Mi lista de blogs

domingo, 24 de agosto de 2014

SALUD PÚBLICA : El Sarampión......se previene con las vacunas oportunas... no descuidar nunca....

Hola amigos: A VUELO DE UN QUINDE EL BLOG., el Sarampión es una enfermedad muy contagiosa producida por un virus, que según el Ministerio de Salud del Perú - MINSA., ya fue desterrada hace 9 años en nuestro país; sin embargo nunca se debe descuidar por que la Organización Mundial de la Salud OMS, de las Naciones Unidas informa en forma alarmante del rebrote del Sarampión en países del África y el Asia, ya que en 2012, murieron en el mundo 112,000 personas la mayoría de ellas  fueron niños, infectadas por el virus del sarampión; para información les alcanzamos una amplia descripción de diferentes fuentes que les será muy útil.
Recuerde que el sarampión como cualquier otra enfermedad contagiosa se previene utilizando las vacunas.
Aquí una imagen de : ContraCorriente - Ciencia.

Un nuevo fármaco oral de la familia de los inhibidores alostáticos ...
La vacuna contra el sarampión ha logrado reducir en un 71% las muertes por esta enfermedad en todo el mundo entre el año 2000

CDC 24/7: Salvamos vidas. Protegeemos a la gente.

Sarampión: asegúrese de que su hijo haya recibido todas las vacunas

Una familia sonriendo 
El sarampión es una enfermedad muy contagiosa. Puede ser grave en niños pequeños.  Proteja a su hijo asegurándose de que esté al día con las vacunas, incluso antes de viajar al extranjero.
    

¿Va a las Filipinas? 

Antes de salir de viaje, lea este Aviso de los CDC para el viajero sobre el sarampión en las Filipinas* que se publicó el 30 de abril del 2014.
El sarampión es una enfermedad muy contagiosa causada por un virus. El sarampión comienza con fiebre  y poco después produce tos, secreción nasal (moqueo) y enrojecimiento de los ojos. Luego produce un sarpullido de puntitos rojos que empieza en la cabeza y se extiende al resto del cuerpo. El sarampión puede ser grave en niños pequeños y puede causar neumonía, encefalitis (inflamación del cerebro) y la muerte.  El sarampión se propaga por el aire cuando una persona infectada tose o estornuda. El sarampión es tan contagioso que si alguien tiene la enfermedad, el 90 % de las personas a su alrededor también se infectará si no cuenta con protección.

El sarampión en los Estados Unidos

Desde el 1 de enero hasta el 23 de mayo del 2014, se han reportado 288 personas en los Estados Unidos con sarampión. Por lo general, en los Estados Unidos, solo unos 60 casos de sarampión se reportan cada año.
Algunas personas en los Estados Unidos todavía contraen el sarampión, pero no es muy común.  Esto se debe a que la mayoría de las personas en este país está protegida contra esta enfermedad mediante la vacunación.  Sin embargo, como el sarampión sigue siendo muy común en otras partes del mundo, incluidos muchos países en Europa, Asia, áfrica y el Pacífico, esta enfermedad llega a los Estados Unidos* a través de personas que se infectan cuando están en el extranjero.
El sarampión se puede propagar rápidamente en comunidades donde la gente no se vacuna. Los niños y toda persona que no esté protegida contra el sarampión corren riesgo de infectarse.  Por eso es tan importante asegurarse de que su hijo esté al día con las vacunas, incluso antes de viajar al extranjero.

Proteja a su hijo con la vacuna contra el sarampión

El sarampión puede ser grave

De cada 1000 niños que contraen sarampión, uno o dos morirán por la enfermedad.
A nivel mundial, el sarampión sigue siendo una causa significativa de muerte en niños que se puede prevenir con vacunas.
En el 2008, hubo unas 164 000 muertes por sarampión en todo el mundo, lo cual equivale a unas 450 muertes al día o unas 18 a cada hora.
Las complicaciones graves por el sarampión son más comunes en los niños menores de 5 años y en los adultos de 20 o más.
Usted puede proteger a su hijo contra el sarampión con una vacuna combinada que brinda protección contra tres enfermedades: el sarampión, las paperas y la rubéola (MMR, por sus siglas en inglés). Se ha comprobado que la vacuna MMR o triple vírica es segura y eficaz.  Los CDC recomiendan que los niños reciban dos dosis:
  • la primera dosis entre los 12 y 15 meses y
  • la segunda dosis antes de comenzar la escuela, entre los 4 y 6 años.
El médico de su hijo puede ofrecerle la vacuna MMRV, una combinación de vacunas que protege contra el sarampión, las paperas, la rubéola y la varicela. La vacuna MMRV está autorizada para niños de 12 meses a 12 años. Puede ser usada en lugar de la MMR si el niño necesita una vacuna contra la varicela además de las vacunas contra el sarampión, las paperas y la rubéola. El médico de su hijo puede ayudarlo a decidir qué vacuna ponerle a su hijo.

Asegúrese de que su hijo esté protegido antes de viajar al extranjero

Todas las personas de 6 meses o más deben estar protegidas contra el sarampión antes de viajar al extranjero.
  • Los bebés de 6 a 11 meses deben tener 1 dosis de la vacuna contra esta enfermedad.  Los bebés que reciben 1 dosis de la vacuna contra el sarampión antes de su primer cumpleaños deben recibir dos dosis más de la vacuna (una dosis entre los 12 y 15 meses, y otra dosis al menos 28 días más tarde).
  • Los niños de 12 meses de edad o más deben recibir 2 dosis con una diferencia de al menos 28 días.
Photo: Una niña con una maleta y un globo terráqueo
Verifique que su hijo tenga la vacuna al día: revise el registro de vacunación* de su hijo; comuníquese con su proveedor de atención médica; o visite el calendario de vacunación* para recién nacidos hasta niños de 6 años.
Hable con el médico de su hijo para ver si se debe ponerle la vacuna antes de viajar al extranjero.
Algunos adultos también necesitan la vacuna contra el sarampión. Para obtener más información, visite Vacunación contra el sarampión: ¿Quién necesita la vacuna?*

Cómo pagar por la vacuna contra el sarampión

La mayoría de los planes de seguro médico cubre el costo de las vacunas. Sin embargo, es recomendable que consulte con su compañía de seguro médico antes de ir al doctor. Sepa cómo puede pagar por las vacunas.*
Si no tiene seguro o su seguro no cubre el costo de las vacunas para su hijo, el programa de Vacunas para Niños (VFC, por sus siglas en inglés) podría ayudarle. Este programa ayuda a las familias de los niños que reúnen los requisitos y que, de otra manera, no podrían recibir las vacunas. Para averiguar si su hijo reúne los requisitos, visite el sitio web del VFC o pregúntele al médico de su hijo.  Usted también puede comunicarse con el coordinador del VFC de su estado.
*Los enlaces a sitios web pueden llevar a páginas en inglés o español.

Más información (en inglés y en español)

Los CDC trabajan a toda hora para salvar vidas y proteger al público contra amenazas a la salud, con el fin de mejorar la seguridad de la nación. Los CDC, una agencia federal de los EE. UU., utilizan la ciencia y la prevención para facilitar la toma de decisiones saludables. Los CDC buscan ayudar a que las personas tengan una vida más larga, productiva y saludable.
 
ORGANIZACIÓN MUNDIAL DE LA SALUD . OMS.-

Sarampión

Nota descriptiva Nº 286
Febrero de 2014

Datos y cifras

  • El sarampión es una de las principales causas de muerte entre los niños pequeños, a pesar de que hay una vacuna segura y eficaz para prevenirlo.
  • En 2012 hubo 122 000 muertes por sarampión en todo el mundo, es decir, cerca de 330 por día y 14 por hora.
  • La vacunación contra el sarampión ha proporcionado grandes beneficios de salud pública, reduciendo la mortalidad mundial por esta causa en un 78% entre 2000 y 2012.
  • En 2012, aproximadamente un 84% de la población infantil mundial recibió a través de los servicios de salud habituales una dosis de vacuna contra el sarampión antes de cumplir un año de vida. En 2000, ese porcentaje fue del 72%.
  • Desde 2000, en los países de alto riesgo se han realizado campañas de vacunación en masa en las que se ha vacunado contra esta enfermedad a más de 1000 millones de niños, de los cuales unos 145 millones en 2012.

El sarampión es una enfermedad muy contagiosa y grave causada por un virus. En 1980, antes de que se generalizara el uso de la vacuna, el sarampión causaba cerca de 2,6 millones de muertes al año.
A nivel mundial sigue siendo una de las principales causas de muerte en niños pequeños, a pesar de que existe una vacuna segura y eficaz. Se calcula que en 2012 murieron 122 000 personas por esta causa, la mayoría de ellas menores de 5 años.
El sarampión es causado por un virus de la familia de los paramixovirus que normalmente crece en las células de revestimiento de la faringe y los pulmones. Se trata de una enfermedad humana que no afecta a los animales.
La intensificación de las actividades de vacunación ha influido de forma decisiva en la reducción de las muertes por sarampión. Desde 2000, en los países de alto riesgo se han realizado campañas de vacunación en masa en las que se ha vacunado contra esta enfermedad a más de 1000 millones de niños, de los cuales unos 145 millones en 2012. A nivel mundial, las defunciones por sarampión han descendido un 78%, pasando de 562 000 en 2000 a 122 000 en 2011.

Manifestaciones clínicas

El primer signo del sarampión suele ser la fiebre alta, que comienza unos 10 a 12 días después de la exposición al virus y dura entre 4 y 7 días. En la fase inicial, el paciente puede presentar rinorrea, tos, ojos llorosos y rojos, y pequeñas manchas blancas en la cara interna de las mejillas. Al cabo de varios días aparece un exantema, generalmente en el rostro y la parte superior del cuello, que se extiende en unos 3 días, acabando por afectar a las manos y pies. El exantema dura 5 a 6 días, y luego se desvanece. El intervalo entre la exposición al virus y la aparición del exantema oscila entre 7 y 18 días (media de 14 días).
El sarampión suele ser leve o moderadamente grave. Los casos graves son especialmente frecuentes en niños pequeños malnutridos, y sobre todo en los que no reciben aportes suficientes de vitamina A o cuyo sistema inmunitario se encuentra debilitado por el VIH/SIDA u otras enfermedades.
La mayoría de las muertes se deben a complicaciones del sarampión, que son más frecuentes en menores de 5 años y adultos de más de 20 años. Las más graves son la ceguera, la encefalitis (infección acompañada de edema cerebral), la diarrea grave (que puede provocar deshidratación), las infecciones del oído y las infecciones respiratorias graves, como la neumonía. En poblaciones con altos niveles de malnutrición y falta de atención sanitaria adecuada, el sarampión puede llegar a matar al 10% de los casos. La infección también puede provocar complicaciones graves en las mujeres embarazadas e incluso ser causa de aborto o parto prematuro.
Quienes se recuperan del sarampión se vuelven inmunes de por vida.

Poblaciones en riesgo

Los niños pequeños no vacunados son quienes corren mayor riesgo de sufrir el sarampión y sus complicaciones, entre ellas la muerte. Las mujeres embarazadas sin vacunar también constituyen un importante grupo de riesgo. Sin embargo, puede infectarse cualquier persona que no esté inmunizada (es decir, que no haya sido vacunada y no haya sufrido la enfermedad).
El sarampión sigue siendo frecuente en muchos países en desarrollo, sobre todo en algunas zonas de África, Asia y el Mediterráneo Oriental. Cada año hay más de 20 millones de personas afectadas. La abrumadora mayoría (más del 95%) de las muertes se registran en países con bajos ingresos per cápita e infraestructura sanitaria deficiente.
Los brotes de sarampión pueden ser especialmente mortales en países que estén sufriendo desastres naturales o conflictos, o recuperándose de ellos. Los daños a la infraestructura sanitaria y a los servicios de salud interrumpen la inmunización sistemática, y el hacinamiento en los campamentos de refugiados y desplazados internos aumenta mucho el riesgo de infección.

Transmisión

El virus del sarampión es muy contagioso y se propaga por la tos y los estornudos, el contacto personal íntimo o el contacto directo con secreciones nasales o faríngeas infectadas.
El virus presente en el aire o sobre superficies infectadas sigue siendo activo y contagioso durante periodos de hasta 2 horas, y puede ser transmitido por un individuo infectado desde 4 días antes hasta 4 días después de la aparición del exantema.
El sarampión puede producir epidemias que causan muchas muertes, especialmente entre los niños pequeños malnutridos.
En países donde el sarampión ha sido prácticamente eliminado, los casos importados de otros países siguen siendo una importante fuente de infección.

Tratamiento

No existe ningún tratamiento antiviral específico contra el virus del sarampión.
Las complicaciones graves del sarampión pueden evitarse con un tratamiento de apoyo que garantice una buena nutrición, una ingesta suficiente de líquidos y el tratamiento de la deshidratación con las soluciones de rehidratación oral recomendadas por la OMS (para reponer los líquidos y otros elementos esenciales que se pierdan con la diarrea o los vómitos). Se deben prescribir antibióticos para tratar la neumonía y las infecciones de los oídos y los ojos.
Todos los niños de los países en desarrollo diagnosticados de sarampión deben recibir dos dosis de suplementos de vitamina A con un intervalo de 24 horas entre ambas. Este tratamiento es eficaz para restaurar los niveles de vitamina A, que durante la enfermedad suelen ser bajos incluso en los niños bien nutridos, y puede ayudar a prevenir las lesiones oculares y la ceguera. Además, se ha demostrado que los suplementos de vitamina A reducen la mortalidad por sarampión en un 50%.

Prevención

La vacunación sistemática de los niños contra el sarampión, combinada con campañas de inmunización masiva en países con elevada incidencia y mortalidad son estrategias de salud pública fundamentales para reducir la mortalidad mundial por sarampión. La vacuna contra el sarampión, que se viene utilizando desde hace 50 años, es segura, eficaz y barata. Inmunizar a un niño contra el sarampión cuesta menos de US$ 1.
La vacuna contra el sarampión suele juntarse con las vacunas contra la rubéola y/o la parotiditis en países donde estas enfermedades constituyen un problema. Su eficacia es similar tanto si se administra aisladamente como si se combina con estas vacunas.
En 2012, aproximadamente un 84% de la población infantil mundial recibió a través de los servicios de salud habituales una dosis de vacuna contra el sarampión antes de cumplir un año de vida. En 2000, ese porcentaje fue del 72%. Para garantizar la inmunidad y prevenir posibles brotes, se recomiendan dos dosis de la vacuna, puesto que aproximadamente un 15% de los niños no adquieren inmunidad con la primera dosis.

Respuesta de la OMS

El cuarto Objetivo de Desarrollo del Milenio (ODM 4) está encaminado a reducir en dos tercios la tasa de mortalidad de los menores de cinco años entre 1990 y 2015. Habida cuenta del potencial de la vacuna contra el sarampión para disminuir la mortalidad en la niñez y dado que su cobertura puede considerarse un indicador del acceso a los servicios de salud infantil, la cobertura de la vacunación sistemática contra el sarampión ha sido seleccionada como un indicador de los progresos hacia el logro del ODM 4.
Hay pruebas abrumadoras de los beneficios que proporciona el acceso universal a las vacunas que contienen antígenos del sarampión y la rubéola. Se calcula que en 2000 el sarampión mató a 562 400 niños en todo el mundo. El impulso mundial a la mejora de la cobertura vacunal hizo que en 2012 se lograra reducir ese número de muertes en un 78%. Desde 2000, gracias al apoyo de la Iniciativa Sarampión y Rubéola, las campañas de vacunación en masa han llegado a más de 1000 millones de niños, de los cuales unos 145 millones en 2012.
La Iniciativa de Lucha contra el Sarampión es fruto de la colaboración de la OMS, el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF), la Cruz Roja Americana, los Centros de Control y Prevención de Enfermedades y la Fundación de las Naciones Unidas. Basándose en su experiencia de más de diez años en la reducción de la mortalidad por sarampión, la Iniciativa lleva a cabo una labor de promoción ante los gobiernos y los donantes del mundo entero en favor de:
En 2012 la Iniciativa presentó un nuevo Plan Estratégico Mundial contra el Sarampión y la Rubéola para el periodo 2012-2020, en el que se establecen nuevos objetivos mundiales para 2015 y 2020:
Para finales de 2015
  • Reducir la mortalidad mundial por sarampión como mínimo en un 95%, en comparación con los valores de 2000.
  • Alcanzar los objetivos regionales de eliminación del sarampión, la rubéola y el síndrome de rubéola congénita.
Para finales de 2020
  • Lograr la eliminación del sarampión y la rubéola al menos en cinco regiones de la OMS.
La estrategia se centra en cinco componentes básicos:
  • alcanzar y mantener una elevada cobertura vacunal con dos dosis de vacunas que contengan antígenos del sarampión y la rubéola;
  • llevar a cabo una vigilancia eficaz de ambas enfermedades y evaluar las medidas programáticas para garantizar los progresos y el impacto positivo de las actividades de vacunación;
  • desarrollar y mantener la preparación ante los brotes, la respuesta rápida cuando se produzcan, y el tratamiento eficaz de los casos;
  • mantener la comunicación y la dedicación para lograr la confianza de la población y su demanda de inmunización;
  • llevar a cabo las actividades de investigación y desarrollo necesarias para respaldar medidas costoefectivas y mejorar la vacunación y los instrumentos diagnósticos.
La aplicación del Plan Estratégico puede proteger y mejorar la vida de los niños y las madres en todo el mundo de forma rápida y sostenible. El Plan ofrece a los gestores nacionales de la inmunización estrategias claras, para que, en colaboración con los asociados nacionales e internacionales, alcancen los objetivos de control y eliminación del sarampión y la rubéola establecidos para 2015 y 2020.
El Plan aprovecha años de experiencia en la aplicación de programas de inmunización e incorpora las enseñanzas extraídas de las iniciativas de aceleración del control del sarampión y la erradicación de la poliomielitis.
 
Enciclopedia MedlinePlus.-
 

Sarampión

Es una enfermedad muy contagiosa (se propaga fácilmente) causada por un virus.

Causas, incidencia y factores de riesgo

La infección se propaga por contacto con gotitas provenientes de la nariz, la boca o la garganta de una persona infectada. El estornudo y la tos pueden lanzar gotitas contaminadas al aire.
Aquellas personas que hayan tenido una infección de sarampión activa o que hayan sido vacunados contra la enfermedad tienen inmunidad contra dicha afección. Antes de la vacunación generalizada, el sarampión era una enfermedad tan común en la infancia que la mayoría de las personas ya había padecido la enfermedad a la edad de 20 años. El número de casos de sarampión descendió en las últimas décadas a casi ninguno en los Estados Unidos y Canadá; sin embargo, las tasas han comenzado a elevarse de nuevo recientemente.
Algunos padres no permiten que sus hijos sean vacunados debido a temores infundados de que la vacuna triple viral, que protege contra el sarampión, las paperas y la rubéola, pueda causar autismo. En grandes estudios realizados en miles de niños, no se ha encontrado conexión entre esta vacuna y el desarrollo de autismo. El hecho de no vacunar a los niños puede llevar a que se presenten brotes de sarampión, paperas y rubéola, todas las cuales son enfermedades de la infancia potencialmente graves.

Síntomas

Los síntomas generalmente comienzan de 8 a 12 días después de la exposición al virus, lo que se denomina período de incubación.
Los síntomas pueden abarcar:
  • Ojos inyectados en sangre
  • Tos
  • Fiebre
  • Sensibilidad a la luz (fotofobia)
  • Dolor muscular
  • Erupción cutánea que:
    • aparece generalmente de 3 a 5 días después de los primeros signos de la enfermedad
    • puede durar de 4 a 7 días
    • empieza usualmente en la cabeza y se extiende a otras áreas y progresa cuerpo abajo
    • puede aparecer como áreas planas y decoloradas ( máculas) o áreas sólidas, rojas y levantadas ( pápulas) que después se juntan
    • produce prurito o picazón
  • Enrojecimiento e irritación de los ojos (conjuntivitis)
  • Rinorrea
  • Dolor de garganta
  • Diminutas manchas blancas dentro de la boca (manchas de Koplik)

Signos y exámenes

  • Serología para el sarampión
  • Cultivo viral (rara vez se hace)

Tratamiento

No existe un tratamiento específico para el sarampión.
Lo síntomas se pueden aliviar con lo siguiente:
  • Paracetamol o acetaminofeno (Tylenol)
  • Reposo en cama
  • Vaporizaciones
Algunos niños pueden necesitar suplementos de vitamina A, que reduce el riesgo de muerte y complicaciones en los niños que viven en los países menos desarrollados, donde pueden no estar recibiendo suficiente cantidad de dicha vitamina. Sin embargo, no está claro si los niños en países más desarrollados se beneficiarían con dichos suplementos. Las personas que no reciben suficiente vitamina A tienen mayor probabilidad de contraer infecciones, como el sarampión.

Expectativas (pronóstico)

Aquellas personas que no presentan complicaciones, como la neumonía, tienen un buen pronóstico.

Complicaciones

Las complicaciones del sarampión pueden abarcar:

Situaciones que requieren asistencia médica

Consulte con el médico si usted o su hijo tienen síntomas de sarampión.

Prevención

La vacunación de rutina es altamente efectiva en la prevención del sarampión. Las personas que no reciben la vacuna o que no la han recibido completa están en alto riesgo de contraer la enfermedad.
Tomar inmunoglobulina sérica 6 días después de la exposición al virus puede reducir el riesgo de desarrollar el sarampión o puede hacer que la enfermedad sea menos severa.

Referencias

Mason WH. Measles. In: Kliegman RM, Behrman RE, Jenson HB, Stanton BF, eds. Nelson Textbook of Pediatrics. 19th ed. Philadelphia, Pa: Saunders Elsevier; 2011:chap 238.

Actualizado: 8/1/2012

Versión en inglés revisada por: Neil K. Kaneshiro, MD, MHA, Clinical Assistant Professor of Pediatrics, University of Washington School of Medicine. Also reviewed by David Zieve, MD, MHA, Medical Director, A.D.A.M. Health Solutions, Ebix, Inc.
Traducción y localización realizada por: DrTango, Inc.
 
Sarampión en la espalda
Sarampión en la espalda
Aún se presentan brotes de sarampión en los Estados Unidos, en especial entre las poblaciones que no toman en cuenta las inmunizaciones o en áreas donde los niveles de inmunización han descendido bajo el nivel crítico. Ésta es una infección infantil moderada cuyos síntomas son la erupción (como la que se observa aquí), las manchas de Koplik, los ojos enrojecidos, la fotofobia y la tos.
 
Anticuerpos
Anticuerpos
 
 
Los antígenos son moléculas grandes, generalmente proteínas, localizadas en la superficie de las células, virus, hongos, bacterias y algunas sustancias muertas como toxinas, sustancias químicas, medicamentos y partículas extrañas. El sistema inmunológico detecta los antígenos y produce anticuerpos que destruyen las sustancias que los contienen.
 
Diario El Comercio.-

El Perú está libre del sarampión desde hace nueve años

Sin embargo, esto no debe ser tomado como un hecho que signifique no vacunar a los niños, indicó el Minsa

El "Ministerio de Salud":http://www.minsa.gob.pe (Minsa) conmemora hoy nueve años sin casos de sarampión autóctono en el país, logro obtenido gracias a las acciones de inmunización y vigilancia epidemiológica que emprende nuestro país, así lo sostuvo la coordinadora de la "Estrategia Sanitaria Nacional de Inmunizaciones":http://www.minsa.gob.pe/portal/03Estrategias-Nacionales/01ESN-Inmunizaciones/inmunizaciones.asp (ESNI), María Ana Mendoza. La funcionaria señaló que el último caso presentado en el país fue en el 2000 en Ventanilla, Callao, siendo el último niño que se atendió con diagnóstico confirmado de sarampión Luis David Gómez Núñez, quien en esa época tenía 3 años. A finales de abril de 2008 se confirmó un caso importado de sarampión en nuestro país, procedente de la India. Se trató de un varón de 19 años quien visitó diversos lugares del puerto del Callao. Tras la investigación, aislamiento y tratamiento que realizaron diversas entidades del Minsa, el caso fue controlado. Mendoza resaltó las acciones de inmunización que el Estado ha desarrollado para evitar que se presenten nuevos casos, entre los que destaca lo ocurrido en 2006 cuando se desarrolló en el país una gran campaña de vacunación contra el sarampión y rubeola para varones y mujeres de 2 a 39 años, lográndose proteger a más de 20 millones de peruanos. No obstante, precisó que el logro obtenido no debe ser tomado como un hecho que signifique no vacunar a los niños, muy por el contrario invocó a los padres de familia a vacunar a sus hijos ya que solo un niño vacunado está libre de contagiarse de las enfermedades, entre ellas el sarampión.
 
 

 
Ángeles López/El Mundo

La vacuna contra el sarampión ha logrado reducir en un 71% las muertes por esta enfermedad en todo el mundo entre el año 2000 y 2007. Sin embargo, todavía se estima que cada año los fallecimientos por esta infección ascienden a 122.000, según datos de 2012. Fallos en la cobertura de la inmunización pueden estar detrás de estas muertes y también el hecho de que esta infección se propaga fácilmente. Por este motivo, desarrollar otras estrategias terapéuticas está en la mente de muchos investigadores.
La iniciativa más reciente es la de diferentes grupos de investigadores de la Universidad de Atlanta (EEUU), del Instituto Federal de Biomedicamentos y Vacunas de Largen (Alemania) y de la Facultad de Medicina de Singapur cuyos resultados publica esta semana la revista Science Translational Medicine. Se trata de un fármaco oral de la familia de los inhibidores alostáticos de la polimerasa, denominado con las siglas ERDRP-0519, y que se ha probado para un virus canino que es muy similar al del sarampión y tan letal como éste en hurones, animales donde probaron el medicamento.
De esta manera, los hurones que fueron infectados por este virus recibieron dos dosis del antivirual al día durante dos semanas junto con medicamentos para paliar los síntomas de la infección. Los investigadores compararon su evolución con la de un grupo control de hurones a los que sólo se les administró la terapia para paliar los síntomas.
Tras ese periodo, todos los animales tratados con el antiviral presentaron una reducción del 98% de su carga viral, quedaron libres de la enfermedad y desarrollaron una robusta inmunidad contra el virus.
Por otro lado, los investigadores explican que el fármaco, de comprobar su utilidad en humanos, podría utilizarse de manera profiláctica en todas aquellas personas, amigos o familiares, que hayan estado en contacto con la persona infectada. "La fuerte respuesta inmunológica en los animales tratados es particularmente estimulante, porque sugiere que el medicamento puede no sólo salvar la vida de las personas enfermas sino también contribuir a estrechar las grietas de la inmunidad frente al sarampión en una población", asegura Richar Plemper, del Instituto Emory para el Desarrollo de Fármacos y uno de los autores del estudio.
A pesar de los resultados positivos de este trabajo, los investigadores advierten de que ésta no es una terapia que sustituya a la vacunasino otra ayuda dirigida al esfuerzo de eliminar esta enfermedad.

Más educación

"El sarampión es una de las enfermedades que hoy día causan más mortalidad en el mundo en países en desarrollo entre no vacunados y, absurdamente, en nuestro medio hay grupos antivacunas que por motivos complejos y con argumentos falsos engañan a una población sensible sobre los riesgos de la intervención de los humanos poniendo así en peligro la salud y la vida de sus hijos al no vacunarlos. Los pediatras de mi edad somos la última generación que hemos visto en Occidente niños enfermos de sarampión en gran número. No sólo vimos morir a algunos y quedar gravemente lesionados de por vida otros, sino que sabemos que era una terrible enfermedad que hoy sería difícil de asumir a los padres de aquí y ahora: demasiados días de fiebre altísima y enorme malestar sin poder hacer nada más por tu hijo que esperar", explica José María Paricio, pediatra Hospital de Alcoi y transporte neonatal de la provincia de Alicante.
Este especialista señala que la investigación de los autores, aunque ingeniosa, está aún muy lejos de la aplicación clínica. "No sólo el virus es distinto, aunque de la misma familia que el del sarampión, sino que el animal sobre el que se estudia es muy diferente a nosotros. Tampoco están suficientemente estudiados los posibles efectos secundarios de este tratamiento". No obstante, asegura que "si el medicamento es eficaz ya iniciada la infección sería un avance".
Por otro lado, este pediatra aboga por seguir invirtiendo en esfuerzos educativos entre la población para "sensibilizarlos acerca de la conveniencia de la vacuna contra el sarampión, sin estigmatizar ni despreciar a padres engañados, pues esta actitud, muy extendida entre profesionales y organismos sanitarios sólo logra más rechazo. Invertir más dinero en las campañas de vacunación en países pobres también es mejor estrategia que la de fabricar un fármaco que, por su alto precio previsible, jamás llegará a estos países o al menos no a tiempo de atajar una enfermedad ya iniciada", concluye.
 
Fuentes de consulta relacionadas:
3.- http://www.nlm.nih.gov/medlineplus/spanish/ency/article/001569.htm
4.- http://www.dge.gob.pe/boletines/2011/34.pdf
5.- http://www.minsa.gob.pe/index.asp?op=6
6.- https://www.google.com.pe/#q=ministerio+de+salud+minsa

Guillermo Gonzalo Sánchez Achutegui
ayabaca@gmail.com
ayabaca@hotmail.com
ayabaca@yahoo.com
Inscríbete en el Foro del blog y participa : A Vuelo De Un Quinde - El Foro!