Mi lista de blogs

domingo, 10 de julio de 2016

La Casa de la Loma tiene un Fantasma: Capítulo CCCLXII .- Cipriano Culquicondor descubre que la gente de Eulalio, se han posesionado a la salida de la Ciudad de Cariamanga, por donde ellos pasarán..............

Hola amigos: A VUELO DE UN QUINDE EL BLOG., continuando con la historia de La Casa de la Loma tiene un Fantasma, y como informamos en el capítulo anterior; Antenor Flores Nieto y Olinda, deciden regresar a la hacienda, para prepararse y hacer frente a amenazas de venganza por parte de Eulalio, ex esposo de Olinda; ellos ya no ingresarán a la Ciudad de Cariamanga, la rodearán, aunque el camino conduce a un sendero de entrada donde justamente los están esperando.... o tal vez ya no .....

Aquí en la imagen observamos una típica casa en laComunidad Campesina de Socchabamba, Ayabaca, Piura, Perú; es una construcción de adobe con techo de tejas rojas y a dos aguas, sobre el techo distinguimos un fantasma que viene a ser el "El Rey de las Tinieblas" : Satanás, seguido de vampiros y una siniestra sombra negra que rodea al misterioso personaje satánico, para comprender la narrativa de la obra literaria: "LA CASA DE LA LOMA TIENE UN FANTASMA" , esta imagen será nuestro símbolo de identificación y el logotipo en creación, impresión y distribución literaria. Con reconocimiento de derechos de autor, con Partida Registral Nº 00393-2010, Asiento 01, con fecha 27 de marzo de 2010 por INDICOPI.
 
Este es el símbolo de Marca Perú, que distingue para todos los productos elaborados por peruanos.

Isidoro, quien si conocía a Olinda y otro jinete, esperaban  a la entrada a Cariamanga, justo el lugar por donde ingresó Antenor y Olinda.
Los otros caminantes, muy entusiasmados, trotaban a buen paso el retorno a la hacienda, sin saber que lo estaba esperando, en apariencia todo iba normal; pero Cipriano, quien era un asesino que estaba o siguió vivo gracias a su astucia, y siempre se adelantaba a la reacción del contrario (rival), en este caso  faltando pocos kilómetros para llegar al punto mas vulnerable del viaje: Cipriano  frenó su caballo y dirigiéndose a su patrón Antenor, le dijo:
--- Patrón, yo no conozco mucho estas rutas, mejor dicho recién los estoy caminando y como la ruta conduce a casi la entrada a la Ciudad, me voy a adelantar para otear si hay algún peligro, tal vez alguno de esos jinetes, que lo buscan se les ocurrió esperar  que usted regrese, o alguien de ellos los esperan allí; yo no se quien son ellos, pero es fácil distinguir  a un informante(espía).
Antenor, se sorprendió de lo listo y precavido que era Cipriano y ciertamente esa posibilidad era previsible, por lo que accedió que vaya acompañado de dos jinetes, y le contestó:
--- Tienes razón Cipriano, ve allá con dos hombres, para que limpien el camino, por si acaso hayan estorbos, que impiden el viaje.
Pero, esa no era la estrategia de Cipriano, él siempre fue solitario, y así hizo sus cosas, sin mucha bulla, que en vez de ayudar, malograban los planes, y para dar aviso anticipado al contrario (rival) y le explicó:
--- Gracias Patrón, por aceptar mi sugerencia  pero me adelantaré completamente solo, mucha gente no ayuda, mas bien dan aviso al enemigo; yo estoy acostumbrado a trabajar solo y así se hará, no estoy despreciando la ayuda, sino que no me sirven: " mucho bulto no se puede cargar" ese es mi lema.
Antenor, no tuvo inconveniente en aceptar el plan de Cipriano, dándole la autorización; éste, picó al caballo que le habían dado y le gustó, y se encaminó como cabeza de avanzada de los jinetes, quienes van acompañando al Patrón.
Cipriano mientras cabalgada, tenía mucho cuidado en seguir las huellas de los caminantes, y así lo hizo por un buen trecho,  hasta que llegó a una pequeña loma(pequeña  colina) y desde allí se apreciaba una parte de la Ciudad de Cariamanga y también le dio una amplia vista del panorámico paisaje.
Cipriano, siguió la ruta del camino y pudo distinguir la entrada a la Ciudad de un camino que venía desde el oeste, paró su caballo, se apeó, y con la ayuda de unos chopes(matorrales de arbustos) y desde allí comenzó a visualizar el camino para distinguir movimientos de jinetes, no había nada, por que ni polvo se levantaba.
--- ¡¡¡ Caramba !!!, se dijo así mismo y agregó:
--- Es imposible que no haya nadie por allí.
Pero sus sospechas o conjeturas, eran ciertas, por que si había allí dos jinetes, sino que se habían ubicado debajo de un frondoso árbol, y uno de ellos se le ocurrió miccionar y salió de la sombra del árbol; lo siguió con su mirada de halcón, que era un privilegio que Dios le había dotado.
Siguió mirando al individuo, que hacía sus necesidades fisiológicas, al terminar, hizo un movimiento de manos, ese fue otro dato, que no estaba solo; entonces, esos podrían ser gente de Eulalio.
Ahora, regresemos a la Ciudad de Cariamanga; Eulalio y sus hombres salieron de la pulpería, sin comprar nada, por la desatinada reacción de éste, Rómulo lo consideró como un mal presagio y él, estaba muy arrepentido haberse unido al grupo de su primo Eulalio; pero todo era muy tarde, había que salvar el pellejo, y tratando de apaciguar  y estando caminando, se dirigió a Eulalio y le dijo:
--- Primo Eulalio, no encontramos al hacendado, es muy posible que haya salido de la Ciudad, yo ya cumplí con traerlos, pero no es mi responsabilidad encontrarlo; te sugiero abandonar este pueblo y regresar a casa; por que ya se hizo mucha bulla con tu reacción atacando al jinete, y si no estás de acuerdo, nosotros solos nos regresamos.
Eulalio, mas calmado y arrepentido de su conducta, no sabía que hacer; el hacendado y su ex esposa no estaban por ningún sitio y aún encontrándolos no podía hacer nada, por estar dentro de la Ciudad, si lo ataca la policía fácilmente lo atraparía y contestó:
--- Primo  Rómulo, le pido disculpas por mi comportamiento, es que me confundí con la cólera contra el jinete, que me llamó la atención; mi carácter está muy herido por la humillación que he sufrido, por ese malvado hacendado que violó a mi esposa y se la llevó, eso duele en el alma, por la impotencia que uno siente, no poder hacer justicia contra ese desgraciado hechor(violador) que sigue burlándose de mi persona al dormir con mi mujer, estoy muy confundido no puedo entender: ¿Por qué ella se fue con él?
Intervino Rómulo, que estaba un poco fastidiado pensando en lo violento que era Eulalio, y que las cosas se iban a salir de control y le dijo:
--- Primo Eulalio, nosotros somos familia y te entiendo perfectamente tu estado de ánimo, pero tienes que controlar el rencor que carcome tu alma;  mas bien guarda tus fuerzas para aplicarlas contra el hacendado violador, mis hombres y yo nos retiramos, tu y el otro primo pueden continuar en la búsqueda, y te vuelvo a repetir controla tus nervios, porque te convertirás en presa fácil de un contrario(rival).
Y de las palabras, Rómulo pasó a los hechos, se despidió, llevándose a sus compañeros; Eulalio se quedó solo y no tuvo otra alternativa que seguir a Rómulo, diciéndole:
--- Rómulo, tienes razón, aquí ya nada se puede hacer, mi mujer Olinda ya eligió a otro marido; mas bien vamos  a planear con mucho tiempo una venganza, que se hará en la misma hacienda; me regreso a mi casa, vamos a encontrarnos con Isidoro que nos espera en la salida.
Los tres jinetes, regresaron con mucha armonía, ya los malos momentos quedaron atrás, reconocían que el viaje fue inútil y casi destruye la unidad familiar, los jinetes aplicaron las espuelas a las panzas de sus caballos y aceleraron la caminata; al llegar a la salida allí encontraron a Isidoro y el otro jinete, les informaron que no encontraron a Antenor, ni Olinda , pero alguien del grupo sugirió esperar allí, tal vez los buscados (Antenor y Olinda) regresen por allí.
Como lo había previsto Cipriano, quien nunca se movió de su lugar de observación, pudo contar hasta 5 hombres que se posesionaron a la salida de la Ciudad, justo en el sendero por donde pasará Antenor y los demás jinetes, ellos eran mayoría podían darles  batalla y tal vez haya una matanza de ambos grupos, por lo que lo prudente, era evitar por ahora el enfrentamiento.
Pero lo que no sabía Cipriano, fue que el grupo de jinetes de Eulalio, ya estaban de regreso a casa, y por ninguna razón se quedarán allí, aun con la sugerencia de uno de ellos, él, siguiendo su experiencia no miró atrás, montó su caballo y regresó a dar alcance a la gente suya para prevenirlos, que los contrarios(rivales) lo están esperando en la salida de la Ciudad......
Continuaremos................
Guillermo Gonzalo Sánchez Achutegui
ayabaca@gmail.com
ayabaca@hotmail.com
ayabaca@yahoo.com
Inscríbete en el Foro del blog y participa : A Vuelo De Un Quinde - El Foro!