Mi lista de blogs

domingo, 17 de agosto de 2014

La Casa de la Loma tiene un Fantasma: Capítulo CCLXXII.- La Familia Manchay agasaje a Rosenda con una cena de gallina horneada con yucas y café de olleta....

Hola amigos: A VUELO DE UN QUINDE EL BLOG., continuando con la historia de La Casa de la Loma tiene  un Fantasma y como informamos en el capítulo anterior, en casa de los Manchay en Jurupe, tenían con huésped a Rosenda una supuesta hacendada con propiedades ubicadas en las cercanías a Cariamanga, Ecuador; como ya conocemos ella, solo era un hueste satánico y está realizando un extraordinario trabajo, por que ya sedujo a Horacio Manchay, quien según sus planes será su administrador de la hacienda.

Aquí en la imagen observamos una típica casa en la Comunidad Campesina de Socchabamba, Ayabaca, Piura, Perú; es una construcción de adobe con techo de tejas rojas y a dos aguas, sobre el techo distinguimos un fantasma que viene a ser el "El Rey de las Tinieblas" : Satanás, seguido de vampiros y una siniestra sombra negra que rodea al misterioso personaje satánico, para comprender la narrativa de la obra literaria: "LA CASA DE LA LOMA TIENE UN FANTASMA" , esta imagen será nuestro símbolo de identificación y el logotipo en creación, impresión y distribución literaria. Con reconocimiento de derechos de autor, con Partida Registral Nº 00393-2010, Asiento 01, con fecha 27 de marzo de 2010 por INDICOPI.
 
Este es el símbolo de Marca Perú, que distingue para todos los productos elaborados por peruanos.
 
Luego del rezo de la "hora de la oración" (18:00 horas), Rosenda que se esquivó al acto religioso por ser enemiga de Dios; al regresar ella;  Horacio con mucha amabilidad le brindó la hospitalidad, haciéndola pasar e indicándole que se ponga cómoda hasta  que esté lista la merienda, que esta vez será con una deliciosa gallina horneada.
No estamos seguros si los espíritus, tienen sentimientos, pero en este particular caso de Rosenda y Horacio existía una empatía que los hacía identificarse como "viejos amigos"; el joven Manchay trataba con mucho respeto a la dama ecuatoriana, ya que al final de cuentas, ella iba ser su jefe, y en aquellos tiempos el hacendado era una especie de "semi dios", por su poder económico y ser el propietario de las mejores tierras productivas y los trabajadores(peones), que laboraban en estas haciendas lo hacían bajo un régimen de semi esclavitud, laborando desde las 6:00 a.m. hasta las 18:00 horas de lunes a sábado.
Muchos de ellos no recibían un salario o jornal, este "pago" era reemplazado permitiendo al peón tener una pequeña chacra al interior de la hacienda donde cultivaba los productos de primera necesidad (los domingos), sembrando : maíz, frejoles, hortalizas y algunas verduras; lo mismo sucedía con los animales domésticos como el ganado vacuno, caprino o lanar, el 50% de estas crías(conjunto de ganado) pertenecían al Patrón(hacendado) por ser le dueño de la tierra y el pasto.
Rosenda, representaba a la hacendada que cubrías todas las expectativas que tenía Horacio Manchay, un joven aspirante a ser rico en caudales; su sueño ser un hacendado y prácticamente ya lo tenía al alcance de sus manos.
Sin embargo, Rosenda, su futura jefe, no era tal como lo estaba pensando Horacio; ella estaba logrando el objetivo de seducir y engatusar y lo hacía a la perfección.
Después de 55 minutos, la carne de la gallina estaba en pleno proceso de horneo, y aún estando tapada la olla de cocimiento, dejaba escapar parte del vapor cuyo aroma se expandía produciendo saliva en abundancia  la boca de los allí presentes por la exquisitez que se percibía; naturalmente a Rosenda le era indiferente por que era un espíritu sin materia, que nada apreciaba ni con olor, ni con sabor; pero imitaba a los terrenales como una más.
En 10 minutos más tarde, Doña Nilda, destapó la olla y pudo observar el contenido que el cuerpo de la gallina se había convertido en una deliciosa figura dorada oscura; entonces bajó la olla del fogón , sacó la carne y la colocó sobre una lapa grande para que se  enfrié un poco y atizó la otra olla que hervía con yucas que estaban ya a punto de cocimiento.
En un batán grande ( roca en forma aplanada) puso una cantidad de granos de café tostado para molerlos  con la mano de piedra (una roca en forma ovalada y cilíndrica pero maciza y sólida que hacía la veces de majadero para triturar los granos tostados del café).
A la vez, había echado agua a una olla más pequeña y la paró al fogón para hacerla hervir; al lograrlo con la ayuda de dos trozos de bayeta bajó la ollita y con es agua hirviente la echó sobre otra olla también pequeña donde había echado los granos triturados del café que se contenían sobre una tela de lana gruesa y rala amarrada alrededor del cuello de la olla que hacía las veces de una especie de colador, esta masa al recibir el agua caliente escurría la tintura de café al fondo de la pequeña olla, (este proceso en Socchabamba se llama "café de olleta").
Doña Nilda, era una excelente cocinera, dadas las limitaciones de aquellos tiempos como para tener un equipo de utensilios o menaje de cocina; se utilizaba los mates de calabaza, las ollas eran de arcilla y las telas se confeccionaban en telares artesanales, que haciendo gala de la habilidad, las mujeres elaboraban maravillosas cosas, que hoy las generaciones modernas  las llaman de uso vernacular o folklórico por ser nativos; es admirable el arte creativo y la vasta imaginación de las mujeres buscando la comodidad del hogar.
Aproximadamente a las 20:00 horas del día (8:00 de la noche) se hizo la mesa; donde Doña Nilda  sirvió 6 mates llenos de yucas sancochadas montados con un trozo de carne de gallina horneada y al mismo tiempo sirvió los jarros de " café de olleta" endulzado con el dulce de caña (chancaca) cuyo aroma inundaba el ambiente; se sentaron todos los allí presentes, ocupando los mismos lugares que ocuparon al momento del almuerzo.
Rosenda, como huésped recibió la mejor presa que fue la pechuga de la gallina; que lástima de comida por ¿qué no será saboreada ni  digerida? como en aquella época no había tenedor ni cuchillo de mesa, las presas se cogían con la mano y se llevaba a la boca cuyos dientes caninos e incisivos, servían para trozar en pequeños pedazos o trocitos de la carne para masticarla y poderla tragar.
Rosenda, como huésped le concedieron el honor de empezar la comelona; menudo trabajo para un ser espiritual con apariencia en material, pero tenía que hacerlo; entonces con una sonrisa cogió un trozo de yuca y la llevó a su boca; acto seguido, por todos los demás; la dueña de casa Doña Nilda, observaba con mucho atención a su invitada sonriéndole  y ver su reacción ante la masticación del bolo alimenticio de la huésped y pronunciar algunas palabras elogiando la sazón.
Lamentablemente, no hubo tal expresión, más bien, era un sufrimiento y había que terminar lo antes posible la comida, pero no podía; estaba condenada a "comer" lentamente trozando en pequeñas porciones y tragarlas  sin masticar; como todos los demás tenían mucha hambre no tomaron en cuenta la angustiosa situación de Rosenda.
Doña Nilda, si vio todo y confirmó según su concepto que Rosenda era una melindrosa(comer con asco la comida), pero se comportó a medida de las circunstancias y mantuvo su sonrisa; pero en sus adentros se decía asimismo :
--- "Como es posible que esta chimba(ecuatoriana) no le guste mi comida, ojalá tenga buen carácter con mi hijo en el trabajo de la hacienda"
Lamentablemente Doña Nilda, estaba equivocada, por que desconocía que estaba atendiendo a un hueste satánico; pero aún así, Rosenda era sumamente cortés  y educada y como era un espíritu hacías las veces como un personaje normal y tuvo que demorarse más de la cuenta para terminar de comer la pechuga y las yucas, luego trató de beber el café, levantó el jarro lo puso a su boca, lo inclinó hacia adentro para facilitar el derrame del líquido hacia el interior de la boca y éste, si sonó el líquido, tal como lo hacen cuando echamos agua a un balde vacío.
Era el indicio que estaba esperando Florencio, quién confirmó sus sospechas, que Rosenda era un ser diabólico, pero no dijo nada más...... continuaremos.....
Guillermo Gonzalo Sánchez Achutegui
ayabaca@gmail.com
ayabaca@hotmail.com
ayabaca@yahoo.com
Inscríbete en el Foro del blog y participa : A Vuelo De Un Quinde - El Foro!