Mi lista de blogs

domingo, 10 de abril de 2016

La Casa de la Loma tiene un Fantasma: Capítulo CCCXLIL .- Eulalio, con la oposición de su tí Isidoro, logra el apoyo de sus primos para planear la venganza contra el violador de su esposa Olinda...

Hola amigos: A VUELO DE UN QUINDE EL BLOG., continuando con la historia de La Casa de la Loma tiene un Fantasma, y como informamos en el capítulo anterior, Eulalio quien es el marido humillado. por  el hacendado Antenor Flores Nieto, quien le violó sexualmente a su esposa Olinda; fue en búsqueda de su familia, quienes vivían muy distantes de su casa; llegó a la media noche  y por el esfuerzo desplegado y llegando a la vivienda familiar, se desmayó, luego del apoyo de su primo Isidoro y por medio de él la familia en general, Eulalio se recuperó y narró la razón por que había llegado a esa casa...............
 
Aquí en la imagen observamos una típica casa en la Comunidad Campesina de Socchabamba, Ayabaca, Piura, Perú; es una construcción de adobe con techo de tejas rojas y a dos aguas, sobre el techo distinguimos un fantasma que viene a ser el "El Rey de las Tinieblas" : Satanás, seguido de vampiros y una siniestra sombra negra que rodea al misterioso personaje satánico, para comprender la narrativa de la obra literaria: "LA CASA DE LA LOMA TIENE UN FANTASMA" , esta imagen será nuestro símbolo de identificación y el logotipo en creación, impresión y distribución literaria. Con reconocimiento de derechos de autor, con Partida Registral Nº 00393-2010, Asiento 01, con fecha 27 de marzo de 2010 por INDICOPI.
 
Este es el símbolo de Marca Perú, que distingue para todos los productos elaborados por peruanos.

Toda la familia alrededor de don Isidoro; dueño y padre de la familia, a quien fue a buscar Eulalio, quedaron lelos escuchando la tragedia que le ha sucedido a Eulalio...... y éste dijo:
--- Lamentamos mucho Eulalio, el grave problema que te está sucediendo, tengo entendido que Olinda, era una mujer pura, nunca se le conoció a otro enamorado que no fueses tu; entonces, ella si lo estaba o aun lo está enamorada de tu persona, por lo que no creo que ella haya cedido fácilmente a su violador y nosotros como tu familia, nos sentimos afectados y ese hecho tiene que ser castigado.....
Don Isidoro, hizo una pausa y agregó:
--- Tengo a mis cuatro muchachos muy fuertes y con cojones para defender el honor de la familia, si tu sobrino buscas hacer justicia, nosotros estamos contigo; pero tengo entendido que el hacendado Flores Nieto, es le personaje mas poderoso de la zona y le cuidan las espaldas un grupo de hombres corajudos de las Pampas de Cariamanga...
Nuevamente don Isidoro una pausa y añadió:
--- Mis muchachos, han sido criados para ser buenos peleadores; y si ellos están de acuerdo, podemos retar  a la gente del hacendado, pero éste tiene una debilidad, para buscar a las mujeres: camina y cabalga solo, por lo que tenemos que hacer un trabajo de seguimiento de sus pasos, pero lamentablemente nosotros vivimos muy lejos, y si tu ofreces tu casa y desde allí haremos un plan para encontrar solo al hechor(violador) de tu esposa Olinda....
Y finalmente don Isidoro, dijo:
--- Eulalio, me parece muy desacertado que hayas devuelto a tu mujer a la casa de sus padres; ellos ya cumplieron entregándote a una buena mujer, las cosas malas sucedieron en tu hogar, será un duro golpe para esa familia recibir a una hija humillada y despreciada, y también puede tener un efecto contrario que ella busque a su violador y se entregue como su moza de asiento....
Eulalio, al escuchar las últimas expresiones de su tío Isidoro; le produjo un tremendo dolor emocional de su honor de hombre,  y por poco se levanta de su asiento y sale despavorido, pero se controló y contestó:
--- Tío Isidoro, agradezco la posada que me haz brindado, pero no puedo aceptar tus expresiones que mi ex mujer se convierta en "moza de asiento" para el desgraciado  hacendado que la violó..
Entonces, intervino Isidoro (el hijo), quien fue el que lo salvó de una muerte segura, si no se hubiese levantado de la cama y dijo:
--- Papá y hermanos, tenemos en casa al primo Eulalio y él, quiere nuestro apoyo, y nosotros que somos su familia, estamos en la obligación de ayudarlo, ya usted Papá le sugirió que uno de nosotros vayamos a la casa del Primo Eulalio, pero no lo veo práctico; si queremos justicia y rápida, tenemos que ir directo a la Casa Hacienda y retar al hacendado y su gente, y enfrentarlos matándolos, para eliminar de raíz ese plaga contra las mujeres..........que pueden ser nuestras esposas las próximas víctimas...
Hubo una interrupción por parte del segundo de los hermanos, llamado Eustaquio, quien si había realizados estudios de Educación Primaria y era el mas "leído" (expresión en Socchabamba para decir instruido) y dijo:
--- No, No No, entiendo el dolor que nos ha dado Eulalio, pero enfrentar directamente al hacendado solo seremos presas fáciles para ellos y nos matarían a todos nosotros, no olviden que ellos están armados hasta los dientes y nosotros solo disponemos de chavetas y dos carabinas viejas; tenemos que  aplicar la inteligencia para hacerles frente, pero dejemos de lado ese plan, más bien nosotros tenemos que espiar al hacendado, o tenderle una trampa con una mujer, no olviden que su debilidad son las mujeres;  y si atacamos por ese lado lo venceremos.
Todos los allí presentes, se quedaron mudos, incluido Eulalio, y por su puesto era la mejor alternativa, ahora había que buscar a la mujer que quiera cooperar, convirtiéndose en la próxima moza del mujeriego hacendado...
Entonces, intervino de nuevo don Isidoro, quien tiene una idea descabellada para Eulalio, pero era la única oportunidad para cazar al hechor(violador), y dijo:
--- Eulalio, tu al llegar acá te escuché que dijiste que tu mujer se sintió bien con la violación, por que le gustó lo que tu no pudiste hacer ese gusto con ella y eso significa el placer; por lo que si quieres hacer justicia, y sin riesgos; ahora mismo regresa a tu casa y encontrarás a tu mujer arreglando la casa como última vez y seguro en una alforja llenó sus cosas; perdónala y proponle que deseas vengar su violación, mediante una trampa y ella misma será quien se ofrezca de nuevo al violador, y cuando ello suceda le caes encima y lo matas desnudo como matar un chivo viejo...
Don Isidoro hizo una pausa y agregó:
--- Para que el hacendado crea, tienes que hacerlo con disimulo, no muestres signos de cólera o ataque, sigue trabajando en tu chacra, y Olinda, que siga en sus quehaceres de su casa, como si todo hubiese llegado a la normalidad; con toda seguridad el hacendado pensará que triunfó y le estará dando vuelta para una segunda vez y tu mujer debe dar muestras que en efecto quiere con él, y así poco a poco lo lleva a tu casa, ese supuesto día tu con alforja al hombre deberás viajar lejos; y ella lo llevará a tu casa.
Y finalmente don Isidro, dijo:
--- Nosotros no estamos esquivando el trabajo de venganza, sino que con esa trampa el hacendado dejará atrás a los guardas espaldas y nos evitaremos un derrame de sangre que podría ser de muerte, incluso tu mismo puedes morir asesinado por esas bestias salvajes que custodian al hacendado.
Eulalio, escuchó semejante propuesta y sugerencia de su tío Isidoro y justamente él, fue a ellos para que lo ayuden a hacer justicia, por lo que era inaceptable;  la herida de su corazón se agrandó más, no podía hacer el papel de alcahuete de su propia mujer, y casi enfurecido, le contestó:
--- Tío Isidoro, lo he escuchado con mucha atención, por lo que está proponiéndome para mi es inaceptable, jamás sería alcahuete, para mi mujer;  sería un cobarde de atacar a un hombre sin hacerle frente, usted está zafando el cuerpo y escondiendo su trasero para no ayudarme, yo vine aquí por que necesito el apoyo para hacer justicia y como ustedes parece que no me ayudarán, me regreso a mi casa y por mis propios medios vengaré tal injusticia.
Entonces, tomando en cuenta la sugerencia del dueño de casa, que era razonablemente valedera, por que el pleito no era de ellos, y tampoco se iban a exponer como carne de carnero y morir por defender a Eulalio; si él, quería venganza, él tendría que hacerlo bajo su propio pellejo y riesgo; pero los hijos de don Isidoro  ya estaban grandes y con edad para decidir por si mismos, entonces,  intervino Isidoro (el hijo) de nuevo y dijo:
--- Papá te respeto mucho y te quiero, pero creo que te equivocaste, al proponer semejante humillación para Eulalio,  yo si quiero ir con Eulalio, por que tenemos que defender el honor de la familia.
Y dirigiéndose a sus hermanos, les preguntó:
--- Hermanos: ¿me acompañan a defender la causa de Eulalio?
Los otros tres hermanos, se miraron entre ellos y al unísono dijeron:
--- Si hermano Isidoro estamos contigo y apoyaremos a Eulalio.
Don Isidoro(padre) se puso muy triste, por que sabía de los peligros que se iban a exponer sus hijos y temía perderlos a todos de la noche a mañana bajo las balas del hacendado, no dijo nada, se fue a su cama a conciliar con el sueño por el resto de la noche(madrugada) que faltaba para amanecer.
Todos los primos alrededor de Eulalio se pusieron a conversar y salieron fuera de la casa, para no interrumpir el sueño de su padre y para hacer planes de la próxima venganza.....................
Continuaremos......................
Guillermo Gonzalo Sánchez Achutegui
ayabaca@gmail.com
ayabaca@hotmail.com
ayabaca@yahoo.com
Inscríbete en el Foro del blog y participa : A Vuelo De Un Quinde - El Foro!