Mi lista de blogs

domingo, 1 de enero de 2017

La Casa de la Loma tiene un Fantasma : Capítulo CCCLXXXVII.- Cipriano lanza lisonjas a Avelinda y ella lo invita a desayunar......

Hola amigos: A VUELO DE UN QUINDE EL BLOG., continuando con la historia de La Casa de la Loma tiene un Fantasma, y como informamos en el capítulo anterior; Avelinda Masache, dio posada en su casa, ubicada en Niebros a Cipriano, mas conocido como "El asesino que no mira atrás"; durante las primeras horas de la noche llovía con intensidad, y a media noche se originó una tempestad con : Relámpagos, Truenos y Rayos, a cuya cercanía la casa caían, que originó sentir terror a Avelinda, quien reaccionó abrazando a su ocasional inquilino en señal de pedir  auxilio, después Avelinda se hincó(arrodilló) sobre el piso implorando a Dios para que calme la tempestad; igual lo hizo Cipriano y Dios los escuchó, ya que cesó por completo la lluvia y se aclaró el medio ambiente....

Aquí en la imagen observamos una típica casa en la Comunidad Campesina de Socchabamba, Ayabaca, Piura, Perú; es una construcción de adobe con techo de tejas rojas y a dos aguas, sobre el techo distinguimos un fantasma que viene a ser el "El Rey de las Tinieblas" : Satanás, seguido de vampiros y una siniestra sombra negra que rodea al misterioso personaje satánico, para comprender la narrativa de la obra literaria: "LA CASA DE LA LOMA TIENE UN FANTASMA", esta imagen será nuestro símbolo de identificación y el logotipo en creación, impresión y distribución literaria. Con reconocimiento de derechos de autor, con Partida Registral Nº 00393-2010, Asiento 01, con fecha 27 de marzo de 2010 por INDECOPI.
Este es el símbolo de Marca Perú, que distingue para todos los productos elaborados por peruanos.

Avelinda, se sentía agradecida con Cipriano, quien le sirvió como su protector por cada rayo que caía en las cercanías de la casa; y como ya era tiempo de dormir, ella le preparó cama tendiendo jergas sobre una tarima, luego encima puso una sábana y para taparse dos cobijas de lana de oveja, luego de tendida la cama la dijo:
--- Amigo Cipriano, ya calmó la lluvia y es hora de dormir; le tendí la cama, puede acostarse, que yo haré lo mismo en la mía, buenas noches.
Seguramente eran las 23:00 horas de la noche, Cipriano seguía con la panza llena(barriga), la digestión era lenta, mas que todo debido a los eventos climáticos como la tempestad que originó temor y en ese estado no podía ni siquiera enamorar, pues contra su voluntad aceptó ir  la cama, sin haber hecho por lo menos el intento de conquistar a la dueña de casa y tenía que seguir fingiendo y  le contestó:
--- Muchas gracias señorita Avelinda por su hospitalidad, me acostaré y disfrutaré de un reparador sueño, igualmente le deseo a usted buenas noches.
Cipriano no pudo hablar más, por que en ese momento sintió que su estómago comenzaba a bombardear gases hacia el exterior, tuvo que controlar para evitar el ruido y no oiga la anfitriona, aun así salió muy silencioso y con un perfume fétido, quien desesperado se salió afuera de la casa, diciendo:
--- Voy a tomar un poco de aire fresco antes de acostarme y aprovecho para observar el clima, para poder madrugar y regresar a mi tierra.. jajajaja
Cipriano estando afuera sintió un tremendo alivio y ventiló su trasero que apestaba por la expulsión del pedo silencioso que le envió su estómago, que recién empezaba la digestión del mote con  frejoles; parece que Avelinda entendió lo expresado por su ocasional inquilino, se fue a su dormitorio apagó la linterna y todo quedó en silencio .
Cipriano, ya aliviado por las travesuras de su estómago, ingresó a la sala y se acostó, rápidamente se quedó dormido, seguramente su estómago siguió expulsando gases, pero su dueño no le interesaba por que dormía plácidamente hasta las 5:00 horas de la mañana, que lo despertó el quiquiriquí del gallo, cuyo gallinero estaba sobre un árbol cercano a la casa.
Cipriano, ya estaba con el estómago vacío y listo para levantarse e irse a su casa, tal como le había informado a su anfitriona; pero la voluntad del eventual inquilino no coincidía con el medio ambiente, por que de nuevo empezó un intenso aguacero, el Cielo de nuevo se volvió oscuro cubierto de nubes llenas de agua que esperaban descargar en aquellos momentos sobre ese sector.
Entonces, Avelinda, también se despertó, y se levantó y fue a prender candela en el fogón, que se había apagado completamente, no había ninguna brasa; el trabajo iba ser duro, no había fósforos(cerillos) y la única manera de hacer fuego era chocar dos rocas entre si junto a un manejo de hilachas de cabuya parecidas a lana natural.
Pero, por mas que chocaba las rocas Avelinda, no era suficiente la chispa como para producir fuego y pueda prender la candela las cabuyas.
Entonces, Cipriano viendo los apuros de su anfitriona, le dijo:
--- Señorita Avelinda, no se preocupe en preparar desayuno, yo me iré con aguacero o sin el mismo; y lo haré en este momento, pero antes le encenderé la candela.
Y de las palabras pasó a los hechos, le pidió las rocas, las afianzó en sus dos manos(una por mano) y entre los dedos agarró un manejo de cabuyas y chocó con fuerzas las piedras que produjo una chispa muy grande produciéndose el fuego, que dio nacimiento al humo
Avelinda algo avergonzada, solo dijo:
--- Muchas gracias Cipriano, sin su ayuda no hubiese podido cocinar hoy día.
Cipriano, observando el sensual cuerpo de su anfitriona, que la generosa naturaleza, la había dotado de unos abultado senos y unas anchas caderas, que cuyos glúteos sobresalían empujando el faldón de una sola pieza que cubría el cuerpo de la anfitriona; él, pensó que tenía que lanzar unas lisonjas, claro que era muy riesgoso, pero valía la pena correrlo; en todo caso ya había amanecido, y si su anfitriona lo echaba; él, viajaba con aguacero rumbo a su casa y le contestó:
--- Señorita Avelinda, usted es una mujer muy hábil; yo sé que de todas maneras lo iba a lograr y hacer fuego; por que además de aguda(ágil y trabajadora), es bonita, y me permito envidiar al joven de Samaco que la ha convertido en su novia, cualquier hombre a su lado sería el ser mas feliz, por que mujeres de su laya(belleza) no hay en estas zonas; le estoy muy agradecido por las atenciones recibidas y en este momento me retiro y regresaré a mi casa.
Pero, Avelinda jamás iba a permitir que su inquilino se vaya sin desayunar, pero si se sintió incómoda, por los halagos que le lanzó y tratando de no hacer caso, le contestó:
--- Amigo Cipriano, favor que me hace con tantos halagos(lisonjas), pero recuerde que estoy comprometida; de todas maneras si desea irse será después de desayunar y creo que el aguacero no le dejará caminar.............. y vaya que la intensa lluvia llenaba los canales de las tejas del techado que caían como chorreras sobre el patio.... parece que la lluvia jugaba a favor de Cipriano.....
Continuaremos.................
Guillermo Gonzalo Sánchez Achutegui
ayabaca@gmail.com
ayabaca@hotmail.com
ayabaca@yahoo.com  
Inscríbete en el Foro del blog y participa : A Vuelo De Un Quinde - El Foro!