Mi lista de blogs

domingo, 30 de marzo de 2014

Tuberculosis Pulmonar: Un flagelo que se niega a ser derrotado y sigue afectando a un gran sector de la Población Mundial.

Hola amigos: A VUELO DE UN QUINDE EL BLOG., se creía que se había derrotado a la TBC (tuberculosis), pero nuevamente ha rebrotado en amplios sectores de la población mundial; en nuestro país, se cree que está muy asentada en sectores de las zonas mas paupérrimas, donde precisamente hay escasees de buena alimentación y como aún tenemos gran parte de nuestra población de extrema pobreza y la acción del Estado llega a cuenta gotas: pues,  estamos favoreciendo el rebrote del temible flagelo. En América del Sur somos justamente Perú y Bolivia los países demás alta incidencia de la TBC, según  lo señala la Organización Mundial de Salud(OMS).
Amigos los invito a leer la información abajo adjunta para tener un criterio amplio e informativo y prevenir la diseminación de la TBC en nuestra propia familia.............. Este es un aporte por el Día Mundial de la Tuberculosis (24 de Marzo).
 
Tuberculosis-x-ray-1.jpg(590 × 542 pixels, file size: 46 KB, MIME type: image/jpeg)
La tuberculosis (abreviada TBC o TB), llamada antiguamente tisis (del griego φθίσις, a través del latín phthisis) es una infección bacteriana contagiosa que compromete principalmente a los pulmones, pero puede propagarse a otros órganos. La especie de bacterias más importante y representativa causante de tuberculosis es Mycobacterium tuberculosis o bacilo de Koch, perteneciente al complejo Mycobacterium tuberculosis.[1] La TBC es posiblemente la enfermedad infecciosa más prevalente en el mundo. Otras micobacterias, como Mycobacterium bovis, Mycobacterium africanum, Mycobacterium canetti y Mycobacterium microti pueden causar también la tuberculosis, pero todas estas especies no lo suelen hacer en el individuo sano.[2] Aunque la tuberculosis es una enfermedad predominantemente de los pulmones, puede afectar también el sistema nervioso central, el sistema linfático, el sistema circulatorio, el sistema genitourinario, el aparato digestivo, los huesos, las articulaciones e incluso la piel.
Los síntomas clásicos de la tuberculosis son una tos crónica, con esputo sanguinolento, fiebre, sudores nocturnos y pérdida de peso. La infección de otros órganos causa una amplia variedad de síntomas. El diagnóstico se basa en la radiología (habitualmente radiografías torácicas), una prueba de la tuberculina cutánea y análisis de sangre, así como un examen al microscopio y un cultivo microbiológico de los fluidos corporales como las espectoraciones. El tratamiento de la tuberculosis es complicado y requiere largos periodos de exposición con varios antibióticos. Los familiares del enfermo, si es necesario, también son analizados y tratados. Durante los últimos años, la tuberculosis ha presentado una creciente resistencia a los múltiples antibióticos y para ello se ha optado, como medida de prevención, por campañas de vacunación, generalmente con la vacuna Bacillus Calmette-Guérin (BCG).
La tuberculosis se contagia por vía aérea, cuando las personas infectadas tosen, estornudan o escupen. En 2004, las estadísticas de mortalidad y morbilidad incluían 14,6 millones de casos activos crónicos, 8,9 millones de casos nuevos y 1,6 millones de muertes, mayoritariamente en países en desarrollo.[3] Además, un número creciente de personas del mundo contraen la tuberculosis debido a que su sistema inmunitario se ve comprometido por medicamentos inmunosupresores, abuso de drogas o el sida. La distribución de la tuberculosis no es uniforme en todo el mundo; aproximadamente el 80% de la población de muchos países asiáticos y africanos dan positivo en las pruebas de la tuberculina, mientras que sólo 5-10% de la población de Estados Unidos da positivo.[1]
Según datos publicados en Octubre del 2013 por la OMS, 8.6 millones de personas enfermaron de tuberculosis y 1.3 millones murieron por esta causa en 2012. Además, el mayor número de casos ocurrió en Asia, a la que correspondió el 60% de los casos nuevos en el mundo.[4]
WIKIPEDIA.

Tuberculosis pulmonar
La tuberculosis es una enfermedad bacteriana contagiosa que afecta principalmente los pulmones. Puede desarrollarse después de inhalar gotitas infectadas esparcidas por el aire provenientes de una tos o estornudo de alguien infectado con Mycobacterium tuberculosis.

Tuberculosis pulmonar

Es una infección bacteriana contagiosa que compromete los pulmones y que se puede propagarse a otros órganos.

Causas

La tuberculosis (TB) pulmonar es causada por la bacteria llamada Mycobacterium tuberculosis (M. tuberculosis) y se puede adquirir por la inhalación de gotitas de agua provenientes de la tos o el estornudo de una persona infectada. La infección pulmonar resultante se denomina tuberculosis primaria.
La mayoría de las personas se recupera de la infección de tuberculosis primaria sin evidencia mayor de la enfermedad. La infección puede permanecer inactiva (latente) por años; sin embargo, en algunas personas se puede reactivar.
La mayoría de las personas que presentan síntomas de una infección de tuberculosis resultaron primero infectadas en el pasado. En algunos casos, la enfermedad puede reactivarse en cuestión de semanas después de la infección primaria.
Las siguientes personas están en mayor riesgo de tuberculosis activa:
  • Los ancianos.
  • Los bebés.
  • Las personas con sistemas inmunitarios debilitados, por ejemplo, debido a SIDA, quimioterapia, diabetes o medicamentos que debilitan el sistema inmunitario.
El riesgo de contraer tuberculosis aumenta si usted:
  • Está entorno a personas que padecen la enfermedad.
  • Vive en condiciones de vida insalubres o de hacinamiento.
  • Padece desnutrición.
Los siguientes factores pueden incrementar la tasa de infección tuberculosa en una población:
  • Aumento de las infecciones por VIH.
  • Aumento del número de personas sin hogar (ambiente de pobreza y mala nutrición).
  • Aparición de cepas de tuberculosis farmacorresistentes.

Síntomas

La fase primaria de la tuberculosis normalmente no causa síntomas. Cuando los síntomas de tuberculosis pulmonar se presentan, pueden abarcar:
  • Tos (algunas veces con expectoración de moco)
  • Expectoración con sangre
  • Sudoración excesiva, especialmente en la noche
  • Fatiga
  • Fiebre
  • Pérdida de peso
Otros síntomas que pueden ocurrir:
  • Dificultad respiratoria
  • Dolor torácico
  • Sibilancias

Pruebas y exámenes

El médico o el personal de enfermería realizará un examen físico, que puede mostrar:
  • Dedos hipocráticos en manos y pies (en personas con enfermedad avanzada)
  • Inflamación o sensibilidad de los ganglios linfáticos en el cuello u otras áreas
  • Líquido alrededor del pulmón (derrame pleural)
  • Ruidos respiratorios inusuales (crepitaciones)
Los exámenes pueden abarcar:

Tratamiento

El objetivo del tratamiento es curar la infección con fármacos que combatan las bacterias de la tuberculosis. El tratamiento de la tuberculosis pulmonar activa siempre implicará una combinación de muchos fármacos (por lo regular cuatro). Se continúa la administración de todos los fármacos hasta que las pruebas de laboratorio muestran qué medicamentos funcionan mejor.
Los fármacos que se utilizan con frecuencia abarcan:
  • Isonizida
  • Rifampina
  • Pirazinamida
  • Etambutol
Otros fármacos que se pueden usar para tratar la tuberculosis abarcan:
  • Amikacina
  • Etionamida
  • Moxifloxacina
  • Ácido paraaminosalicílico
  • Estreptomicina
Usted posiblemente necesite tomar muchas píldoras diferentes en momentos diferentes del día durante 6 meses o más. Es muy importante que usted tome las píldoras de acuerdo con las instrucciones del médico.
Cuando las personas no toman sus medicamentos para la tuberculosis según las instrucciones, la infección puede volverse mucho más difícil de tratar. Las bacterias de la tuberculosis pueden volverse resistentes al tratamiento, lo cual significa que los fármacos ya no hacen efecto.
Cuando exista la preocupación de que tal vez un paciente no se tome todo el medicamento de acuerdo con las instrucciones, es probable que un médico tenga que vigilarlo para que tome los medicamentos recetados. Este método se denomina terapia con observación directa. En este caso, los fármacos se pueden administrar 2 o 3 veces por semana, según lo recete el médico.
Usted posiblemente necesite quedarse en la casa o que lo hospitalicen durante 2 a 4 semanas para evitar la propagación de la enfermedad a otros hasta que ya no sea contagioso.
Al médico o al personal de enfermería se le exige por ley notificar su enfermedad de tuberculosis a la Secretaría de Salud local. El equipo de asistencia sanitaria se asegurará de que usted reciba la mejor atención.

Grupos de apoyo

El estrés causado por la enfermedad se puede aliviar uniéndose a un grupo de apoyo. El hecho de compartir con otras personas que tengan experiencias y problemas como usted puede ayudarle a sentirse con mayor control.

Expectativas (pronóstico)

Los síntomas a menudo mejoran en 2 a 3 semanas después de comenzar el tratamiento. Una radiografía de tórax no mostrará este mejoramiento hasta semanas o meses más tarde. El pronóstico es excelente si la tuberculosis pulmonar se diagnostica a tiempo y el tratamiento eficaz se inicia rápidamente.

Posibles complicaciones

La tuberculosis pulmonar puede causar daño permanente a los pulmones si no se trata oportunamente.
Los medicamentos usados para tratar la tuberculosis pueden causar efectos secundarios, que incluyen problemas hepáticos. Otros efectos secundarios abarcan:
  • Cambios en la visión
  • Lágrimas y orina de color anaranjado o pardo
  • Salpullido
Se puede hacer un examen de la visión antes del tratamiento, de manera que el médico pueda vigilar cualquier tipo de cambios en la salud de sus ojos.

Cuándo contactar a un profesional médico

Llame al médico si:
  • Usted ha estado expuesto a la tuberculosis.
  • Usted manifiesta síntomas de tuberculosis.
  • Sus síntomas continúan a pesar del tratamiento.
  • Se presentan nuevos síntomas.

Prevención

La tuberculosis es una enfermedad que se puede prevenir, incluso en aquellos que han estado expuestos a una persona infectada. La prueba cutánea (PPD) para tuberculosis se emplea en las poblaciones de alto riesgo o en personas que pueden haber estado expuestas a esta enfermedad, como los trabajadores de la salud.
A las personas que han estado expuestas a la tuberculosis se les deben hacer pruebas cutáneas inmediatamente y tener un examen de control en una fecha posterior si la primera prueba es negativa.
Una prueba cutánea positiva significa que usted ha estado en contacto con la bacteria de la TB. Hable con el médico respecto a cómo evitar contraer esta enfermedad.
El tratamiento oportuno es sumamente importante para controlar la propagación de la tuberculosis desde aquellos que tengan la enfermedad de tuberculosis activa hacia aquellos que nunca han estado infectados con esta enfermedad.
Algunos países con una alta incidencia de tuberculosis les aplican una vacuna BCG para prevenir la tuberculosis. Sin embargo, la efectividad de esta vacuna es limitada y no se usa rutinariamente en los Estados Unidos.
A las personas que hayan recibido la vacuna antituberculosa (BCG) aun se les pueden hacer pruebas cutáneas para la tuberculosis. Analice los resultados del examen (si es positivo) con su médico.

Nombres alternativos

TB; Tuberculosis en los pulmones

Referencias

Ellner JJ. Tuberculosis. In: Goldman L, Schafer AI, eds. Goldman's Cecil Medicine. 24th ed. Philadelphia, PA: Elsevier Saunders; 2011:chap 332.
Fitzgerald DW, Sterling TR, Haas DW. Mycobacterium tuberculosis. In: Mandell GL, Bennett JE, Dolan R, eds. Mandell, Douglas, and Bennett’s Principles and Practice of Infectious Diseases. 7th ed. Philadelphia, PA: Elsevier Churchill-Livingstone; 2009:chap 250.

Actualizado: 11/10/2012

Versión en inglés revisada por: Jatin M. Vyas, MD, PhD, Assistant Professor in Medicine, Harvard Medical School; Assistant in Medicine, Division of Infectious Disease, Department of Medicine, Massachusetts General Hospital. Also reviewed by A.D.A.M. Health Solutions, Ebix, Inc., Editorial Team: David Zieve, MD, MHA, David R. Eltz, Stephanie Slon, and Nissi Wang.
Traducción y localización realizada por: DrTango, Inc.
 

ORGANIZACIÓN MUNDIAL DE LA SALUD(OMS)
WORLD HEALTH ORGANIZATION(WHO)
Tuberculosis: Datos y Cifras


Datos y cifras


  • La tuberculosis es la segunda causa mundial de mortalidad, después del sida, causada por un agente infeccioso.
  • En 2012, 8,6 millones de personas enfermaron de tuberculosis y 1,3 millones murieron por esta causa.
  • Más del 95% de las muertes por tuberculosis ocurrieron en países de ingresos bajos y medianos, y esta enfermedad es una de las tres causas principales de muerte en las mujeres entre los 15 y los 44 años.
  • En 2012, se estima que 530 000 niños enfermaron de tuberculosis y 74.000 niños seronegativos murieron de tuberculosis.
  • La tuberculosis es la causa principal de muerte de las personas infectadas por el VIH, pues causa una quinta parte de las defunciones en este grupo.
  • La tuberculosis multirresistente se ha encontrado en casi todos los países estudiados.
  • Aunque lentamente, está disminuyendo el número anual estimado de personas que enferman de tuberculosis; ello quiere decir que el mundo está en camino de cumplir el Objetivo de Desarrollo del Milenio consistente en detener la propagación de esta enfermedad de aquí al año 2015.
  • La tasa de mortalidad por tuberculosis disminuyó un 45% entre 1990 y 2012.
  • Gracias a las estrategias DOTS y Alto a la Tuberculosis recomendadas por la OMS, se calcula que se habrían salvado unos 22 millones de vidas.

La tuberculosis es causada por Mycobacterium tuberculosis, una bacteria que casi siempre afecta a los pulmones. La afección es curable y se puede prevenir.
La infección se transmite de persona a persona a través del aire. Cuando un enfermo de tuberculosis pulmonar tose, estornuda o escupe, expulsa bacilos tuberculosos al aire. Basta con que una persona inhale unos pocos bacilos para quedar infectada.
Se calcula que una tercera parte de la población mundial tiene tuberculosis latente; es decir, están infectadas por el bacilo pero aún no han enfermado ni pueden transmitir la infección.
Las personas infectadas con el bacilo tuberculoso tienen un riesgo a lo largo de la vida de enfermar de tuberculosis de un 10%. Si embargo, este riesgo es mucho mayor para las personas cuyo sistema inmunitario está dañado, como ocurre en casos de infección por el VIH, desnutrición o diabetes, o en quienes consumen tabaco.
Cuando la enfermedad tuberculosa se presenta, los síntomas (tos, fiebre, sudores nocturnos, pérdida de peso, etcétera) pueden ser leves por muchos meses. Como resultado, los pacientes tardan en buscar atención médica y en el ínterin transmiten la bacteria a otros. A lo largo de un año, un enfermo tuberculoso puede infectar a unas 10 a 15 personas por contacto estrecho. Si no reciben el tratamiento adecuado, hasta dos terceras partes de los enfermos tuberculosos mueren.

¿Quiénes tienen el mayor riesgo?

La tuberculosis afecta principalmente a los adultos jóvenes, es decir, en la edad más productiva. Pero todos los grupos de edad están en riesgo. Más del 95% de los casos y las muertes se registran en los países en desarrollo.
Las personas infectadas simultáneamente por el VIH y el bacilo tuberculoso tienen entre 21 y 34 veces más probabilidades de enfermar de tuberculosis (véase el apartado «La coinfección por el bacilo de la tuberculosis y el VIH»). El riesgo de desarrollar tuberculosis activa también es mayor en las personas aquejadas de otros trastornos que deterioran el sistema inmunitario.
En 2012, aproximadamente medio millón de niños (de 0 a 14 años) enfermaron de tuberculosis, y una media de 74 000 niños seronegativos murieron por esta causa.
El consumo de tabaco aumenta mucho el riesgo de enfermar de tuberculosis y morir como consecuencia de esta. En el mundo, se calcula que más del 20% de los casos de tuberculosis son atribuibles al hábito de fumar.

Repercusión de la tuberculosis en el mundo

La tuberculosis se presenta en todo el mundo. En 2012, el mayor número de casos ocurrió en Asia, a la que correspondió el 60% de los casos nuevos en el mundo. No obstante, ese mismo año el África subsahariana tuvo la mayor tasa de incidencia: más de 255 casos por 100 000 habitantes.
En 2012, alrededor del 80% de los casos de tuberculosis se presentaron en 22 países. En algunos países se está produciendo una disminución considerable de los casos, pero en otros el descenso está sucediendo más lentamente. El Brasil y China, por ejemplo, se cuentan entre los 22 países donde se observó un descenso sostenido de los casos de tuberculosis en los últimos 20 años. En la última década, la prevalencia de la tuberculosis en Camboya se redujo en casi un 45%.

Síntomas y diagnóstico

Los síntomas comunes de la tuberculosis pulmonar activa son tos productiva (a veces con sangre en el esputo), dolores torácicos, debilidad, pérdida de peso, fiebre y sudores nocturnos.
Son muchos los países que siguen dependiendo de la baciloscopia del esputo para diagnosticar la tuberculosis. En esta técnica, técnicos de laboratorio debidamente capacitados examinan bajo el microscopio muestras de esputo para ver si contienen bacilos tuberculosos. De este modo se puede establecer el diagnóstico de tuberculosis en un día; sin embargo, con esta técnica no se detectan muchos casos de formas menos infecciosas de la enfermedad.
El diagnóstico de la tuberculosis multirresistente (véase más adelante) y la infección por el VIH asociada con la tuberculosis es más complejo. Actualmente se empieza a utilizar eficazmente en muchos países una prueba nueva que en dos horas diagnostica la tuberculosis y la farmacorresistencia.
En los niños es particularmente difícil diagnosticar esta enfermedad.

Tratamiento

La tuberculosis es una enfermedad que se puede tratar y curar. La forma activa que es sensible a los antibióticos se trata con una combinación estándar de cuatro de estos medicamentos administrada durante seis meses junto con información, supervisión y apoyo del paciente por un agente sanitario o un voluntario capacitado. Si no se proporcionan supervisión y apoyo, el cumplimiento terapéutico puede ser difícil y, como consecuencia, la infección puede propagarse. La gran mayoría de los enfermos pueden curarse a condición de que los medicamentos se tomen correctamente.
Desde 1995, gracias a las estrategias DOTS y Alto a la Tuberculosis recomendadas por la OMS (véase más adelante), se ha tratado con buenos resultados a más de 56 millones de personas y se calcula que se habrían salvado unos 22 millones de vidas.

La coinfección por el bacilo tuberculoso y el VIH

Como mínimo, una tercera parte de los 35 millones de personas infectadas por el VIH en todo el mundo están infectadas también con el bacilo tuberculoso, aunque aún no padecen tuberculosis activa. Las personas doblemente infectadas tienen 30 veces más probabilidades de llegar a padecer tuberculosis activa que quienes no están infectadas por el VIH.
La combinación de la infección por el VIH con la tuberculosis es letal, pues la una acelera la evolución de la otra. Un individuo infectado a la vez con el VIH y el bacilo tuberculoso tiene más probabilidades de contraer la tuberculosis activa. En 2012, unas 320 000 personas murieron a causa de la tuberculosis asociada con la infección por el VIH. Aproximadamente un 20% de las muertes de las personas infectadas por el VIH son causadas por la tuberculosis. Según cálculos, en 2012 había aproximadamente 1,1 millones de casos nuevos de esta infección mixta, y el 75% vivían en África.
Como se indica más adelante, para disminuir el número de muertes la OMS recomienda un método de 12 componentes para los servicios integrados contra la tuberculosis y la infección por el VIH, en particular medidas de prevención y tratamiento de la infección y la enfermedad.

Tuberculosis multirresistente

Los medicamentos antituberculosos corrientes se han venido usando por décadas y la resistencia a ellos está aumentando. En todos los países estudiados se ha comprobado la existencia de cepas del bacilo que presentan resistencia a por lo menos un medicamento antituberculoso.
Se conoce como tuberculosis multirresistente a la causada por una cepa que no responde al tratamiento por lo menos con isoniazida y rifampicina, los dos medicamentos antituberculosos de primera línea (estándar) más eficaces.
El origen de esta forma de la enfermedad está en el tratamiento incorrecto. En efecto, el tratamiento inapropiado con estos medicamentos, o el empleo de medicamentos de mala calidad, puede causar farmacorresistencia.
La enfermedad causada por bacilos resistentes no responde al tratamiento corriente de primera línea. No obstante, la forma multirresistente se puede tratar y curar con medicamentos de segunda línea. Aun así, hay pocas opciones y, además, los medicamentos recomendados no siempre se consiguen. El tratamiento prolongado necesario (hasta dos años de tratamiento) es más caro y puede producir reacciones adversas graves.
En algunos casos la farmacorresistencia puede ser peor. Esto es lo que se conoce como tuberculosis ultrarresistente, que solo responde a unos pocos medicamentos, incluso los antituberculosos de segunda línea más eficaces.
En 2012, entre los casos notificados de tuberculosis pulmonar hubo unos 450 000 casos de tuberculosis multirresistente. Casi el 50% de ellos correspondían a la India, China y la Federación de Rusia. Se cree que aproximadamente un 9,6% de los casos de tuberculosis multirresistente presentaban tuberculosis ultrarresistente.

Respuesta de la OMS

La OMS desempeña seis funciones básicas con respecto a la tuberculosis.
  • Asumir el liderazgo mundial en asuntos de importancia decisiva con relación a la tuberculosis.
  • Elaborar políticas, estrategias y patrones con bases científicas para la prevención, atención y control de la enfermedad, y seguir de cerca su aplicación.
  • Prestar apoyo técnico a los Estados Miembros, ser agente catalizador del cambio y crear una capacidad sostenible.
  • Vigilar la situación mundial de la tuberculosis y cuantificar los progresos realizados en la atención, el control y la financiación.
  • Preparar el programa de investigaciones sobre la tuberculosis y estimular la producción, la traducción y la divulgación de conocimientos valiosos.
  • Facilitar la forja de alianzas contra la tuberculosis y participar en ellas.
La estrategia Alto a la Tuberculosis de la OMS, cuya aplicación se recomienda en todos los países y a todos los asociados, está dirigida a disminuir muchísimo la frecuencia de la tuberculosis mediante medidas de orden público y privado en los ámbitos nacional y local; por ejemplo:
  • Impulsar la ampliación y el mejoramiento de la estrategia DOTS de gran calidad, que incluye cinco puntos, a saber:
    • Lograr el apoyo político, con una financiación suficiente y perdurable.
    • Efectuar la detección y el diagnóstico tempranos con ayuda de medios bacteriológicos con garantía de calidad.
    • Proporcionar tratamiento estandarizado con supervisión y apoyo del paciente.
    • Mantener un suministro constante de medicamentos y gestionarlos correctamente.
    • Seguir de cerca y evaluar el desempeño y los efectos logrados.
  • Ocuparse de la infección mixta por el VIH y el bacilo de la tuberculosis, y atender las necesidades de los grupos pobres y vulnerables.
  • Contribuir a fortalecer los sistemas de salud que se basan en la atención primaria de salud.
  • Involucrar a todos los prestadores de servicios asistenciales.
  • Procurar que los enfermos tuberculosos y las comunidades adquieran de decisión mediante las alianzas.
  • Propiciar y promover las investigaciones.
  • ORGANIZACIÓN MUNDIAL DE LA SALUD(OMS)
    WORLD HEALTH ORGANIZATION(WHO)

Detectemos la TB. Tratemos la TB. Trabajemos juntos para eliminar la TB.

Grupo de personas
El Día Mundial de la Tuberculosis renueva la concientización sobre esta enfermedad que amenaza la vida. El proyecto de los CDC Historias Personales sobre la Tuberculosis presenta a personas de la vida real y su experiencia con el diagnóstico y el tratamiento de la infección de tuberculosis latente o la enfermedad.
En los Estados Unidos, la cantidad de casos de tuberculosis (TB) notificados cada año ha estado en declive desde 1993. Sin embargo, en este país, la tuberculosis sigue siendo un problema que amenaza la vida. Las bacterias de la tuberculosis se pueden transmitir de una persona a otra por medio del aire, por lo tanto todas las personas se pueden contagiar. Esta enfermedad no conoce fronteras; cada día hay personas aquí, en los Estados Unidos, que sufren de tuberculosis.
A pesar de los avances en la medicina, el tratamiento para la enfermedad de tuberculosis toma entre 6 y 9 meses —y aún más si la tuberculosis es resistente a los fármacos— y con frecuencia viene acompañado de efectos secundarios desagradables debido a los múltiples medicamentos que se requieren para su tratamiento eficaz. En el centro del éxito de nuestra lucha contra la tuberculosis está la colaboración entre los pacientes, los médicos y las autoridades de salud pública.
Los CDC resaltan las experiencias de expacientes de tuberculosis en un proyecto nuevo llamado Historias Personales sobre la Tuberculosis que se presenta en su página web. Estas historias ayudan a poner énfasis en que la tuberculosis sigue siendo un problema en los Estados Unidos, que la puede contraer cualquiera y que los programas de la salud pública para el control de la tuberculosis proporcionan servicios esenciales que son necesarios para prevenir, detectar y tratar esta enfermedad aterradora.
A continuación verá parte de algunas de las historias destacadas de este proyecto.

La historia de Natalie

Natalie
Natalie contrajo la tuberculosis multirresistente (MDR TB, por sus siglas en inglés) mientras trabajaba como fisioterapeuta voluntaria en Sudáfrica. Durante un año recibió un diagnóstico errado, luego recibió tratamiento por 2 años antes de que finalmente se curara de la enfermedad. “El Centro Médico de la Universidad de Vanderbilt y el Departamento de Salud Pública Metropolitano trataron mi tuberculosis multirresistente. Reconozco que fui bendecida al recibir tratamiento en un país donde los fármacos contra la tuberculosis y la atención médica de expertos que necesitaba estaban disponibles".
“Como fisioterapeuta, estaba capacitada para ayudar a los demás. Pero tener tuberculosis me enseñó a aceptar la ayuda de otros y, en el proceso, encontré mi voz interna y ahora puedo compartir esta historia", dice Natalie. Lea más sobre la historia de Natalie.

La historia de Liliana

Liliana
Liliana recibió el diagnóstico de tuberculosis multirresistente (MDR TB) poco tiempo después de su boda. Estuvo hospitalizada durante 2 meses, y después tomó 14 pastillas al día durante el siguiente año y medio. Como las 14 pastillas eran difíciles de tomar de una sola vez, el departamento de salud separó el régimen en dos dosis que requerían de dos visitas diarias. "Un voluntario iba a mi casa a las 6 de la mañana. Y después del trabajo, cuando llegaba a mi casa, había una enfermera esperándome para que me tomara las otras pastillas", explica.
"Mi consejo para alguien que recientemente haya recibido un diagnóstico de tuberculosis es que tenga paciencia. Hay esperanza y hay cura, pero se debe tener paciencia durante el tratamiento", dice Liliana.
Lea más sobre la experiencia de Liliana.

La historia de Tri

TriTri se enteró de que tenía tuberculosis (TB) poco después de comenzar la universidad. Después de 9 meses de tratamiento contra la enfermedad de tuberculosis, Tri se curó y ha vuelto a hacer lo que le encanta: jugar baloncesto. Ahora trabaja como consejero de otras personas que están en tratamiento contra la enfermedad de tuberculosis. Tri reconoce el mérito de la administradora de su caso por motivarlo mientras estaba en tratamiento. "Ella vino a nuestra casa todos los días para llevar a cabo la terapia de observación directa, responder nuestras preguntas y darnos ánimo", recuerda Tri.
En su función de consejero, Tri ofrece su consejo a otras personas con el diagnóstico de tuberculosis. "No se aterroricen. Sigan las instrucciones de su médico acerca del tratamiento y tómense los medicamentos todos los días. Tuberculosis es una palabra importante y una enfermedad grave, pero se puede curar y se puede salir adelante. Contamos con ayuda". Lea más sobre la historia de Tri.

La historia de Sarah

SarahSarah, una estudiante de secundaria superior, se descubrió un extraño bulto en el cuello en octubre del 2011, pero nunca imaginó que podía ser tuberculosis (TB). Coordinar las citas médicas y los medicamentos diarios fue un desafío para ella porque también estaba haciendo malabares con cursos avanzados y actividades extracurriculares.
"Fue una prueba", dijo Sarah. "Sin embargo, después de unos meses, cambié de actitud. Dejé de ver a mi enfermedad como un obstáculo y comencé a verla como un reto personal. Todos deben afrontar obstáculos; este es el mío. Lo tomé como algo que tenía que aceptar. Sabía que podía superar la tuberculosis. Además, tengo un equipo de doctores increíbles. Todos trabajan arduamente para asegurase de que yo me mejore". Lea más sobre la historia de Sarah.

Día Mundial de la Tuberculosis

Cartel: Detectemos la TB. Tratemos la TB. Trabajemos juntos para eliminar la TB.
Cada año, el Día Mundial de la Tuberculosis se conmemora el 24 de marzo. La tuberculosis es una de las enfermedades más mortales del mundo. Se calcula que 2000 millones de personas (una tercera parte de la población mundial) están infectadas con las bacterias que causan la tuberculosis. Cada año, cerca de 9 millones de personas en el mundo se enferman de tuberculosis; en el 2012, cerca de 1.3 millones de muertes se atribuyeron a este mal. Estos números representan a personas de la vida real, y es por este motivo que se creó el proyecto Historias Personales sobre la Tuberculosis para ayudar a mostrar que la tuberculosis le puede dar a cualquiera.
El Día Mundial de la Tuberculosis da a los CDC y a otros la oportunidad de educar al público sobre el hecho de que la tuberculosis sigue siendo un problema en gran parte del mundo, incluidos los Estados Unidos. Este día ofrece una oportunidad para aumentar la concientización sobre los problemas relacionados con este mal y sus posibles soluciones, así como para apoyar los esfuerzos mundiales encaminados a controlarlo. Este año los CDC seleccionaron el lema "Detectemos la TB. Tratemos la TB. Trabajemos juntos para eliminar la TB". para recalcar que la tuberculosis sigue siendo un problema potencialmente mortal en este país, a pesar de que se está reduciendo la cantidad de casos de tuberculosis. Cualquiera puede contraer la tuberculosis y nuestros esfuerzos actuales para detectar y tratar los casos de infección latente y los de enfermedad de tuberculosis no son suficientes. Se sigue sin diagnosticar correctamente la tuberculosis y a menudo los profesionales de atención médica no piensan que "puede ser tuberculosis".

Qué están haciendo los CDC

Los investigadores de la División de Eliminación de la Tuberculosis de los CDC, con sus colaboradores en el Consorcio de Estudios sobre la Tuberculosis* y el Consorcio de Estudios Epidemiológicos sobre la Tuberculosis,* se encuentran en la vanguardia de las investigaciones que buscan eliminar la tuberculosis del planeta. Solo podemos alcanzar la meta de un mundo libre de tuberculosis al trabajar juntos para detectar, tratar y prevenir la tuberculosis a fin de asegurarnos de que las personas, como los expacientes de tuberculosis que aparecen en el proyecto de Historias Personales sobre la Tuberculosis, no tengan que sufrir debido a esta enfermedad.
Lea más historias personales sobre la tuberculosis en http://www.cdc.gov/tb/esp/topic/basics/personalstories.htm.
*Los enlaces a sitios web pueden llevar a páginas en inglés.

Más información

Recursos del Día Mundial de la Tuberculosis

Información adicional sobre la tuberculosis

Los CDC trabajan a toda hora para salvar vidas y proteger al público contra amenazas a la salud, con el fin de mejorar la seguridad de la nación. Los CDC, una agencia federal de los EE. UU., utilizan la ciencia y la prevención para facilitar la toma de decisiones saludables. Los CDC buscan ayudar a que las personas tengan una vida más larga, productiva y saludable.
CDC 24/7: Salvamos vidas. Protegeemos a la gente.
 
Guillermo Gonzalo Sánchez Achutegui