Mi lista de blogs

domingo, 18 de junio de 2017

La Casa de la Loma tiene un Fantasma : Capítulo CDVIII .- Cipriano después de saciar su hambre saboreando sango, pone resistencia para el conjuro....

Hola amigos: A VUELO DE UN QUINDE EL BLOG., continuando con la historia de La Casa de la Loma tiene un Fantasma, y como informamos en el capítulo anterior; el bandolero Cipriano Culquicondor, mas conocido como "El asesino que no mira atrás", llegó a una casa, ubicada en la ladera de Chilcapampa junto a la Quebrada Grande; él fue atendido por una amable y gentil dama quien era la dueña de la casa, la misma que le preparó un exquisito sango montado con un huevo frito, todos estos platos fueron preparados usando el delicioso aderezo: La Zurrapa......
 
Aquí en la imagen observamos una típica casa en la Comunidad Campesina de Socchabamba, Ayabaca, Piura, Perú; es una construcción de adobe con techo de tejas rojas y a dos aguas, sobre el techo distinguimos un fantasma que viene a ser el "El Rey de las Tinieblas" : Satanás, seguido de vampiros y una siniestra sombra negra que rodea al misterioso personaje satánico, para comprender la narrativa de la obra literaria: "LA CASA DE LA LOMA TIENE UN FANTASMA", esta imagen será nuestro símbolo de identificación y el logotipo en creación, impresión y distribución literaria. Con reconocimiento de derechos de autor, con Partida Registral Nº 00393-2010, Asiento 01, con fecha 27 de marzo de 2010 por INDECOPI.

Este es el símbolo de Marca Perú, que distingue para todos los productos elaborados por peruanos.
 
La amable anfitriona que aún no dice como se llama, pero no era del interés de Cipriano, saber su nombre, sino recibir la comida, y vaya que fue el sango montado con un huevo frito de gallina vieja, ella le entregó un mate(vasija de la mitad de una calabaza)totalmente  lleno, y en esos instantes había parado una olla pequeña para hervir agua y le agregó 1/2 tablilla de dulce(chancaca), además; disponía de tintura de café, grano que lo tostó y especialmente lo compró de "Las Quichuas"(así se denominan o llamaba antes a Ambasal, Sicches y Oxaguay).
Cipriano con el mate lleno de comida en sus manos, era como entregar un becerro a un león hambriento; él comenzó a comer con una graciosa cuchara de palo, cuyo mango tenía un grabado en alto relieve del Arcángel San Miguel, el hambriento personaje se olvidó de  conversar, su boca estaba completamente ocupada masticando  la deliciosa comida:  el sango de Socchabamba, creo sin temor a equivocarme que solo en este lugar las mujeres socchabambinas preparan el mejor sango que se pueda saborear tan exquisito.
La dama anfitriona, al hervir el agua en la pequeña olla(hacía las veces de tacho), la bajó del fogón con la ayuda de un pequeño mantel, por que estaba muy caliente y echó parte del contenido a un jarro grande, sin llenarlo completamente para agregar el café de olleta o tintura de café y cuando lo hizo le ofreció ese exquisito café a su invitado. Cipriano, a medida que iba saboreando el delicioso sango, también bebía a sorbos el café caliente.
Luego, de terminar el desayuno, Cipriano eructó con tanta fuerza que sonó como una bombarda, eso era una muestra que tenía el estómago completamente abastecido de comida, en seguida la dama anfitriona recogió los platos y salió afuera hasta un chorro de agua que había hecho en la acequia de agua y lavó los mates y jarros, por que ella también se sirvió desayuno.
Terminada la lavandería, ella regresó a la sala y le dijo:
--- Amigo Cipriano, luego que le baje la panza( la digestión de la comida), tendremos que preparar el conjuro, por que sino le hago la limpia(limpieza ritual del cuerpo); el espíritu errante impregnado en su cuerpo de la finada Fredeslinda, lo perseguirá en todo lugar que usted vaya; por su puesto nunca aparece en el día, sino por las noches y le agrada las noches oscuras y sin luna que ilumine.
Cipriano, quien era un bandolero corajudo, que se batía en peleas y desafíos(duelos y retos), con quien se le cruzaba  en el camino y le buscaba bronca(pelea), él se sentía abrumado que un espíritu del más allá, lo persiga y le contestó:
--- Amable dama, no creo mucho en las "santiguadas"(señal de la cruz), ni en espíritus que me persigan, he dormido en aquella cama y nunca se me interrumpió el sueño; creo que mas bien, ella se sintió acompañada con mi presencia; claro que efectivamente  nadie había dormido allí, por que la tarima donde me acosté estaba llena de tierra y polvo, por que nadie vivía allí....
La amable anfitriona le interrumpió y le contestó:
--- Como dice el refrán: "El pez por la boca muere", usted amable amigo acaba de mencionar : ".... estaba llena de tierra y polvo por que nadie vivía allí...", se da cuenta que usted con su propia boca está aceptando y su otro yo le hizo hablar la verdad; vamos a preparar el conjuro, para sacar de su cuerpo el espíritu de Fredeslinda, no es fácil, tendré que chicotearlo hasta que salga el malvado espíritu del mismo diablo.. por que cuando ingresa a un cuerpo humano se niega a salir.
Cipriano,  cada vez más temeroso, llegó a la conclusión: que una cosa es batirse con contrarios(rivales/enemigos) de carne y hueso, y otra cosa en pelearse contra alguien que no se veé, pero está allí, acosando, y sino hay otra alternativa, le contestó:
--- Mi bella dama, ya usted me hizo entrar miedo a mi cuerpo y más que me preparé con el chicote(látigo); tengo terror no al espíritu, sino a los recuerdos de mi niñez, por que mi padre nos castigaba con látigo sino hacíamos las tareas de lampear las chacras de maíz, y esos latigazos dejaban huella en las piernas, es que siempre fui inquieto y prefería irme a pasear en vez de tirar lampa en la chacra.
La amable anfitriona, trató de suavizar la conversación para que coopere el hombre con el conjuro, le replicó así:
--- Amigo, no sea cobarde; los hombres no tienen miedo al látigo y usted me parece que es un peleador formidable, por que le he visto las cicatrices que tiene en las manos, seguro que siempre le ganó a los contrarios(Rivales), aquí no se le pega con fuerza, solo son latigazos suaves; pero si coopera ayudando a sacar el  espíritu del interior de su corazón, pues no será necesario el chicote, no tema que nada le pasará; pero eso si, usted no se salvará del conjuro. Porque  sino lo hacemos ahora, nunca vivirá feliz, por que cargará de por vida un maligno espíritu que lo atormentará por siempre.
Cipriano contra su voluntad, aceptó el conjuro, que le preparará su anfitriona y le contestó:
--- Amable dama, sino hay otra alternativa, por favor prepare el conjuro, para sacar de mi cuerpo el supuesto espíritu de la finada Fredeslinda; a propósito ¿Qué cara tenía ella, era donosa(bonita) o tenía cara de patada de mula? Ya que nunca puede verle su rostro.
La siempre sonriente anfitriona, esta vez soltó la carcajada, que le produjo la gracia de la expresión: "...o tenía cara de patada de mula.." y le contestó:
--- Que chistoso es usted  al calificar a la finada Fredeslinda de fea, pero no;  ella fue linda y donosísima, que incluso los hombres se desafiaban entre ellos para poder cortejarla, y uno de ellos la conquistó, pero nunca existió amor entre ellos(esposos), por que su matrimonio fue por fruto de un desafío(duelo entre hombres) y ella tuvo que aceptar a quien no amaba, decían las malas lenguas que ella nunca quiso o hizo nada por enamorarse de su marido, mas bien ella le gustaba el compadre y se entregó a él, ese fue el error y el marido los encontró en la cama y la mató por traidora.....
Continuaremos......................
Guillermo Gonzalo Sánchez Achutegui

No hay comentarios: