Mi lista de blogs

domingo, 21 de agosto de 2016

La Historia del Amor Cruel: Capítulo CCLIX.- Olzagon al momento de irse y ya en el bus, accede a conversar con don Santiago, quien le pide regresar a la Fábrica....

Hola amigos: A VUELO DE UN QUINDE EL BLOG., continuando con La Historia del Amor Cruel, entre Iarma y Olzagon y como informamos en el capítulo anterior; Olzagon después de recibir un cheque de sus beneficios sociales y luego de que se le entregó su Certificado de Trabajo, salió de las oficinas para retirarse de la Fábrica; pero afuera le esperaba Pamela, quien al verlo le abrazó y acercó sus labios a la boca de Olzagon y empezó a besarlo, él al principio no correspondió, pero al ver que don Santiago se acercaba, la abrazó efusivamente y se besaron apasionadamente; fueron testigos varios trabajadores que pasaban por allí, y sobre todo la presencia de don Santiago....


Aquí en la imagen observamos una típica representación de la terrible situación que muchos hogares atraviesan en el transcurso de existencia por que siempre hay la existencia de un tercer elemento (amante tanto para él como para ella) que como una tentación tenebrosa carcomen la consistencia del matrimonio, y más si los esposos viven solamente la apariencia y no la triste realidad de que no son felices. Fuente: Archivos del blog. Obra Literaria reconocida con Derecho de Autor, según Partida Registral No. 00855-2012, Asiento: 01; con fecha: 10 de Agosto de 2012, por : INDECOPI.
Este es el símbolo de Marca Perú, que distingue para todos los productos elaborados por peruanos.

Don Santiago, abrumado por lo que veían sus ojos, nunca admitiría a Olzagon que sea parte de su familia; al menos así lo pensaba él, pero en la práctica, él no mandaba en el corazón de su hija Pamela, tampoco podía imponer su autoridad paternal al estilo italiano; por que Pamela, quien era rebelde y estaba viviendo en un país extranjero para él, pero no para Pamela por que el País de Cunante era su Patria.
Olzagon, después de corresponder a los abrazos y besos de Pamela, se despidió y salió a la calle para tomar su bus e irse a su casa; pero inesperadamente don Santiago, después de haber visto y llamado la atención a su hija, se acercó a su carro, lo encendió y salió a buscar a Olzagon.
Mientras tanto Olzagon, con tanta premura para desaparecer de ese lugar, justo pasaba su bus, lo tomó casi a la volada, en aquel mismo instante, el automóvil de don Santiago se emparejaba a la velocidad del bus, y desde ese lugar ubicó a  Olzagon, quien muy preocupado en buscar un nuevo trabajo, no se había dado cuenta, que desde el automóvil le indicaban que baje, incluso el chofer del bus, que observó los esfuerzos del automovilista, habló hacia el interior y dijo:
--- Por favor ruego a los Señores  Pasajeros, observar al automóvil que nos acompaña abajo, cuyo piloto indica a uno de ustedes bajarse en el siguiente paradero, para hablar con  él.
Olzagon, muy atento rápidamente miró hacia abajo y vio el automóvil de don Santiago; era él, pero: ¿Qué querrá conversar conmigo, tal vez me va a matar?
Pues yo no bajo, subí y seguiré hacia mi casa; pero Olzagon no contaba con la determinación del empresario, quien  a la altura del semáforo se colocó delante del bus, se bajó y subió los primeros pasos del acceso al interior del bus y desde allí, dijo: 
--- Por favor Olzagon, baja del bus, tengo que conversar contigo, no temas, todo lo que dije nunca lo haría, pero baja, te espero en mi automóvil.
Como y hubo cambio de luz en el semáforo, y el chofer del bus necesitaba avanzar, dijo:
--- Por favor señor Pasajero nombrado por el automovilista, sírvase bajar, por que necesito partir en cumplimiento de la ruta de mi trabajo.
Olzagon,  a regañadientes se paró del asiento y ante las miradas indiscretas de los demás pasajeros, se bajó y el automóvil del empresario fue estacionado a un costado de la pista de tránsito y esperó.
Olzagon, temiendo lo peor, por el apasionado beso que compartió con Pamela, y tal vez con represalias del empresario, caminó a paso lento, al llegar, don Santiago se bajó del automóvil y le dijo:
--- Olzagon, te pido disculpas por las amenazas contra tu persona, que te advertí, ya nada de eso existe, ni nunca lo haré; mi hija Pamela sobrepasó mi control paternal, y te buscará donde tu vayas, y antes que ella, vaya a pedir trabajo para ti en otra empresa, por lo que te pido que retornes al trabajo, no tocaré tu cheque, que bien merecido lo tienes por tu capacidad de trabajo.
Olzagon, completamente mudo, ante el inesperado cambio de actitud de don Santiago, y temiendo una trampa, solo atinó a contestar así:
--- Gracias Señor Santiago, por su generosidad en ofrecerme que regrese a la empresa, yo nunca renuncié; pero ya tomé la decisión de salir de su empresa, por que ya nunca tendremos la misma confianza, ni lograremos la armonía laboral; por que usted siempre será el jefe con su legítimo derecho por ser el dueño, y yo el empleado sometido a presión y con la clara vigilancia de nunca mas ser el empleado ejemplar, por que le fallé y cometí el "Delito" de acostarme con su hija.
Don Santiago, muy asombrado por la defensa que hacía gala Olzagon, sinceramente si estaba arrepentido, por haber amenazado a Olzagon; como padre pretendía un mejor partido para su hija, que según él, Olzagon no le ofrecía esa posibilidad.
Pero, también se dio cuenta que su hija Pamela, se había enamorado del joven provinciano, y por lo tanto: ¿Por qué no ofrecerle la oportunidad de trabajar en la empresa con mayor autoridad y responsabilidad, ya que una ocasión lo hizo muy bien, en tan solo un día reemplazó al Gerente y realizó contactos comerciales brillantes, y tal vez con el tiempo admitirlo como parte de la familia, si es que no cambia Pamela de parecer, él  será el próximo yerno.
No obstante, esa premisa en la mente de don Santiago, al mismo tiempo, él, estaba seguro que su hija Pamela no sentiría amor por Olzagon, sino era tan solo una obsesión momentánea propia de su carácter imperativo que cambiará en un corto plazo y dejará de lado a Olzagon, permitiendo que el joven provinciano se dedique a su trabajo productivo sin interferencia sentimentales. Pero, Olzagon ya no deseaba ser el "Chivo expiatorio" de las rivalidades entre la hija y su padre.
Entonces, don Santiago, quien escuchó atentamente a Olzagon y le contestó:
--- Olzagon, los hechos que se presentaron apresuradamente me sorprendieron;  y admito que no estuve preparado para resolverlo de una manera adecuada y tomé decisiones precipitadas, siendo una de ellas despedirte del trabajo, como siempre he tomado decisiones en el momento de los acontecimientos, y esa vez para no sentirme humillado ante el espectáculo que ustedes hicieron besándose ante la presencia de los trabajadores, y sabiendo que mi hija no tiene prejuicios ni tapujos, por eso ella  nunca mide las consecuencias..........
Don Santiago, hizo una pausa y agregó:
--- No era el camino mas correcto esa manifestación amorosa, en horas de trabajo y con testigos; esto fue un atentado a  la autoridad laboral, que con disciplina se maneja en la marcha de la Fábrica; lo siento mucho Olzagon, por las injurias que te hayan ofendido de mi parte, todo eso fue fruto de una reacción violenta....
Don Santiago, hizo otra pausa y finalizó:
--- Olzagon, por favor regresa a la Fábrica, te necesito como mi empleado de confianza, que ni Pamela la obtendría nunca mientras yo tenga vida y salud. 
Pero, Olzagon tenía dobles motivos para no regresar: En primer lugar, él no amaba a Pamela;  ella era demasiada mujer para sus expectativas, al mismo tiempo: ¿qué confianza podía tener con ella?, si estando con su novio Federico se encamó con él, pero lo que no sabía Olzagon, fue que Federico ya no era nada para Pamela, el comportamiento de ella parece que quería agotar todos sus caprichos sexuales con Olzagon.O será cierto: ¿Qué Pamela se ha enamorado de él?
Para, Pamela, el joven provinciano era un semental a su disposición, pero: ¿solo eso?, nadie lo sabe con absoluta precisión;  pero la costumbre puede traer permanencia, y Olzagon jamás haría un hogar con una millonaria soberbia y caprichosa, por lo que el joven pensaba: " para pasar el momento todo estaba bien..."  y por esa razón no podía engañar a un padre, que tal vez ya tenía expectativas en este joven provinciano...
Y el segundo motivo, era que don Santiago podía asesinarlo, siguiendo esa vieja costumbre del sur italiano al estilo de la "Camorra" con un: "ajuste de cuentas"............... por haberse encamado con su hija...nadie sabe :¿Cuál será el sentimiento paternal ofendido de un padre millonario?
Continuaremos..............
Guillermo Gonzalo Sánchez Achutegui
Inscríbete en el Foro del blog y participa : A Vuelo De Un Quinde - El Foro!