Mi lista de blogs

domingo, 4 de junio de 2017

La Casa de la Loma tiene un Fantasma : Capítulo CDVI.- Cipriano durmió en la casa abandonada de una joven llamada Fredeslinda que fue asesinada en las Pampas de Aragoto....

Hola amigos: A VUELO DE UN QUINDE EL BLOG., continuando con la historia de La Casa de la Loma tiene un Fantasma, y como informamos en el capítulo anterior; el bandolero Cipriano Culquicondor, mas conocido como "El asesino que no mira atrás", narraba sus aventuras amorosas con mozas(amantes) que se cruzaron en su vida o que él las buscó; esta vez regresaba de la Hacienda Gigante, como era muy tarde ya había anochecido, su caballo ya no daba mas trote, en las faldas del llano de Aragoto llegó a una casa a las 20:00 horas del día (8:00 de la noche), al llamar por los dueños fue recibido por perros negros muy enardecidos y luego apareció una joven mujer vestida tan solo con un camisón, que no le gustó la presencia del recién llegado...


Aquí en la imagen observamos una típica casa en la Comunidad Campesina de Socchabamba, Ayabaca, Piura, Perú; es una construcción de adobe con techo de tejas rojas y a dos aguas, sobre el techo distinguimos un fantasma que viene a ser el "El Rey de las Tinieblas" : Satanás, seguido de vampiros y una siniestra sombra negra que rodea al misterioso personaje satánico, para comprender la narrativa de la obra literaria: "LA CASA DE LA LOMA TIENE UN FANTASMA", esta imagen será nuestro símbolo de identificación y el logotipo en creación, impresión y distribución literaria. Con reconocimiento de derechos de autor, con Partida Registral Nº 00393-2010, Asiento 01, con fecha 27 de marzo de 2010 por INDECOPI.

Este es el símbolo de Marca Perú, que distingue para todos los productos elaborados por peruanos.

Cipriano, al ingresar hasta el patio de  la casa, pudo notar que la joven caminaba en el aire, pero como él, estaba muy agotado creyó ver visiones y no le dio importancia, y como su anfitriona le hizo una pregunta no muy grata y él le contestó; aún no había armonía y de repente aparecieron de nuevos los perros negros abriendo sus hocicos con unos enormes dientes que acosaban al recién llegado, la joven los controló pasándoles la mano por el lomo y por arte de magia desaparecieron los canes.
Entonces, Cipriano intentado ser amable con su ocasional anfitriona, le dijo:
--- Señorita, no puedo ver su rostro, le agradezco que haya controlado a sus perros, pero dígame: ¿Me puede dar una posada solo hasta el amanecer?, le pagaré los servicios para darle pasto a mi caballo, veo que hay tarallas (expresión usada en Socchabamba para plantas secas de maíz, después de la cosecha y retirar las mazorcas) que bien servirán de alimento para mi acémila.
La anfitriona sin levantar la cabeza, le contestó:
--- Usted ya ingresó a mi choza, sin que le haya invitado, pues es  dueño y haga lo que quiera, hale su caballo y que se coma toda la taralla, por que nadie viene a visitarme desde que me despeñé.
Cipriano, sintió un frío gélido en todo su cuerpo y comenzaron a pasar en vuelo raudo las lechuzas, cuyo ulular era fúnebre, y hubo una reacción de la joven mujer moviendo sus brazos como intentando espantar a las aves intrusas.
Cipriano, estaba tan agotado, que dejó pasar por alto muchos detalles como: que la joven con quien conversaba era solo un fantasma, pero en esos instantes apareció cierta iluminación en el horizonte por el Cerro Usaime del Ecuador; vio que el cuerpo de la joven no producía penumbra, los perros negros no existían; pero igual teniendo la posada(hospedaje), abrió la puerta de entrada sacando vara por vara y estaban llenas de tierra como si nunca la hubiesen abierto en años, el caballo siendo manso, estaba inquieto y nervioso y cuando lo halaba de  la soga para que ingrese, el animal se resistía entrar halando para atrás la soga de las manos de Cipriano, pero éste, ya no tenía fuerzas corporales por el cansancio.
Entonces, Cipriano soltó a su caballo, pero antes lo desensilló y los aperos los tiró junto a la puerta de entrada al patio y cuando ingresó al patio la joven mujer anfitriona ya no estaba por ningún sitio, pero igual caminó hasta la casa, subió un patio interno, empujó la puerta, produjo un ruido macabro dándole a entender que nunca se había abierto esta puerta, al ingresar todo estaba muy oscuro y un fuerte olor a moho, como si estuviese abriendo un viejo corral y salieron volando mashos (expresión usada en Socchabamba para decir murciélagos).
Cipriano, no contaba con luz ni fuego, menos fósforos (lumbre); pero caminó tanteando y llegó a una tarima(cama de carrizo que descansa sobre parantes llamados horcones que la sostienen), que según pudo tocar tenía unas jergas tendidas, se acostó y se quedó profundamente dormido, hasta que fue despertado siendo las 06:00 horas de la mañana por una bulla que había en el exterior de la casa.
Cipriano, asustado se levantó lleno de polvo y tierra en toda su ropa, y su cabeza totalmente sucia llena de moho; como no había cerrado la puerta de la choza, salió y vio a un grupo de personas que estaban parados en la puerta de entrada al patio; y una mujer al verlo, le dijo:
--- Oiga usted: ¿Quién le dio autorización para profanar la casa de la finada Fredeslinda?
Cipriano, temeroso y con mucha confusión y con dificultad para tragar la saliva, sacudió su cuerpo como burro hechor y caminó algunos pasos, ya en el patio y mirando a los enardecidos vecinos, les contestó:
--- Señores míos, yo llegué a esta choza aproximadamente a la medio noche, como soy un transeúnte en viaje a Tacalpo, y como estaba totalmente agotado y mi caballo ya no daba un paso adelante, me apee y grité a los dueños en el lugar que están en este momento, pidiendo posada, me salieron al encuentro feroces perros, pero fueron calmados por una joven mujer que solo vestía camisón....
En ese momento, un hombre interrumpió al supuesto intruso Cipriano y le replicó:
--- Seguramente usted está "compactado con el diablo" (pactado con el diablo), ya que nadie puede acercarse a esta choza y está cerrada desde hace muchos años, tiempo en que murió una jovencita asesinada por un transeúnte que nunca se supo ¿Quién fue?, se cree que el hechor (expresión usada en Socchabamba para decir asesino) huyó amparado en la oscuridad, y muchos cristianos(vecinos) hemos intentado entrar a la choza, pero fue imposible, por que nos salían al encuentro feroces perros de color negro, que echaban fuego por los hocicos, usted ha dormido toda la noche y su caballo ha entrado y se comido casi toda la taralla, que fue de un vecino quien sembró maíz, lo cosechó y desapareció de su casa, que vivía solo en los linderos con Samaco.
Otra vecina, intervino y le dijo:
--- Usted fue recibido por el espíritu errante del alma de Fredeslinda, y ha tenido mucha suerte que no lo haya matado, por que en noches muy oscuras se escuchan lamentos pidiendo venganza contra el hechor (asesino), que la asesinó.
Cipriano, que ya había controlado su estado emocional, y con la seguridad que no iba ser agredido por la muchedumbre, les replicó:
--- Mis amigos, lo lamento con toda honestidad que haya invadido la propiedad de la joven mujer, pero ella me recibió anoche, nunca pude ver su rostro; sin embargo,  ella me autorizó hacer lo que quiera en esta choza, pero ya no la necesito, voy a ensillar mi caballo y me regreso a mi casa, les reitero  disculpen que haya invadido esta casa, pero anoche si hubo una persona aquí como anfitriona una joven  mujer.
El tumulto de los curiosos murmuraban entre ellos; y se pusieron de acuerdo en ingresar a la casa, pero ninguno se atrevía hacerlo y miraban al transeúnte Cipriano como un ser diabólico y como llegaron se  fueron a sus casas.
Cipriano con la única compañía de su caballo que lo ensilló y con paz y los primeros rayos solares; cerró la puerta de la casa que recién vio que efectivamente estaba llena de telas de arañas, ya no ingresó al interior por que le produjo terror, haló su caballo, cerró la puerta exterior que daba ingreso al patio y regresó a su casa................ casa abandonada
Continuaremos.................
Guillermo Gonzalo Sánchez Achutegui
ayabaca@gmail.com
ayabaca@hotmail.com
ayabaca@yahoo.com
Inscríbete en el Foro del blog y participa : A Vuelo De Un Quinde - El Foro!

1 comentario:

Esther Troncos Jimenez dijo...

Que miedo nunca lo supe pero si tenjo un mal recuerdo , pudo ver sido eso ..