Mi lista de blogs

domingo, 20 de julio de 2014

La Historia del Amor Cruel: Capítulo CLIX.- Olzagon es despedido como vendedor por el Supervisor de Ventas y no logra el apoyo del Gerente General que era su última esperanza..

Hola amigos: A VUELO DE UN QUINDE EL BLOG., continuando con La Historia del Amor Cruel entre Iarma y Olzagon, y como informamos en el capítulo anterior, Olzagon fue despedido del trabajo como vendedor de la Fábrica de Productos Plásticos "El Dorado", por el Supervisor de Ventas, quien le tenía animadversión sin motivo ninguno al joven vendedor; sin embargo el despedido aún tenía una carta debajo de la manga, por que hasta momentos antes contaba con el apoyo del Gerente General; entonces Olzagon después de abandonar la Supervisión se encaminó a la Gerencia General.



Aquí en la imagen observamos una típica representación de la terrible situación que muchos hogares atraviesan en el transcurso de existencia por que siempre hay la existencia de un tercer elemento (amante tanto para él como para ella) que como una tentación tenebrosa carcomen la consistencia del matrimonio, y más si los esposos viven solamente la apariencia y no la triste realidad de que no son felices. Fuente: Archivos del blog. Obra Literaria reconocida con Derecho de Autor, según Partida Registral No. 00855-2012, Asiento: 01; con fecha: 10 de Agosto de 2012, por : INDECOPI.
 
Este es el símbolo de Marca Perú, que distingue para todos los productos elaborados por peruanos.


Olzagon, llegó a la Oficina Gerencial, se anunció con la Secretaria, pidiendo una cita con el Gerente, pero en ese momento el Gerente estaba muy ocupado atendiendo una llamada del Supervisor de Ventas; no podemos adivinar de que conversaban, pero teniendo los antecedentes del fracaso del almuerzo del día anterior, pero presumimos que éste, fue el dialogo:
El Supervisor empezó así:
--- Buenos días señor Gerente, lamento mucho mi comportamiento con su persona el día de ayer, creo que todo fue por exceso de tragos que bebí, y tal vez aflojé mis sentimientos de frustración por mi incapacidad en trabajar  25 años en la Fábrica y no haber avanzado mucho en mi carrera laboral, también me excedía acusando a usted por que nunca fui ascendido...
El Supervisor se toma una pausa y agregó:
--- Asimismo recuerdo haber amenazado a su persona denunciándolo ante la Junta de Accionistas para que lo evalúen y si es posible le echen de la Empresa; semejante atrevimiento temerario y sin  fundamento solo lo expresa un borracho, por lo que pido perdón; realmente me excedía, era como un volcán en erupción....
Nuevamente el Supervisor, descansó y prosiguió:
--- Hoy acabo de tener problemas con el conflictivo vendedor Olzagon, le he dado trabajo para introducir los nuevos productos en el Mercado Mayorista, y él, se ha negado hacerlo aduciendo que son productos "hueso" que nadie compra; pues como Supervisor tengo que ver que alguien trate de la comercialización de esos productos; tarea que fue rechazada por Olzagon...
De nuevo el Supervisor hace una pausa y finalizó
--- Como consecuencia de la negación de Olzagon a obedecer las ordenes de la Supervisión, se produjo un altercado por la desobediencia y por la impertinencia de faltarme el respeto, ya que vociferó delante de los otros vendedores, lo he despedido del trabajo, él, salió en dirección a su oficina, por lo que le estoy comunicando para su conocimiento,
El Gerente General, se cogió la cabeza con las dos manos, por lo que se estaba cumpliendo lo que él sospechaba y temiendo que la antipatía entre los dos personajes terminara mal, y él, estaba atado de ambas manos; en primer lugar tenía que apoyar al Supervisor en su don de mando, pero a la vez se estaba desprendiendo de un joven vendedor que era una promesa a futuro y le contestó:
--- Homero, te he escuchado con suma paciencia; acepto tus disculpas por el almuerzo, no te preocupes fui yo quien cometió el error, pero si me llama la atención que hayan llegado a "mayores" con el joven Olzagon, recuerda que gracias a esa venta  millonaria que él hizo, nos pagarán el sueldo de ambos, no puedo desautorizarte, pero si creo que se te pasó la mano; ya tengo a Olzagon esperando y solo le confirmaré tu decisión; lamento mucho este acto tuyo, pero lo respeto.
Luego ambos interlocutores apagaron sus teléfonos y la Secretaria de la Gerencia ingresó a la Oficina y dijo:
--- Señor Gerente, el joven Olzagon, desea una entrevista con usted, ¿lo hago pasar?
El Gerente no podía prolongar por mucho más tiempo la agonía laboral de Olzagon y contestó:
--- Por su puesto hazlo pasar.
La secretaria salió de la oficina y dijo:
--- Joven Olzagon, el Gerente lo recibirá, pase por favor...
El joven vendedor ingresó con una sonrisa en los labios y saludándolo nuevamente a su jefe, le dijo:
--- Señor Gerente, le tengo malas noticias, el señor Supervisor me echó de la fábrica por negarme, según él, a salir a vender productos nuevos que aún no tienen la aceptación del consumidor y me fijó una cuota obligatoría diaria; además, deben venderse contra entrega; son condiciones totalmente desfavorables para el cliente potencial que no arriesgaría dinero y en efectivo por la compra de algo que no conoce....
Olzagon se toma una pausa y prosiguió:
--- Seguramente el Supervisor le ha llamado indicándole  su parte; pero yo le informaré la mía, como no hubo acuerdo, se originó un lío de palabras y él, perdió los papeles, ante mi contundente defensa y terminó insultándome, llamándome: "Miserable canalla", textualmente dijo: "Miserable desgraciado, todos estos insultos fueron por que le reclamé, que era imposible cubrir una elevada cuota de ventas con productos desconocidos y como cuento con su apoyo, espero que le rectifique al Supervisor su desatino y me reponga de inmediato, por que tengo asuntos pendientes y   visitas a mis clientes,
Pero la cara del Gerente no animaba ningún entusiasmo, sino más bien  era adusta y con genio de "pocos amigos", le contestó:
--- Olzagon, lamentablemente no  puedo romper una decisión, aunque la considero injusta, por que tu eres un buen vendedor; pero nada puedo hacer y lamento informarte que ya no eres más un servidor de esta Fábrica, ordenaré al Departamento de Personal que te hagan tu liquidación completa de tus ventas y sus comisiones, que es lo único que te corresponde; me duele en el alma que te vayas; algo muy difícil  reemplazarte tu lugar, es muy duro para mi Empresa, contigo estoy perdiendo dos jóvenes valores, por que Ofelia fue una excelente trabajadora, son "gajes del oficio"...¡¡¡ que podemos hacer..!!!, tu eres muy joven y rápidamente encontrarás trabajo, tengo algunos amigos y puedo recomendarte para que consigas tu empleo en otro lugar.
Luego el Gerente General, se puso de pie de su asiento y se dirigió hasta Olzagon y le dijo:
--- Aunque tu no lo creas amigo Olzagon, tengo las manos maniatadas; algunas acciones que se hacen en esta empresa no puedo modificarlas, mi "Don de Mando" es limitado, como tu recordarás, ayer el Supervisor me amenazó con informar a los accionistas sobre lo que hago o no hago; y por su puesto los dueños pueden revocar mi puesto quitándome la confianza y eso significa un despido intempestivo y no puedo reclamar a nadie, por que "son cargos de confianza"(valga la redundancia).
El Gerente se toma un descanso y finalizó:
--- Olzagon, espero comprendas mi situación, a veces el cargo de Gerente General está supeditado a las contingencias y grado de confianza de los accionistas, y si por allí llega un trabajador ante ellos, hablando mal del Gerente, los dueños comienzan a marcar al Gerente y cualquier fallo que cometa, lo echan sin mayor preámbulo a la calle. ........ Continuaremos.......
Guillermo Gonzalo Sánchez Achutegui