Mi lista de blogs

domingo, 8 de enero de 2017

La Casa de la Loma tiene un Fantasma : Capítulo CCCLXXXVIII.- Cipriano actuando como protector logra conmover a Avelinda y ella le devuelve el favor con un suave beso en su boca.............

Hola amigos: A VUELO DE UN QUINDE EL BLOG., continuando con la historia de La Casa de la Loma tiene un Fantasma, y como informamos en el capítulo anterior; ya había amanecido en Niebros, donde estaba ubicada la casa de Avelinda Masache, quien había dado posada (alojamiento) al bandolero Cipriano Culquicondor, mas conocido como: "El asesino que no mira atrás"; como el aguacero(lluvia intensa) empezó de nuevo, la anfitriona invitó a su ocasional inquilino  a desayunar ; hubo cierta incomodidad de Avelinda ante las lisonjas que le lanzó Cipriano, pero ella si aclaró que estaba comprometida....

Aquí en la imagen observamos una típica casa en la Comunidad Campesina de Socchabamba, Ayabaca, Piura, Perú; es una construcción de adobe con techo de tejas rojas y a dos aguas, sobre el techo distinguimos un fantasma que viene a ser el "El Rey de las Tinieblas" : Satanás, seguido de vampiros y una siniestra sombra negra que rodea al misterioso personaje satánico, para comprender la narrativa de la obra literaria: "LA CASA DE LA LOMA TIENE UN FANTASMA", esta imagen será nuestro símbolo de identificación y el logotipo en creación, impresión y distribución literaria. Con reconocimiento de derechos de autor, con Partida Registral Nº 00393-2010, Asiento 01, con fecha 27 de marzo de 2010 por INDECOPI.
Este es el símbolo de Marca Perú, que distingue para todos los productos elaborados por peruanos.

Cipriano, estaba agradecido por la hospitalidad que le brindó Avelinda; pero además, estaba interesado en hacerla su mujer a la solitaria anfitriona, él, era un bandolero y siempre actuaba con la fuerza (forzando la voluntad), si la presa(víctima sexual) se negaba a tener relaciones con él.
Pero, en  esta casa, Avelinda, cautivó al bandolero por su sencillez e inocencia y mucha buena voluntad al ofrecerle su casa, para que se proteja de la copiosa lluvia; que si bien hubo hasta una tempestad que ya cesó, y ellos descansaban; sin embargo, al iniciarse el nuevo día, la lluvia empezó con mas fuerza y ante la invitación para desayunar el inquilino aceptó diciendo:
--- Muchas gracias señorita Avelinda, acepto desayunar en su casa, lo hago ante la gentil invitación suya y también la lluvia que se intensificó de nuevo con granizos, que me impide viajar a Tacalpo en esta condiciones ambientales, y que en este momento están golpeando el tejado de la casa.
Avelinda, que ya tenía el fogón encendido, le echó leña seca, llenó  una olla pequeña con agua que sacó de una tinaja(ollas grandes de arcilla que sirven con silo para almacenar agua, costumbre que se practica en Socchabamba), paró la vasija y al mismo tiempo, al costado también paró un tiesto, y de la talega que guardaba chicharrones echó una porción al tiesto para calentarlos(hacía las veces de una sartén) y de otra talega sacó porciones de cancha(maíz blanco tostado) y sirvió sobre dos mates. Luego que calentó los chicharrones los unió a la cancha, se expandió por el ambiente el delicioso aroma de los chicharrones calentados.
Al hervir la olla le echó ramas(hojas) de hierba luisa, y media tablilla de dulce(chancaca);  la tapó para que hierva por  unos minutos, luego bajó la olla con una la ayuda de un mantel para no quemarse las manos y sirvió el líquido en dos jarros.
Ese fue el desayuno ligero que ofreció Avelinda a su ocasional inquilino, el medio ambiente se volvió oscuro y nublado, la niebla estaba cargada de agua que la recibía de las nubes, prácticamente la visión del ambiente era muy escasa que tan solo se podía ver hacia adelante  un metro o algo menos; todo indicaba que habría lluvia por todo el día.
Cipriano y Avelinda, comían su desayuno y de cuando en cuando bebían un sorbo de la hierba luisa, y se inició una amena conversación y como el desayuno era ligero, se permitió el depredador (Cipriano) husmear a su presa(Avelinda) para pulsear una probable relación en el transcurso de la mañana y le dijo:
--- Señorita Avelinda, le ruego me disculpe si abuso de la confianza lo que le voy a decir: me siento el hombre mas feliz haber llegado a su casa; y con su hospitalidad conquistó mi voluntad  de agradecimiento, usted es una dama donosa(bonita), que sin proponérselo ha logrado impactar los sentimientos de mi corazón...
Cipriano, hizo una pausa mirando con respeto el rostro de Avelinda y agregó:
--- Yo jamás faltaría el respeto a usted, por tanta generosidad que me ha brindado y también respeto su advertencia que está comprometida con un joven de Samaco; no me tema, jamás abusaría de usted, sino que los sentimientos del interior de mi corazón afloran espontáneamente y a veces me hacen quedar en aprietos, por que creo que usted nunca me aceptaría algo más siendo una dama comprometida..............
Entonces, Avelinda viéndose acosada y sola, interrumpió al repentino enamorador y le dijo:
--- Amigo Cipriano, agradezco su franqueza expresando sus sentimientos, pero usted ya sabía, que le advertí mis sentimientos hacia otro hombre, quien es mi novio; por lo que tengo que pedirle que se vaya, por que si sigo dándole oídos a sus palabras, puedo terminar rompiendo mi compromiso que no deseo hacerlo.
Entonces, Cipriano entendió muy bien la actitud de su anfitriona, sé paró de su asiento para despedirse con un abrazo; justo en ese mismo instante, alumbró un relámpago anunciando un trueno, cuyo rayo cayó muy cerca a la casa; Avelinda  abrazó con fuerza el cuerpo de Cipriano por el terror que le produjo el estampido y estruendo del rayo.
La sabia naturaleza, también quería ver un romance y cooperó  en el preciso instante que se, iba Cipriano y ellos estando abrazados el depredador que era Cipriano lo hizo con mas fuerza y con su boca  buscó los labios de Avelinda, y cuando los encontró la besó tiernamente, pero ella no abrió su boca.
Pero, en esos instantes estando en los brazos de su protector, de nuevo alumbró otro relámpago y el rayo cayó en la Quebrada Grande que hizo estremecer a la casa; Avelinda mas aterrada de miedo, comenzó a llorar por la impotencia de no poder hacer nada contra la furia de los elementos; y tener como única ayuda estar en manos de un desconocido, por que realmente ella solo sabía, lo que él, le contestó cuando le hizo alguna pregunta y esta vez sollozando, le dijo:
--- Amigo Cipriano, yo estoy negando alguna relación con alguien que no conozco, aún así, estoy en sus brazos pidiendo su protección, es que tengo miedo a los rayos, por que en Pacainio murió un familiar mío, quemado por un rayo que le cayó encima junto a su caballo, quien iba cabalgando, y el calor fue tan intenso que quemó y mató al jinete y a la bestia.
Entonces, Cipriano entendió que se le presentó la mejor oportunidad de comportarse como un protector y así lograría algo, por lo que le abrazó con ternura, acariciando su cuerpo empezando por la cabeza, buscando que ella se relaje, y le dio resultados, por que esas muestras de cariño conmovieron a Avelinda, quien volteó la cara y mirando los labios de Cipriano acercó su boca  y le dio un tierno  beso....................
Continuaremos................
Guillermo Gonzalo Sánchez Achutegui
ayabaca@gmail.com
ayabaca@Hotmail.com
ayabaca@yahoo.com  
Inscríbete en el Foro del blog y participa : A Vuelo De Un Quinde - El Foro!