Mi lista de blogs

domingo, 13 de julio de 2014

La Casa de la Loma tiene un Fantasma: Capítulo CCLXVII.- La familia Manchay agasaja a Rosenda y Séfora impacta a su visitante con un delicioso sango con huevos fritos....

Hola amigos: A VUELO DE UN QUINDE EL BLOG., continuando con la historia de La Casa de la Loma tiene un Fantasma, y como informamos en el capítulo anterior, Rosenda quien era un hueste satánico, convenció a Horacio para llevarlo al Ecuador y convertirlo en su administrador de una hacienda de su propiedad; sin embargo, la emisaria se encontraba en dificultades por que no podría comer un banquete que le ofrecerá la familia Manchay; casi algo parecido estaba sucediendo en casa de Séfora Huamán Morocho, quien recibió a un inesperado visitante, según él mismo lo dijo, tenía mucha hambre y ella como buena anfitriona le ofreció preparar sango de harina de maíz tostado montado con huevo frito; delicioso potaje que fue aceptado por el hambriento pasajero.


Aquí en la imagen observamos una típica casa en la Comunidad Campesina de Socchabamba, Ayabaca, Piura, Perú; es una construcción de adobe con techo de tejas rojas y a dos aguas, sobre el techo distinguimos un fantasma que viene a ser el "El Rey de las Tinieblas" : Satanás, seguido de vampiros y una siniestra sombra negra que rodea al misterioso personaje satánico, para comprender la narrativa de la obra literaria: "LA CASA DE LA LOMA TIENE UN FANTASMA" , esta imagen será nuestro símbolo de identificación y el logotipo en creación, impresión y distribución literaria. Con reconocimiento de derechos de autor, con Partida Registral Nº 00393-2010, Asiento 01, con fecha 27 de marzo de 2010 por INDICOPI.
 
Este es el símbolo de Marca Perú, que distingue para todos los productos elaborados por peruanos.

En casa de los Manchay, la señora  Nilda tomó la iniciativa para preparar el almuerzo que tendrá como invitada especial a la "hacendada" Rosenda, quien se convirtió en huésped hasta el día siguiente que retornará a Cariamanga, en compañía de Horacio Manchay.
Satanás, hizo muy bien su trabajo en transmigrar a Rosenda en una joven atractiva y con intachable apariencia humana, que nadie podría distinguir que sólo era un fantasma diabólico, con mucho habilidad en seducir, lográndolo con Horacio; pero lo que no había previsto, era que los humanos de carne y hueso somos receptivos en agasajar a nuestros invitados y compartimos nuestra riqueza o al otro extremo nuestra pobreza, en cualesquiera de los casos, abrimos nuestro corazón y brindamos lo que tenemos.
Satanás, como "El Rey de las Tinieblas", nunca entenderá que los humanos amamos y nos dejamos amar; entonces al transmigrar  Rosenda, no le colocó órganos internos al cascarón de la imagen que ella aparentaba ser en esa ocasión.
Rosenda, careciendo de órganos internos, todo su cuerpo era como un cilindro vacío, tampoco había cerebro en la cabeza, pero si tenía reflejos de superviviencia y gracias a esa habilidad, ella intentaba comer con mucho lentitud, de tal manera, que al ingerir los alimentos vayan en pequeñas cantidades y no produzcan ruidos al ingresar a la cavidad hueca de su cuerpo.
Y llegó la hora del almuerzo, la dueña de casa, había aplicado todo su arte culinario, para ofrecer una comida deliciosa y  que sea digna para su invitada especial como era la "hacendada" Rosenda; el potaje se sirvió sobre una mesa grande de madera que siempre estuvo en la sala, también habían seis sillas de madera, que a la vez se asemejaba al número cabalístico : 666 igual: 6 potajes, 6 sillas y 6 comensales.
Al sentarse, Rosenda, se colocó entre Don Porfirio y Horacio y como la mesa era rectangular, ella tomó la posesión de cabecera de la mesa; en seguida fueron llegando los mates de la comida uno a uno  y cuando todo terminó de servirse; Doña Nilda, abandonó la cocina y tomó posesión al otro extremo de la mesa, quedando frente a frente con Rosenda.
Luego, Doña Nilda, como buena cristiana, hizo el rezo de "Acción de Gracias", por la abundante comida, que en ese momento cubría la mesa; esta oración tomó por sorpresa a Rosenda, quien sufrió demasiado escuchando el rezo que le quemó o chamuscó su diabólica piel que cubría si engañosa imagen.
Entonces, Don Porfirio, como dueño de casa, invitó a Rosenda a servirse el estofado de gallina y a ella le tocó la pechuga que se presentó con yucas sancochadas; el aroma era muy tentador debido a la sazón y a la calidad de las gallinas, engordadas con maíz blanco.
En aquellos tiempos en Jurupe, no habían platos de loza ni cucharas de alpaca; sino mates ( de calabaza) y cuchara de palo y las presas de carne se cogían con la mano y se llevaban a la boca para ser trozadas con los dientes caninos y los colmillos, a veces la carne era muy dura y solo los colmillos eran la arma decisiva para poderla comer, por su puesto iba acompañado de un sorbo del exquisito hueso. Tal vez las reglas de urbanidad desaprueban esta forma  de comer, pero aún persiste en un 50% de la población en áreas rurales.
Rosenda, tenía una presa suave y de fácil corte con los caninos tal como es la pechuga de la gallina y es la mejor que se invita a los huéspedes, ella primero trozó la yuca con su cuchara de palo y ese trozo cubría la parte de la palita cóncava y la se llevó a la boca, luego cogió con la mano derecha la presa y también se la llevó a la boca, ligeramente arrancó un pequeño trozo, simuló masticarlo y se lo tragó, el "bolo alimenticio" pasó directo al recipiente cilíndrico haciendo un pequeño ruido solo perceptible para ella.
Doña Nilda, como estaba al frente de Rosenda, notó el detalle que su invitada; que  comía como si estuviese con asco; pero no dijo nada, más bien ella masticó su presa  que le había tocado que era una pierna y realmente estaba deliciosa y se dijo asimismo:
--- "Esta hacendada parece melindrosa(expresión usada en Socchabamba para decir que tiene asco a la comida), pero no le puedo ofrecer ora comida".
De todas maneras se almorzó y al terminar la comelona, la dueña de casa ofreció un trago de cañazo(aguardiente de caña muy bebido en Socchabamba) para asentar el almuerzo de la gallina; y como Rosenda era un personaje invitado, se tuvo que beber el contenido del jarro  de un sola vez gran parte y esta vez pasó directo produciendo un ruido tal como arrojar un líquido de cierta altura y cae hasta el fondo donde se choca con la base, casi todos se dieron cuenta de ese sonido y Horacio creyendo que se estaba incomodando a su invitada, se levantó de su asiento y con jarro en mano, dijo:
--- Estimada Señorita Rosenda, Papá, Mamá y hermanos, con esa copa brindo por la salud y ventura para todos nosotros y especialmente por Rosenda que nos acompaña y que la dicha y el bienestar le llegue copioso a ella y a cada uno de nosotros y por muchos años de vida de mis queridos padres y les prometo que el viaje que mañana haré hacia el Norte (Ecuador), será el primer peldaño de una escalera que será dura para subir, y que nada nos detendrá hasta llegar a la cúspide.... salud..salud..salud...
Todos levantaron sus jarros, incluida Rosenda que aprovechó para beber el saldo de su copa y se pasó hasta le fondo y esta vez todos reían y siguieron bebiendo y brindando.
Por otra parte, en la casa de Séfora Huamán Morocho, ella estaba terminado de preparar el sango de harina de maíz tostado y como aderezó con la zurrapa de manteca de coche (en Socchabamba, se expresa así por decir chancho), que le dio un sabor muy exquisito, así mismo los huevos fueron fritos en zurrapa muy caliente que se doraron los bordes  de la clara dando una deliciosa presentación a la yema.
Séfora sirvió un mate lleno de sango y lo montó con dos huevos fritos, realmente era impresionante la presentación de esta comida, que le brindó a su visitante que era el mismo diablo; y cuando Séfora fue a la cocina a preparar el refresco de limonada, momento que fue aprovechado por el comensal y se tragó de una sola vez todo el contenido del mate;  y de nuevo salieron los perros a gruñir, pero esta vez el personaje sacó las garras y amenazó a los canes, que huyeron despavoridos aullando.
Luego de casi media hora salió Séfora con una jarra llena de limonada y se puso contenta al ver que su mate lleno de sango había sido comido y ella llena de regocijo, le dijo:
--- Caramba que gusto siento que a usted le placía comer sango, llamada "comida de los pobres"; por que por más humilde que sea una casa, siempre se guarda un poco de harina de maíz tostada y unos cascarones de gallina(huevos) para brindar al transeúnte que viaja cansado y muchas veces con mucha hambre.
El elegante visitante le dio una mirada de agradecimiento y no era para menos además de amante de su protegido, era una mujer muy simpática y cariñosa, le dijo:
--- Señorita, nunca en mis trayectos que he  trotado y caminado he encontrado una posada tan amable como la de que usted me ha brindado y sobretodo comer tan delicioso sango... muchas gracias....
Continuaremos......
Guillermo Gonzalo Sánchez Achutegui
ayabaca@gmail.com
ayabaca@Hotmail.com
ayabaca@yahoo.com
Inscríbete en el Foro del blog y participa : A Vuelo De Un Quinde - El Foro!