Mi lista de blogs

domingo, 12 de junio de 2016

La Historia del Amor Cruel: Capítulo CCXLIX .- Olzagon y Pamela inician un encuentro amoroso (sin amor) y lo hacen con ardiente pasión.....

Hola amigos: A VUELO DE UN QUINDE EL BLOG., continuando con La Historia del Amor Cruel entre Iarma y Olzagon, y como informamos en el capítulo anterior; Pamela invitó a Olzagon a su "casa de campo", para allí beber una botella de Whisky ya empezada; ellos llegaron, ella como anfitriona sirvió dos vasos y luego con expresiones manteniendo su jerarquía, retó a Olzagon a hacerla feliz en la cama, Olzagon recibió el desafío con calma, él ya sabía lo que tenía que hacer con esa hembra soberbia.....


Aquí en la imagen observamos una típica representación de la terrible situación que muchos hogares atraviesan en el transcurso de existencia por que siempre hay la existencia de un tercer elemento (amante tanto para él como para ella) que como una tentación tenebrosa carcomen la consistencia del matrimonio, y más si los esposos viven solamente la apariencia y no la triste realidad de que no son felices. Fuente: Archivos del blog. Obra Literaria reconocida con Derecho de Autor, según Partida Registral No. 00855-2012, Asiento: 01; con fecha: 10 de Agosto de 2012, por : INDECOPI.
 
 
Este es el símbolo de Marca Perú, que distingue para todos los productos elaborados por peruanos.

Pamela, luego de retar a Olzagon hacerla feliz en un encuentro amoroso (sin amor), quien al terminar de beber parte del licor de su vaso, pasó a los hechos, abrazó al aun pasivo Olzagon y le estampó un fogoso beso en sus labios, luego bajó su mano derecha a los genitales de él, y por encima de la bragueta los acarició y estrujó con fuerza, que hizo encoger de cierto dolor a Olzagon....
Creemos que era el aliciente que esperaba Olzagon, no encontramos otra explicación por que él correspondió con mas fuerza al beso;  y cogiéndola desde los glúteos se apretó con un cargado abrazo lleno de testosterona y desprendiéndose ligeramente, mirándole esos hermosos ojos, le dijo:
--- Pamela, entre nosotros,  quizás no haya amor tal como tu lo quieres sin relación sentimental; pero si hay pasión, yo siempre he deseado acariciar estos sedosos glúteos y por su puesto penetrar tu ardiente vagina, tu me has puesto un reto y estoy dispuesto a cumplirlo, pero a mi manera.....
Olzagon, recordando tantas humillaciones e insultos que Pamela le hizo en infinidad de veces; pues ahora, tenía la oportunidad de tomarse una venganza sexual, tal como a ella le gusta y pasó a los hechos, pero no acariciándola, sino que tomó desde el cuello descotado de su vestido y lo jaló hacia abajo el elegante vestido con fuerza que se rompieron los ojales y saltaron los botones, dejando al descubierto unos sensuales senos con los pezones erectos, que estaban sostenidos en un transparente sostén adornado con encajes y bordados de algodón de color carmesí.
Había más, fue tan fuerte la jalada que se unieron los descotes de arriba hacia abajo y el vestido quedó totalmente abierto en la parte delantera parecido a una bata de dormir..
Olzagon, siguió con su original salvajada (se menciona que él, nunca  hizo estos arrebatos con sus enamoradas), en seguida le jaló  igualmente con fuerza el sostén por la unión de los senos, que los crochets que los sostenían por la espalda volaron y el macho se quedó en la mano con la sensual pieza, quedando libres unas glándulas vasculares eróticas llenas de líquidos o néctares del placer...
Olzagon, inmediatamente acercó su boca a los erectos pezones,  y comenzó a mamarlos como si fuese un becerro cuando lo hace a la ubre de su madre, y con sus dos manos levantó el abierto vestido y pasó a coger los glúteos jalando la trusa que los ocultada, eran tan voluptuosos  como medias naranjas de color blanco rosáceo, no olvidemos que Pamela tiene descendencia directa de Italia; bajó la trusa hasta la media pierna  y con una de las manos la pasó por la vulva e introdujo sus dedeos índice y mayor hasta la erótica vagina, que ya estaba totalmente humedecida  y llena de líquidos lubricantes.
Pamela, era muy alta, para lo cual Olzagon le pasó la mano izquierda hasta el cuello y haciendo la cabeza baje a la altura de su boca,  y la besó ardientemente con  introducción de la lengua al interior de la boca de ella.
 ¡¡¡¡Esto era un chape a lo bestia !!!! 
Todo era tan rápido, que le quitó por completo su capacidad de iniciativa que Pamela hacía gala, como la devoradora con bastante facilidad; ahora se cambiaron las cosas, ella era el elemento pasivo y solo cedía como una mansa paloma; justamente era lo que Olzagon se había propuesto que su primera vez (tal vez la única, recordemos  que él tiene una advertencia de don Santiago, que si hay algo incorrecto con su hija, lo despedirá sin goces de beneficios sociales).
Olzagon, estaba aprovechando de su única oportunidad o tal vez la primera con ella en ser salvaje, para de alguna manera intimidarla y decirle sin pronunciar palabra alguna, que el nunca más  será su juguete sexual, que era lo que ella pretendía en convertirlo.
Olzagon, aún con ropa, empezó desabotonándose su camisa de arriba abajo, apenas lo hizo con tres botones, pero no tenía que perder tiempo, jaló la camisa  abriéndose los ojales y saltando los botones restantes; luego con la misma mano soltó el cinturón que sostenía su pantalón, en seguida se desabotonó los botones de la bragueta y jaló su pantalón con la trusa hasta la media pierna, luego dirigió su pene a la vulva de Pamela, quien al sentirla la pieza viril dio un empujón para que sea penetrada, pero estaban parados no se hizo.
Como la pareja continuaban parados; Olzagon, con caricias y besos empujó hacia la cama el cuerpo de Pamela, lo hacía en continuos movimientos de sus labios que la besaban y la vez mamando los erectos pezones, al estar al filo de la cama le inclinó el dorso sobre la cama, quedando sentada colgándole sus largas piernas y ofreciendo su rosácea vulva cubierta de vellos rubios, en esa posesión, Olzagon la penetró ligeramente chocando con el clítoris, que produjo cierto escozor de placer en todo el cuerpo de Pamela.
Olzagon;  al llegar en ese momento ya no tenía apuro, con su mano derecha de nuevo le levantó el dorso a Pamela y al estar sentada le retiró el vestido y con la otra mano le jaló la trusa hacia abajo quedando completamente desnuda, de nuevo con suavidad y abrazándola le inclinó el dorso a la cama, luego le levantó la piernas y la acomodó con todo su cuerpo sobre la cama, en seguida se desvistió él, subió a la cama sin dejar de besarla se colocó encima de su cuerpo, ella dio un impulso en sus piernas abriéndolas completamente, facilitando que el cuerpo de Olzagon conecte el miembro viril con su vulva.
Los amantes, estaban en perfecta posesión para iniciar el : Encuentro Sexual( sin amor) y por  su  puesto no descuidaban caricias ni besos; Olzagon, con total iniciativa  sobre su hembra que era toda un escultura sexual, que en esos momentos le parecía un sueño tener a la mujer que tanto lo odiaba, y como dice ese refrán: "Del odio al amor solo hay un paso", pues él estaba tomando su venganza con sexo, y como no tenía ningún apuro, comenzó penetrándola ligeramente y a la vez con su boca succionaba  el néctar del placer de los erectos pezones.
Pamela, al sentirse poseída, comenzó a gemir, dando alaridos muy fuertes y cogió de la cintura a Olzagon empujándolo y logró la penetración total, recién ella recuperó su iniciativa permitida por Olzagon y comenzó con el ritmo del meneo,  ella era muy grande en comparación a Olzagon, que hasta su vagina era mas profunda, pero no era ningún problema para el joven macho, ya que él tenía la suficiente experiencia para penetrarla con gracia y arte sexual.
En esos instantes, Olzagon interrumpió el meneo, retiró el pene y cogió las enormes piernas de Pamela y las volteó hacia abajo, quedando al descubierto unos enormes y sensuales glúteos, entonces el macho utilizó su lengua lamiéndole los glúteos, luego pasó hacia la columna pasándole la lengua desde el cuello hasta coxis, todo indica que había mucha sensibilidad, ya que ella al sentir la calurosa lengua de su macho abrió en toda su extensión las piernas ofreciéndole su aun cerrado ano, que también deseaba ser penetrado, pero el macho no lo hizo, mas bien la penetró por la vagina en esa posesión, en ese estado Pamela, pensó: "El negocio empezó con éxito y será mi esclavo sexual".........
Continuaremos...............
Guillermo Gonzalo Sánchez Achutegui