Mi lista de blogs

sábado, 4 de marzo de 2017

La Historia del Amor Cruel : Capítulo CCLXXXVII.- Giovanni, dueño del Restaurante "El sabor de sus ensueños", tira el ojo a Pamela...

Hola amigos: A VUELO DE UN QUINDE EL BLOG., continuando con La Historia del Amor Cruel, entre Iarma y Olzagon y como informamos en el capítulo anterior; cuatro personajes disfrutaban en una mesa del Restaurante "El sabor de sus ensueños", un almuerzo; dos de ellos: Pamela y Olzagon, quienes son novios se encontraban acaramelados, los otros don Santiago y Jorge disfrutaron el almuerzo.


Aquí en la imagen observamos una típica representación de la terrible situación que muchos hogares atraviesan en el transcurso de existencia por que siempre hay la existencia de un tercer elemento (amante tanto para él como para ella) que como una tentación tenebrosa carcomen la consistencia del matrimonio, y más si los esposos viven solamente la apariencia y no la triste realidad de que no son felices. Fuente: Archivos del blog. Obra Literaria reconocida con Derecho de Autor, según Partida Registral No. 00855-2012, Asiento: 01; con fecha: 10 de Agosto de 2012, por : INDECOPI.
Este es el símbolo de Marca Perú, que distingue para todos los productos elaborados por peruanos.
 
Al finalizar el almuerzo, don Santiago; pidió una nueva rueda de tragos, hubo una inicial sorpresa de los demás, pero nadie dijo nada. 
La azafata Amanda, llegó con los tragos, con una diferencia, no venían cuatro tragos sino 8, la casa los ofreció como algo adicional en honra a la presencia de la escultural cliente(Pamela) que le causó asombro al dueño del negocio y una nota que decía: "Por favor acepten la cortesía del Restaurante, en respuesta a la presencia de tan bella dama que comparte la mesa con los suyos" Giovanni.
Como no decía nombre, obviamente se refería a Pamela, quien levantó la mirada y la dirigió hacia la mesa de recepción y allí estaba un joven apuesto blanco y alto de estatura, con  una copa en su mano, quien al observar a Pamela, le hizo la venia con la copa invitándola a brindar, y ella reaccionó de inmediato mirando a su novio, y contestó el brindis haciéndole saber que ella estaba acompañada de  su novio.
Todos brindaron, incluso don Santiago, quien solo por cortesía, apegó la copa a sus labios sin beber; pero si en seguida vació parte de la botella de agua a su vaso y la bebió todo su contenido.
Olzagon, como protagonista y observador en primera fila, no se perdió ningún detalle del desmande del dueño del negocio hacia su "novia" Pamela, y la respuesta firme de ella que estaba comprometida, pero a la vez dio un suspiro de alivio, ya que a él, le convenía que Pamela lo abandone; no se sentía a gusto con ese "noviazgo" casi obligado, pero seguro será para mas adelante.
Jorge, que si se interesaba en la estabilidad emocional de Olzagon, le pareció un brindes de mucha falta de respeto, pero levantó la copa y hablando muy fuerte dijo:
---  Brindemos por los novios ¡¡¡ Salud !!!
El tal Giovanni, si escuchó el brindis que hicieron aquellos de esa mesa, pero no escuchó el motivo. Pero si le quedó claro que a él, nos le tomó en cuenta, pero no se dio por derrotado....
Terminado el almuerzo y los tragos, pero se cuidaron de no tocar los adicionales, en claro desprecio al intruso; los comensales optaron por retirarse y Jorge como anfitrión de mesa  pidió la cuenta, a lo que se opuso don Santiago, pero finalmente decidió que Jorge pague la cuenta, con dinero en efectivo, al regresar la azafata con el cambio y el comprobante de pago, había un pequeño paquete  pulcramente envuelto con un sobre que decía: "Nuestro agradecimiento por su preferencia los esperamos nuevamente" Giovanni, al abrir el paquete había una rosa roja. Pamela no tocó la rosa... con mirada de indiferencia y levantado la cerviz se fue....
Pamela, casi pierde el control de sus emociones, afectada por la clara intromisión y la falta de respeto, por que ella ni él, eran amigos, solo circunstancialmente llegaron al restaurante a compartir un almuerzo. Pamela no dejaba de mirar a Olzagon, pero ninguna mirada al atrevido anfitrión.
Salieron los cuatro personajes, y dos empleados les tenían sus autos estacionados a la altura de la puerta, Jorge cogió sus llaves y don Santiago hizo lo mismo, se embarcaron encendieron los coches y partieron en distintas direcciones; por su puesto los comentarios al incidente no se hicieron esperar, fue justamente en el automóvil de don Santiago, donde Pamela, algo enfurecida, dijo:
--- Que te pareció Padre, el atrevimiento del mozalbete del Restaurante, yo nunca lo he conocido, me preocupa la reacción de Olzagon, quien permaneció mudo, no dijo nada, tal vez se fue herido y eso no me gusta nada, si yo hubiese estado sola aceptaría todos los regalos, pero delante de mi novio, esas actitudes son imperdonables y todavía de alguien que no conozco. 
Don Santiago, que conocía bastante bien a Olzagon, pensaba justamente igual que él; la presencia del advenedizo Giovanni, lo libraba de la novia, y él tranquilamente aceptaría romper el noviazgo y le contestó:
--- Hija mía, haz hecho una tempestad en un vaso de agua; el dueño del Restaurante,  solo fue muy cortés al verte por primera vez; él nunca fue a tu mesa, lo hizo desde lejos, jamás te saludó en persona, solo son reglas de cortesía y me parece razonable la reacción pasiva de Olzagon, para él seguramente no vio nada  malo, la admiración a tu persona de parte  del dueño del negocio...
Pamela, no pensaba igual que su padre, más bien grabó en su mente la imagen de Giovanni levantando la copa de trago y esa mirada,  que le había puesto, no era de admiración sino algo más; quien en claro atrevimiento no le importaba que ella esté acompañada con su novio, y replicó:
--- Padre, tu respuesta es fácil, desde el punto de vista de hombre; pero tal como lo siento, trató de impresionarme para que me fije en él, y ya lo logró por que sin conocerlo, ya estamos comentando de su persona, trataré de olvidar este incidente no regresando mas a ese Restaurante.
En cambio en el otro automóvil de Jorge, había cierta incomodidad y él, permaneció callado para no herir la susceptibilidad  de Olzagon; pero sucedió todo lo contrario y fue justamente Olzagon, quien dijo:
--- Jefe; ¿Qué le pareció el desmande del dueño del Restaurante hacia mi novia?
Jorge, fue cogido por sorpresa, tosió ligeramente, por que no pudo contestar lo que oían sus orejas, y haciendo un esfuerzo y tratando de decir algo, le contestó:
--- Olzagon, estoy asombrado de tu pasmosa reacción contra alguien, que me pareció que intentó quitarte la novia, igual fue digno de encomio la reacción por que Pamela; se mantuvo fiel a tu persona, y no dio ninguna muestra de alguna amistad con el aventado galán, yo he venido varias veces aquí pero nunca vi a este tipo.
Olzagon, que si deseaba desprenderse del bulto que representaba para él Pamela, se sonrió y dijo:
--- Jefe , no se incomode, para mi en buena hora que Pamela se vaya con ese cocinero, yo tengo mucha compañía y de excelente calidad, como para seguir pensando en Pamela, aclaro que ella es una excelente mujer muy trabajadora, pero lamentablemente adolece de inestabilidad emocional, parece que hasta ahora no sabe lo quiere; yo nunca sería su pareja ideal, somos tan diferentes y lo mas marcado la diferencia económica, siendo yo un vividor, aceptaría de inmediato el matrimonio con ella y adueñarme de la Fábrica, sería un matrimonio fatal.. don Santiago, prácticamente me puso en bandeja la dirección de la Fábrica, pero no, lo repito,  sería un matrimonio fatal y desdichado toda la vida... prefiero seguir siendo pobre pero con mucha honra y sobre todo dignidad..., claro está;  Pamela, es una mujer dotada de todo, menos de estabilidad emocional...
Jorge, una vez más se asombró de la calidad de persona que era Olzagon, pero también le afecto algunas expresiones que le hizo recordar a Mónica Ronceros y guardó silencio, hasta que llegó a la Empresa de los entrenamientos y dijo:
--- Olzagon, Eres un gran hombre y muy maduro a tu edad, pero creo que tienes la oportunidad de tu vida, que nunca mas se presentará otra vez, piénsalo bien.
Jorge, dejó a Olzagon y se fue a su empresa; en cambio Olzagon, una vez más tenía contratiempos con sus enamoradas; pero esta vez, él era el interesado en romper el noviazgo con Pamela....
Continuaremos........
Guillermo Gonzalo Sánchez Achutegui