Mi lista de blogs

jueves, 6 de julio de 2017

MEDIO AMBIENTE : NATIONAL GEOGRAPHIC .- Las plantas tienen alma

http://www.nationalgeographic.es/video/tv/desperdiciamos-un-tercio-de-la-comida-mundial
http://es.catholic.net/op/articulos/56277/cat/13/tienen-alma-los-animales.HTML
https://es.wikipedia.org/wiki/%C3%81nima


Alma llevada al cielo por dos ángeles. Representación de la tradición cristiana.
https://es.wikipedia.org/wiki/Alma
Wikipedia


 Por Redacción National Geographic 
C. Kevin Boyce, paleobotánico
5 de agosto de 2014
La afirmación sobre el alma de las plantas parte del estudio del profesor de Stanford de ciencias geológicas y ambientales C. Kevin Boyce y su grupo de paleobotánicos. El objeto de éste fue estudiar las plantas fosilizadas para encontrar pistas sobre la evolución y el clima de hace millones de años.

"Las plantas tienen alma "

Durante el periodo de formación de Boyce en un postgrado de evolución y  desarrollo de formas de vida en el departamento de  paleontología de Harvard, este se dio cuenta que las plantas podrían ofrecer una óptica diferente a la que había considerado hasta el momento.

"Yo no era una persona muy de plantas ", dijo Boyce." Pero estas tienen características únicas que permiten este tipo de estudios... Tienen preservación celular. "

La preservación celular significa que las plantas fosilizadas permanecen intactas y revelan el funcionamiento interno de la flora de hace millones de años. Esa preservación única contestó algunas de las preguntas insistentes de Boyce acerca de la evolución de un modo que no podríamos hacerlo con el estudio de los animales.

"Es más difícil con los animales", dijo Boyce. “Con los huesos de dinosaurios, no se puede observar los tejidos blandos alrededor de los huesos.”

" Pero con las plantas, que tienen la anatomía celular preservada. Cada célula vegetal tiene una pared celular fuerte. Las plantas tienen alma. "

Las fuertes paredes celulares son la clave para la comprensión de la bioquímica evolutiva, ya que conserva la materia orgánica. La materia orgánica , a su vez , proporciona pistas valiosas no sólo en la edad de la planta , sino también la forma en que funcionaba .

Pero ¿cuáles son esas pistas?

Puede ser útil pensar en las plantas como un termómetro, una especie de indicador del clima que les rodea.

Para las plantas, el agua es un proceso de movimiento de vital importancia a través de su sistema interno, un proceso llamado transpiración, es crucial para la supervivencia. ¿Recuerdas lo que le pasa a tu planta de interior si tiene poca agua en el transcurso de varios días?

Esa planta está indicando que no se está haciendo demasiado bien y que el ambiente se ha convertido de alguna manera en algo no apto para la planta.

Boyce dice que las venas de una planta revelan este tipo de efectos a los científicos.
"Si una planta está tratando de tomar el dióxido de carbono, pero no puede [hacerlo tan fácilmente] sin perder agua, hay una mayor densidad de las venas ", dijo .

En otras palabras, si el clima se pone más caliente, las plantas muestran más venas para ayudar a su proceso de transpiración, un patrón que se está viendo cada vez más en zonas de alta deforestación, como la selva amazónica.

Según Boyce, la evolución de la estructura de la planta y su relación con el clima es una calle de dos vías.

" Si son capaces de perder más agua, cambia el clima ", dijo. " Si nos fijamos en los trópicos, sólo se basa en la geografía física, siempre habrá un cinturón de lluvias. Está basada en la vegetación. Y es esto lo que domina los trópicos. Si usted reduce los bosques, que está degradando la precipitación que está sosteniendo el medio ambiente".
National Geographic

TIENEN ALMA LAS PLANTAS Y LOS ANIMALES?
 
La fascinación ante las grandezas de la naturaleza, inspiró al hombre primitivo a imaginar a que todo lo que le rodeaba estaba dotado de vida propia. Propu-so que los seres estábamos formados de agua, tierra, aire y fuego, que en diferentes combinaciones nos otorgaban materia, forma carácter y aún hoy en día en la Astrología estos elementos siguen siendo tomados en cuenta. Cuando el hombre descubre que ciertas plantas pueden provocarle malestares hasta la muerte o salvarles la vida, su admiración aumenta.
 
Aristóteles, descubre que las plantas tienen alma, un alma vengativa, que está allí sencillamente, cumpliendo con la misión básica de ayudar a la planta a ser eso, una planta, en los animales detecta que esa alma también se encuentra presente pero que es más dinámica, también ve en el hombre parte de estas almas pero sumándole que el hombre es capaz de saber que está en el mundo y puede modificar el medio ambiente a su complacencia. EL hombre tiene un alma racional.
 
El alma… discusión filosófica La discusión filosófica de los helenos en torno al tema de la existencia del alama en plantas y animal era un tema antiguo, sólo que ellos lo sistematizaron y lo hicieron filosófico. Pueblos como la India, China, Egipto y otros, ya tenían asignado un sitio de respeto y culto para los animales y las plantas. Era penado con muerte a quien fuese sorprendido matando a un ibis, un gato, un halcón, etc. Estamos hablando de 2 mil años antes de Cristo.
 
Como cosa curiosa se puede señalar que los conquistadores del Nuevo Mundo tardaron décadas en discutir si los “indios” naturales de América teníamos alma o no… afortunadamente decidieron que sí, de lo contrario nosotros estaríamos confinados a reservaciones… De esta talla es la importancia de tener alma o no. Cuando la ciencia se ocupó de revisar la conducta de plantas y animales
descubrieron que ambos responden no sólo a estímulos físicos propios de su especie y de acuerdo a los requerimientos de su condición, alimento y agua, sino que ambos ( plantas y animales) reaccionan al trato que se les otorgue, a la atención, al cuidado que su encargado les brinde.
 
Una planta, que es bien cuidada y que incluso se rodea de música agradable y tranquila, crecerá con mayor rapidez y será más sana que otra a la que no se le ponga atención. Lo mismo sucede con los animales, se ha observado que cachorros que ha sido abandonados por sus padres, pueden sobrevivir y crecer tan bien como lo otro que sí los tiene si alguien se ocupa de brindarle el cuidado y alimentación mínima. ¿Cómo se puede explicar esto? ¿Cómo imaginarse que un ser puede percibir los estímulos del otro sin inferir que existe dentro de él algo superior?
 
El alma, su concepto proviene de animae, que en griego quiere decir vivo, así en el obvio lenguaje de lo “animado” nos encontramos con que sin pensarlo sabemos que lo que nos rodea participa del principio de la vida. Para las comunidades religiosas el respeto por los seres vivos es más que una obligación, en un mandamiento. Todos fuimos creados por el mismo Ser Superior, como quiera que le llamemos y por tanto a sus ojos omos semejantes. En la tradición judeo-cristiana los seres humanos ocupamos un lugar terminal en el orden de la creación fuimos colocados en el mundo al final, primero estuvieron las piedras, las platas y los animales.
 
Tal vez los animales y las plantas no pueden pensar porque su evolución no ha llegado a ese nivel, como nosotros, pero los tres estamos formados a partir del mismo conjunto de moléculas que se unieron hace cientos de millones de años, y eso sin entrar en profundidades religiosas. Ellos llegaron primero. Se dice que todos de un modo u otro hemos detectado que en ciertas expresiones de la conducta de los animales se muestran comportamientos humanos y decimos, sin medir el alcance de nuestra de nuestra comparación: “mira, si hasta parece una persona”, una afirmación que encierra la admiración por un patrón bajo el cual fuimos cortados con la misma tijera, la animación, es decir, el alma.
 
Afirmar o negar que tienen alma, depende del criterio de cada persona, por eso mientras que para algunos no hay duda de ello, para otros decir que plantas y animales tienen alma, es tan incierto, que lo consideran como uno mas de los muchos enigmas y misterios que rodean a los seres vivos!!.
Un blog para compartir acerca de temas y doctrinas de nuestra fe cristiana evangelica.
 
 
¿Qué es el alma?
La sustancia espiritual e inmortal del hombre que anima a su cuerpo.
Por: P. Miguel A. Fuentes, IVE | Fuente: TeologoResponde.org


     Pregunta:     

Les envío un cordial saludo desde Venezuela y aprovecho la oportunidad de hacerle la siguiente pregunta ya que soy ministro de la palabra en mi parroquia: ¿me podría dar su opinión sobre la sustancialidad del alma? Gracias de antemano por su respuesta y que Dios los bendiga. Atentamente José

     Respuesta:     

Estimado José:
El término alma viene del latín anima, de la misma raíz que el griego ánemos, viento. Por alma, y con el mismo significado que spiritus (en griego psikhé, soplo, aliento, vida), se entiende por lo común el principio vital del cuerpo, o el principio inmaterial que se considera origen de la vida material, de la sensibilidad y del psiquismo del hombre. A veces se da este nombre a la mente humana, o también se la llama espíritu.
 
El concepto de alma surge a partir de la pregunta que el hombre se ha hecho sobre sí mismo, sobre el núcleo íntimo de su naturaleza, y es un concepto que se vincula simultáneamente a dos cuestiones distintas: por una parte, la naturaleza de la vida, caracterizada por el automovimiento y la reproducción y, por otra, la naturaleza de los actos intelectivos. Desde la primera perspectiva el alma se concibe principalmente como principio vital (los seres vivos están animados y para muchos el alma sobrevive al cuerpo); desde la segunda perspectiva, que puede compatibilizarse con la anterior -no sin ciertas dificultades-, el alma es el principio de la racionalidad, el principio explicativo del pensamiento, la sensibilidad, los afectos y la voluntad. A su vez, si se parte de la concepción del alma entendida como principio vital, debería poderse hablar de un alma de los seres vivos no racionales, incluidas las plantas. Es la cuestión suscitada bajo el problema del alma de los brutos o alma de los animales. Si, en cambio, se parte de la concepción del alma entendida como principio de racionalidad, se manifiesta en toda su claridad el grave problema de las relaciones entre el alma y el cuerpo, o problema de la relación mente-cuerpo.
 
Para Aristóteles el alma debe entenderse a partir de su teoría hilemórfica y de su teoría del acto y la potencia: el alma, ‘aquello por lo cual primariamente vivimos, sentimos y entendemos’, es sustancia porque es la forma del cuerpo que está en potencia de vida (‘El alma es la entelequia primera de un cuerpo natural que posee la vida en potencia’, De anima, 412a-b) y, por tanto, el alma no puede existir sin el cuerpo, razón por la cual no puede ser inmortal. El alma es concebida como acto (de los cuerpos que poseen la vida en potencia), y como forma (desde la perspectiva hilemórfica, es la forma del cuerpo material). Así, en cuanto que acto, el alma es forma, y en cuanto que forma es sustancia, en el sentido de la forma de un cuerpo que posee la potencialidad de la vida.
 
A partir de san Agustín, que subraya el carácter pensante del alma, esta noción, muy influenciada por la tradición neoplatónica, se espiritualiza cada vez más. Para él es una sustancia plenamente espiritual e inmortal, no dependiente del cuerpo, que surge por la voluntad creadora divina, y es el centro de la subjetividad del hombre, que es ‘un alma racional que se sirve de un cuerpo mortal y terrestre’. Es en el alma donde el hombre encuentra a Dios y a la verdad, y es, al mismo tiempo, imagen de la Trinidad. Como en el caso de la Trinidad, el alma es una, pero posee facultades distintas.
 
Santo Tomás, siguiendo a Aristóteles, hará del alma forma sustancial del cuerpo, de modo que el hombre no es ni alma sola ni solo cuerpo, sino cuerpo y alma a la vez y atacará la doctrina averroísta de la unidad del entendimiento que ponía, de nuevo, en peligro la inmortalidad del alma. Tomás de Aquino, apropiándose del aristotelismo, distingue el alma vegetativa, el alma animal y la humana, y distingue también el anima y el animus (principio vital y entendimiento, respectivamente).
Fuente: The Catholic Encyclopedia
ACI Prensa
 Información de:
Catholic.net

Guillermo Gonzalo Sánchez Achutegui
ayabaca@gmail.com
ayabaca@hotmail.com
ayabaca@yahoo.com
Inscríbete en el Foro del blog y participa : A Vuelo De Un Quinde - El Foro!

No hay comentarios: