraron una mesa para dos personas, se sentaron frente a frente, cuando llegó el mesero pidieron  su menú y siguieron conversando, cuando alguien llegó al asiento de una mesa siguiente a ellos, entonces Olzagon levantó la mano en señal de saludo y Delia que daba la espalda le preguntó:
--- ¿A quién saludas Olzagon?
El joven le respondió:
--- A tu jefe, él está muy bien acompañado en la mesa que da a tu espalda.
Delia, volteó la cabeza y allí estaba Sergio con su novia almorzando juntos, ella también levantó la mano saludando al jefe, quien apenas le contestó casi con una venia, se mostró incómodo y ofuscado......
Continuaremos.......................
Guillermo Gonzalo Sánchez Achutegui
Inscríbete en el Foro del blog y participa : A Vuelo De Un Quinde - El Foro!