Mi lista de blogs

domingo, 25 de octubre de 2015

La Casa de la Loma tiene un Fantasma : Capítulo CCCXXVI.- Sixto y Adelaida inician con dulzura su relación amorosa.....

Hola amigos: A VUELO DE UN QUINDE EL BLOG., continuando con la historia de La Casa de la Loma tiene un Fantasma, y como informamos en el capítulo anterior, en casa de la señora Melania, almorzaron los patrones Sixto y Natalia "ojos verdes" junto a Adelaida, que se convirtió en la prometida de Sixto; lo interesante de éste suceso, es que por arte de la anfitriona señora Melania y con efecto de los tragos que los animó perdiendo la timidez, Sixto y Adelaida se comprometieron y ella le sugirió al flamante enamorado pedir su mano a los padres de ella, afincados en Ambasal.

Aquí en la imagen observamos una típica casa en la Comunidad Campesina de Socchabamba, Ayabaca, Piura, Perú; es una construcción de adobe con techo de tejas rojas y a dos aguas, sobre el techo distinguimos un fantasma que viene a ser el "El Rey de las Tinieblas" : Satanás, seguido de vampiros y una siniestra sombra negra que rodea al misterioso personaje satánico, para comprender la narrativa de la obra literaria: "LA CASA DE LA LOMA TIENE UN FANTASMA" , esta imagen será nuestro símbolo de identificación y el logotipo en creación, impresión y distribución literaria. Con reconocimiento de derechos de autor, con Partida Registral Nº 00393-2010, Asiento 01, con fecha 27 de marzo de 2010 por INDICOPI.
 
Este es el símbolo de Marca Perú, que distingue para todos los productos elaborados por peruanos.

Ciertamente en el transcurso de la vida el ser humano vive vicisitudes positivas y negativas según el lugar y el momento que se presentan los hechos; lo que sucedió al hacendado Sixto, quien había sido despreciado por mujeres ecuatorianos como él; que nunca aceptaron ser esposas de hacendado, por que vivía en al sierra; él y su hermana  tuvieron que traspasar la frontera llegando a Ambasal y encontraron a una joven comedida, generosa y hospitalaria que rápidamente captó la atención de Sixto, quien en agradecimiento a las atenciones recibidas, ofreció su estancia para que vaya Adelaida a visitarlos, se cuidaron de ocultar su estado social  y económico y la invitada correspondió viajando a un lugar que nunca había conocido.
Después de almorzar y asentar la comida con una limonada, de nuevo los viajeros alistaron sus caballos; la señora anfitriona Melania, agradeció la visita, e hizo conocer con mucho aprecio su gratitud a Adelaida que la curó de una fiebre muy alta, se despidieron y arrancaron al último sector que faltaba visitar; en este sendero, Natalia se separa por que irá en busca de provisiones a una propiedad  fuera de la hacienda;  en una pequeña pampa, los jinetes pararon la cabalgata, Natalia se apeó de su caballo y se fue hasta donde estaba Adelaida, quien también se bajó de su caballo y las dos amigas se confundieron en un tierno y amoroso abrazo y Natalia le dijo al oído:
--- Gracias Adelaida por haberte convertido en mi próxima cuñada, me siento feliz y te deseo mucha  suerte al lado de mi hermano Sixto.
Adelaida, apretó su abrazo y le contestó:
--- Todo ha sido una grata sorpresa, nunca me imaginé ser la futura novia de un joven hacendado; creo que San José de Ambasal hizo el milagro de conocerles a ustedes; pero jamás pensé que un hacendado se fije en una muchacha como yo.
Luego del breve intercambio de frases; Natalia soltó a Adelaida y de nuevo montó su caballo, y el personaje involucrado Sixto, sonreía sin decir nada, solo las miraba a las dos mujeres. como quien haciéndose una pregunta: "¿Y ustedes que están hablando de mi ?"
En seguida, Natalia levantando el brazo en señal de despedida picó su caballo y se alejó rumbo hacia el oeste a acometer su objetivo; entonces, Sixto conocedor de la zona, encabezó la partida hacia el sur, a visitar el último sector que era una larga pampa sembrada de caña de azúcar, incluso habían trapiche para la molienda de la caña, y ese día habían molido caña y estaba llena de guarapo ( así se llama en Socchabamba al jugo de  la caña) una paila de bronce, ya estaba sometida a fuego para hervir el líquido y a base de cocción convertirlo en miel, que será la  base de la chancaca cuando se enfríe en los moldes.
Adelaida, le hizo recordar a Ambasal y especialmente a Jililí, por que allí el jugo de la caña lo convierten en aguardiente, después de la destilación en alambiques; Sixto tenía planes para la chancaca; la necesitaba para hacer trueque con granos en las partes altas  de Loja y Cariamanga; junto al caporal le dio instrucciones para sacar por lo menos unas 6 a 8 pailas de jugo y convertirlos en chancaca para cargar una piara de burros y partir rumbo a la serranía.
Después, de la última visita, se debía regresar a la Casa Hacienda, pero el día ya se estaba acabando y el regreso en directo era de unas tres horas; entonces Sixto, se acercó a Adelaida le dio un amoroso abrazo y ella correspondió, Sixto, escuchó los latidos fuertes de Adelaida, estaba un poco nerviosa: él entonces trató de darle seguridad y dijo:
--- Creo que hoy no llegamos a la Casa Hacienda, salvo que estés acostumbrada a cabalgar en noche oscura.
Y ella, le contestó:
--- Soy de Ambasal y estamos acostumbrado a la oscuridad, por mi parte aunque no conozco el terreno, puedo cabalgar sin ningún problema, claro está no se como responderá este caballo, pero el mío lo hace hasta con aguacero copioso (lluvia intensa), en todo caso tu eres quien dirige y me acojo a tus ordenes.
Sixto, cada vez más sentía la tremenda simpatía que le producía estar al lado de Adelaida, una mujer de decisiones rápidas y no se amilanaba ante nada y con habilidad le devolvió la responsabilidad a él.
Entonces,  la pareja montaron sus caballos y Sixto, encabezó el regreso, tomando el mismo camino que lo hicieron para llegar allí, claro está que había una ruta mas corta, pero era peligrosa por que se tenía que vadear al Río Quiroz, y hacerlo en la noche era un riesgo que no se podía permitir y con mayor razón estaba acompañado de su flamante enamorada.
La noche es también un aliado natural para los enamorados; sobretodo al cobijarse con la iluminación de Luna llena sonriente desde el espacio; éste astro  se convierte en cómplice del nacimiento de un tierno y dulce romance.
Justamente, esto iba a suceder entre Sixto y Adelaida, ellas ya eran enamorados, pero aun no  habían compartido caricias, abrazos y besos, por la barrera que constituía la presencia de Natalia, ahora ella ya no estaba, el camino romántico tenía el sendero libre...
Ya en al penumbra del oscurecer, encontraron un claro en la ruta (una pequeña pampa), Sixto frenó su caballo y lo mismo hizo Adelaida; entonces Sixto, con voz amorosa le dijo:
--- Adelaida, te sugiero hacer un alto, para estirar las piernas, puedes bajarte y conversamos unos minutos y luego continuamos la marcha: ¿Qué te parece mi idea?
Adelaida,  como toda mujer con agilidad mental; adivinó las verdaderas intenciones de Sixto y ella misma deseaba las caricias de su flamante enamorado, claro está, ella contralará la situación si Sixto quiera sobrepasar el "descanso para conversar...."
Y haciendo como si no entendiese, le contestó:
--- Yo prefiero seguir cabalgando y como tu quieres descansar, lo haremos por un corto tiempo, por que no conozco el terreno, pero teniendo a un extraordinario guía, no creo que tendremos inconvenientes en llegar a la Casa Hacienda.
Adelaida, se apeó de su cabalgadura, como también lo hizo Sixto y ambos se juntaron, y como era lo correcto, Sixto tomó la iniciativa acercándose a ella y la abrazó tiernamente; ella no hizo oposición, correspondió al abrazo uniendo al cuerpo de su amando en un solo ser amado, Sixto al estar cerca de los labios de ella, acercó los suyos y suavemente los unió a los de ella, en un amoroso pico (un ligero beso) pero ella seguía tímida, es que nunca había sido besada por ningún hombre, era su primer beso; él en cambio si había besado a muchas mujeres.
Sixto, aplicando su experiencia con sus propios labios, buscó los de ella y por fin ella abrió la boca y empezó a besarlo, era el momento más amoroso del inicio del romance entre Sixto y Adelaida.
Después de un largo beso, se soltaron y ella con intención de reprenderlo, le dijo:
--- Con que paramos para "conversar y estirar las piernas..... "
Ante tal ocurrencia, se abrazaron de nuevo y al unísono soltaron una carcajada, que se prolongó por varios segundos y él, le dijo:
--- Adelaida,  te amo con toda la energía de mi corazón, desde que te conocí en Ambasal, nunca pude olvidar tu imagen, realmente eres la elegida de mis sentimientos y quiero que seas mi esposa para toda la vida; créeme que me parece un sueño hecho realidad, tenía mis dudas en tu venida, y como está próxima a la Festividad en honor al santo patrono San José de Ambasal, iba a viajar de nuevo y visitarte, y gracias a Dios, todo se ha logrado a su voluntad y como terrenales honraremos su bondad, convirtiéndonos en esposos.
Adelaida, que nunca empezó encontrar novio en su viaje; ella si  seguía pensando en un bello  sueño, que se rompería cuando se despierta, pero para saber si todo era cierto, abrazó con todas sus energías al hombre que ya conquistó su corazón y le dijo:
--- Sixto, eres mi primer enamorado y serás el único hombre que amaré en mi vida; necesito tu protección, abrázame por que mi corazón quiere sentir tu amparo......
Continuaremos...........................
Guillermo Gonzalo Sánchez Achutegui
ayabaca@gmail.com
ayabaca@hotmail.com
ayabaca@yahoo.com
Inscríbete en el Foro del blog y participa : A Vuelo De Un Quinde - El Foro!