Mi lista de blogs

domingo, 5 de octubre de 2014

SEÑOR CAUTIVO DE AYABACA: Milagro de Salvar Vidas dentro de un Ömnibus totalmente enterrado por alud de tierra y rocas, gracias a la fe de Natalia que lideró el rescate.

Hola amigos: A VUELO DE UN QUINDE EL BLOG., continuando con la divulgación de los Milagros del Señor Cautivo de Ayabaca, que como informamos en los anteriores  es una recreación en ficción de un hecho que sucedió años atrás, los personajes y lugares que aparecen aquí son pura coincidencia. En el poblado de Chilcapampa, caracterizado por estar habitado por gente muy hacendosa, especialmente dedicados a la agricultura, que constituye la fuente principal de la generación de la riqueza económica  de sus pobladores.

Aquí observamos la imagen del SEÑOR CAUTIVO DE AYABACA, que se celebra su festividad religiosa todos los 13 de octubre. Foto: Archivos del Blog: A vuelo de un quinde.


Aquí en la imagen observamos a Guillermo Gonzalo Sánchez Achutegui, autor del Blog: A vuelo de un Quinde; ferviente devoto del Señor Cautivo de Ayabaca. Foto : Archivos del Blog: A vuelo de un quinde.
 
En uno de los barrios llamado : "Pampa Cresta", por tener un promontorio de tierra en uno de los costados parecido a la cresta de un gallo y precisamente en la cima de ésta elevación, acostumbra a subirse Natalia, quien es hija de la Familia Ramírez, muy distinguida y de escrupulosidad, miembros muy devotos del Señor Cautivo de Ayabaca.
Un día los jóvenes residentes en "Pampa Cresta" se reunen y toman decisiones en el desarrollo cultural y religioso en el seno de sus familias; fue justamente la iniciativa de Natalia, quien propuso hacer un viaje a la Ciudad de Ayabaca, fijándose como fecha el 10 de Octubre, para llegar con anticipación y poder asistir a la Festividad del Señor Cautivo de Ayabaca que será el 13 de Octubre como todos los años.
Las jóvenes excursionistas, se organizaron en comités para alistar el viaje, desarrollando actividades que les genere recursos económicos para solventar los gastos del viaje. Siendo jóvenes dinámicas y con mucho entusiasmo cumplieron a cabalidad los preparativos del viaje y con se fijó el 10 de Octubre; acordaron reunirse a las 08:00 horas de la mañana en la Plazuela del Barrio, para que allí las recoja el ómnibus que las transportará a Ayabaca.
Natalia, como líder del grupo, llegó temprano al lugar del embarque, encontró justo otro ómnibus lleno de estudiantes que partió en ese instante, y las demás jóvenes viajeras llegaron poco después y siendo las 08:00 horas del día, ya se habían reunidas todas, pero el ómnibus no llegaba; entonces Natalia llamó a la Empresa Responsable del viaje y le contestaron que el bus ya había salido con dirección a la Plazuela.
Frente a la Plazuela, había una pequeña Capilla, que ese día abrió temprano las puertas, por que tenía programado realizar una masiva ceremonia de bautizos, y como aún no llegaba el bus, Natalia sugirió a sus  amigas ir a la Iglesia a rezar e invocar a Dios para que las proteja en el viaje; accedió el grupo, quedándose Celinda quien era la más rebelde en aceptar la fe en Dios.
Al ingresar al templo en el lado derecho había un Gran Cuadro con la imagen del Señor Cautivo de Ayabaca, y como Natalia era su devota, se arrodilló delante de la imagen; ejemplo de fervor que fue seguido por las otras  jóvenes; todas rezaron en voz baja y mentalmente, fue un acto de contrición digno de encomio; luego fueron hasta al Altar Mayor y rezaron tres padrenuestros y tres avemarías.
En ese lapso de tiempo habían transcurrido 60 minutos, ya eran las 09:00 horas del día y no llegaba el bus, las jóvenes salieron del templo y justo en esos momentos se apareció el bus.
Natalia, se acercó al chofer y le reclamó, por qué había tardado tanto, a lo que el conductor le contestó que repentinamente se averió la dirección de la unidad móvil y tuvo que llevarlo al taller de reparaciones y ese trabajo duró una hora.
Cuando las jóvenes se disponían a abordar el bus, repentinamente se escuchó el ulular de las sirenas, anticipando que transportaban heridos, al pasar por la Plazuela, Natalia como líder se acercó a un policía que  llegaba en esos momentos y le preguntó que había sucedido y éste le contestó:
--- Señorita, están trayendo a los heridos y muertos ocasionado   por un derrumbe en la carretera que apañó por completo al ómnibus repleto de estudiantes, que iban en excursión a la Ciudad de Piura; de los 50 pasajeros, solo se han salvado 10 y los 40 restantes están como desaparecidos, seguramente enterrados por toneladas de tierra......
El policía se toma un descanso y finalizó:
--- Ese ómnibus iba a salir en pareja, con el que ustedes se van a embarcar recién, es algo misterioso que se haya averiado y retrasó la partida, para mi como policía, ese hecho constituye un milagro, o tal vez  no se como calificarlo, lo notorio es que ustedes se salvaron del accidente.
Natalia, casi muda por la sorpresiva noticia, se aferró a la imagen del Señor Cautivo de Ayabaca, que llevaba consigo e invocó agradeciéndole que les haya salvado la vida al retrasar su salida; en esos mismos instantes Celinda "La Rebelde", quien no entró a la Iglesia a orar, recordó que sus padres salieron en el ómnibus siniestrado acompañando a un primo quien era uno de los excursionistas.
Natalia, una vez más tomó la iniciativa consolando a su amiga y de inmediato se acercaron a la Oficina de la Delegación de la Policía, para averiguar con más precisión sobre  el accidente de transito; al llegar el Comisario impartía las instrucciones a un grupo de policías que actuarán como cuerpo de rescate  y tratar de salvar vidas de pasajeros atrapados dentro del bus, por el alud de tierra.
Natalia, se ofreció como voluntaria y Celinda quien era la interesada fueron admitidas y de inmediato se embarcaron en el patrullero policial y partieron por que era perentoria la ayuda para salvar vidas.
Mientras tanto en el lugar del accidente, no todos los pasajeros habían muerto, entre los enterrados con vida, estaban los padres de Celinda, con escaso aire, ellos estaban abrazando una imagen del Señor Cautivo de Ayabaca, que siempre la llevaban cuando viajaban, pero había que apurar el rescate, sino morirían asfixiados; el esposo trata de mover la tierra que cubría el ómnibus, pero nada se podía hacer era demasiado pesado.
En el camino al rescate, Natalia y los policías comenzaron a rezar, invocando al Señor Cautivo de Ayabaca, les permita salvar la mayor cantidad de gente; Celinda "La Rebelde", recién se le ablandó el corazón y recordó que había que rezar pidiendo a Dios su ayuda para salvar la vida de sus padres.
Dentro del ómnibus siniestrado, se movían con dificultad los padres de Celinda y otras personas que no habían sido aplastados por la tierra; la señora se aferraba a la imagen del Señor Cautivo de Ayabaca, rezándole con mucha devoción y el esposo trataba de desprender un pedazo de tuvo de fierro y finalmente lo logró, y haciéndolo como una "barreta" comenzó a puyar encima de sus cabezas, con el fin de lograr abrir una abertura para que ingrese aire, pero como había una oscuridad espantosa, no hacía mucho para lograrlo, pero no se desanimaba continuó con su esfuerzo y pensaba que alguien vendría por ellos.
En esos mismos instante llegó la patrulla de rescate, realmente todo era una devastadora impresión de la carretera que había desaparecido en aproximadamente 500 metros de ancho, y el alud de tierra había cubierto por completo al ómnibus, por que después que salieron los sobrevivientes, cayó más tierra y sepultó al resto dentro del bus; pero no había tiempo que perder, los policías provistos de palanas comenzaron a cavar y lo hacían con mucho esfuerzo debido al lodazal que se había desprendido de la loma.
Natalia y Celinda alistaban los implementos de primeros auxilios y seguían orando al Señor Cautivo de Ayabaca; repentinamente hubo un desprendimiento de tierra desde la amontonada a nivel de la carretera hacia abajo y se descubrió la parte trasera del ómnibus; los rescatistas aceleraron retirando la tierra y escucharon el golpe que alguien hacía desde el interior del bus, entonces Natalia miró al Teniente de la Policía, quien empeñó todo  su esfuerzo utilizando un cincel y martillo para abrir un hueco en la carrocería y permita la entrada de aire.
Lo hizo con tanto amor al prójimo, que no hubo resistencia de las latas de fierro y se abrió una abertura y lo primero que vio fue la imagen del Señor Cautivo de Ayabaca, que alguien la sostenía desde adentro, la movía en señal de agradecimiento por salvarles la vida, el policía preguntó:
--- ¿Hay muchas personas adentro con vida?
Los padres de Celinda contestaron al unísono:
--- Si somos unos cinco o tal vez más, no se puede ver por la oscuridad.
Celinda y Natalia que escucharon las voces, rápido las reconocieron, se abrazaron y gritaron con todas sus fuerzas:
--- ¡¡¡ Bendito seas  Señor Cautivo de Ayabaca, por salvar vidas humanas !!!
Además,  Celinda arrodillándose hasta la abertura, gritó:
--- "Padres amados han sido salvados gracias a su fe en el Señor Cautivo de Ayabaca"
Y comenzó a llorar muy emocionada, mientras los policías continuaban retirando el barro del ómnibus, con la seguridad que estaban trabajando exitosamente en lograr su objetivo de salvar vidas del ómnibus siniestrado.
Guillermo Gonzalo Sánchez Achutegui
Inscríbete en el Foro del blog y participa : A Vuelo De Un Quinde - El Foro!

11 comentarios:

Jose Pedro Cruz Lopez dijo...

cautivito tu eres mi guía en mi trabajo me protejes y me libras de tanta malda a mi alrededor por elementos maleantes guias por una mala muje4r que se golpea el pecho por ti cautivito

Iniciativa Ciudadana Verde dijo...

Estimado Señor. Guillermo, saludos, a Usted, y a todos los que leen su blog, Socchabamba, como todas las zonas de Ayabaca, son hermosos ver nos trae maravillosos recuerdos de nuestra niñez y los que por diversos motivos estamos físicamente distanciados pero siempre tenemos presente nuestro original lugar en donde dimos nuestro primer respiro de nuestras vidas. Es preocupante que la provincia Ayabaquina este dentro de las provincias mas pobres del país. Por lo que representa nuestra querida tierra, creo que debemos hacer todos los esfuerzos posibles desde nos encontremos para contribuir de alguna manera, para lograr el desarrollo de esta importante provincia.

Guillermo Gonzalo Sánchez Achutegui dijo...

Infinitamente agradecido a todos mi amigos y amigas por sus mensajes, efectivamente como buen ayabaquino estoy aprovechando las redes sociales, para hacer conocer que en un rinconcito de La Tierra, existe Ayabaca, la tierra del Señor Cautivo, y naturalmente Socchabamba donde nací, crecí y me eduqué la Primaria. Me siento muy orgulloso de ser un ayabaquino y nunca olvidaré a la tierra bendita que me vio nacer. Muchas gracias.

Guillermo Gonzalo Sánchez Achutegui dijo...

Mis saludos a Iniciativa Cuidadana Verde, como usted bien lo dice, muchos de los ayabaquinos vivimos muy lejos de la tierra querida, en mi caso; vivo en Chiclayo; sin embargo, Ayabaca nunca la olvidé y tengo mi Blog: A vuelo de un Quinde, que en la mayoría de los post, está Ayabaca, creo que contribuimos con un granito de arena, y las redes sociales serán nuestros aliados, para que conozcan a Ayabaca, la tierra prometida de todo ayabaquino que quiere de verdad a su Patria.

Doralcira Llacsahuanga Yangua dijo...

Amigo Guillermo tiene toda la razón, el amor que le tenemos a NUESTRO SEÑOR CAUTIVO es inmensamente hermoso, gracias amigo por compartir esta fiesta tan espiritual, donde se rinde el verdadero amor a DIOS NUESTRO SEÑOR. AMÉN

Zuriaga Ruiz Sonia dijo...

que nos cuide amigo que falta ace en este mundo una ayudita.

Norma Moreno Coro dijo...

gracias x darme todo lo tengo.

Etelvina Falcon Rodriguez dijo...

SEÑOR CAUTIVO, TE ROGAMOS NOS PROTEJAS DE TODO MAL, TU ERES EL PADRE DE LA HUMANIDAD QUE CUIDAS A TODOS TUS HIJOS, BENDICENOS SEÑOR.........AMEN

Guillermo Gonzalo Sánchez Achutegui dijo...

El Señor Cautivo de Ayabaca, es un símbolo religioso que los creyentes católicos lo veneramos, demostrando nuestra Fe en Dios, y los ayabaquinos lo tenemos como la máxima representación de amor a Dios. No hay nada más grande que el Señor Cautivo de Ayabaca !!!!!!!!!!!!!!!!!

Dayssi Quevedo Timoteo dijo...

Gracias Señor Cautivo por todo lo que me ofreces, siempre estás en mi corazón.

Rosa Campoverde dijo...

Gracias Señor Cautivo por tus bendiciones y gracias concedidas.